Publicidad
11 Feb 2021 - 7:03 p. m.

Concejo aprueba proyecto para desincentivar consumo de sal y azúcar en Bogotá

La iniciativa, que busca crear estrategias integrales de alimentación saludable, fue aprobada con 33 votos a favor y pasó a sanción de la alcaldesa Claudia López. La idea es que, mediante pedagogía y piezas comunicativas, se contribuya a mejorar la calidad de vida y la salud.
Como ocurre con el consumo de alcohol, las piezas comunicativas deberán incluir en alguna parte este mensaje: “El exceso de sal y de azúcar son perjudiciales para la salud”. / Archivo particular
Como ocurre con el consumo de alcohol, las piezas comunicativas deberán incluir en alguna parte este mensaje: “El exceso de sal y de azúcar son perjudiciales para la salud”. / Archivo particular

El Concejo de Bogotá aprobó esta semana dos proyectos relacionados con la salud y el medio ambiente. La primera iniciativa aprobada fue la que busca prohibir de forma gradual los plásticos de un solo uso en las entidades del Distrito. La segunda, que pretende desincentivar el consumo de sal y azúcar en la capital, fue avalada con 33 votos a favor y su objetivo es promover “estrategias integrales de alimentación saludable para contribuir a mejorar la calidad de vida y la salud” mediante la reducción, sobre todo, del consumo de bebidas azucaradas. Ambos proyectos pasaron a sanción de la alcaldesa Claudia López, para convertirse en acuerdos de ciudad.

El primer paso para cumplir con la reducción del consumo de azúcar, de acuerdo con el texto del plan, es crear un programa especial de fomento y promoción. Esto con el fin de disminuir la incidencia y prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles y la tasa de sobrepeso y obesidad de los bogotanos.

Con el acuerdo, las alcaldías locales y las secretarías de Salud y Educación estarán obligadas a implementar dicho programa de fomento y promoción mediante acciones pedagógicas y piezas comunicativas en las que se evidencia el por qué de reducir el consumo de sal y azúcar beneficia la salud. Los mensajes deberán ser expuestos en lugares visibles de los establecimientos comerciales donde vendan este tipo de alimentos. Como ocurre con el consumo de alcohol, dichas piezas deberán incluir en alguna parte este mensaje: “El exceso de sal y de azúcar son perjudiciales para la salud”.

Como la idea es mitigar sobre todo el consumo de bebidas azucaradas en los colegios, en un momento en que está en marcha el regreso a clases presenciales, el proyecto exige que los colegios deberán realizar acuerdos con asociaciones de padres y madres de familia, mediante los que se construyan otro tipo de acciones pedagógicas y campañas para cumplir los objetivos. Sin embargo, el acuerdo no solo debe ser implementado por los sectores educación, comercio y salud. La idea es que todas las entidades del Distrito realicen campañas permanentes, retirando los dispensadores de sal y azúcar de la mesa.

De acuerdo con Álvaro Acevedo (Partido Liberal), uno de los autores del proyecto, “el Distrito deberá crear campañas para que los niños, niñas y adolescentes consuman otros productos como agua potable, frutas y verduras y excluir de las dietas de los menores las bebidas azucaradas y comida chatarra que resulte perjudicial para la salud”.

Para el cabildante, este proyecto es importante porque, citando datos del Ministerio de Salud, el 75 % de los estudiantes de colegios de la ciudad tienen las bebidas azucaradas como hidratación principal. “Esto preocupa, teniendo en cuenta las enfermedades que se derivan a causa de este mal hábito, las afectaciones a la salud más frecuentes son diabetes, obesidad, caries, hipertensión arterial, enfermedades cardiacas y accidentes cerebro vasculares”, agregó Acevedo.

La concejal Gloria Díaz (Partido Conservador) fue una de las ponentes del proyecto. Su ponencia fue positiva, pues manifestó que es necesaria la regulación, control y clasificación de los productos e información nutricional, así como reconocer la cantidad permitida de estos elementos según el alimento. Por su parte, otro de los autores del proyecto, el cabildante Álvaro Argote (Polo Democrático), aclaró ante algunas críticas a la iniciativa que no se está prohibiendo el consumo de azúcar, sino regulando. ”Lo que pretende es la implementación de una cultura de alimentación sana y a la reflexión sobre el daño del azúcar en el organismo”.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias