Publicidad

Concesión a cargo de la ampliación de la Autonorte apelará la decisión de la ANLA

La Concesión Ruta Bogotá Norte afirmó que el estudio de impacto ambiental por el que la ANLA les negó la licencia ambiental, ya había sido socializado anteriormente con la Secretaría de Ambiente, el Acueducto y el Proyecto Lagos de Torca, quienes habrían dado el visto bueno. Además, anunciaron que harán uso del recurso de reposición para exponer nuevamente sus argumentos.

Redacción Bogotá
03 de enero de 2024 - 06:47 p. m.
Este proyecto ha generado cerca de 800 empleos, entre directos e indirectos.
Este proyecto ha generado cerca de 800 empleos, entre directos e indirectos.
Foto: Cortesía: ANI

Después de que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) archivara la licencia ambiental del Proyecto Accesos Norte Fase II, que consta de la ampliación de la autopista Norte entre las calles 191 y 245, la Concesión Ruta Bogotá Norte se pronunció.

EN CONTEXTO: ANLA archiva licencia ambiental para ampliación de la autopista Norte de Bogotá

Cabe recordar que la ANLA afirma que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que entregó la concesión presenta deficiencias técnicas y no incluyen un análisis detallado sobre la conectividad hídrica y ecológica de los humedales Torca y Guaymaral.

Además, las obras deben garantizar no solo la conectividad hidráulica entre ambos humedales, “sino que se favorezca la conservación del hábitat y los procesos ecológicos allí presentes. Sin embargo, la concesionaria no desarrolló estudios hidráulicos requeridos y, por tanto, no se cuenta con información que permita verificar que las propuestas garanticen el restablecimiento de la conectividad de los humedales”, mencionó la ANLA.

Frente a este panorama, la Concesión Ruta Bogotá Norte dice que la decisión es respetada y acatada, “sin embargo, no es compartida, ya que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) presentado, cumple con la garantía de la conexión hídrica y ecológica de los humedales Torca y Guaymaral”.

Para la Concesión, el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) contó con un “proceso de modelación hidrológica, partiendo del modelo de elevación del terreno actual más la implantación de las obras hidráulicas, así como la implantación de la construcción de la ampliación de la autopista Norte”.

Además, la empresa afirma que dicho estudio ya había sido socializado con la Secretaría de Ambiente de Bogotá y la Empresa de Acueducto, “así como con el Proyecto Lagos de Torca, con quienes se ha tenido una relación cercana y han concluido que el estudio estaba armonizado técnicamente y es complementario con los proyectos que cohabita como Lagos de Torca, ya que en esencia se tiene la misma solución técnica para la conexión hídrica de los humedales, es decir conexión mediante alcantarillas (box culvert)”.

Dicha socialización del estudio se había hecho el pasado 19 de octubre con las distintas entidades del Distrito, el Fidecomiso Lagos de Torca y el Concesionario, donde todos habrían confirmado que se demostró “una sólida coherencia técnica en lo que respecta a las elevaciones, caudales y otros requisitos hidráulicos e hidrológicos en todos los modelos de detalle que se han comparado. Esto se debe a la base común de datos topográficos (geomorfológicos), hidráulicos e hidrológicos y al modelo integral previamente desarrollado, que sirve como punto de partida unificado para todos los diseños”, dijo la concesión.

Además, la empresa habría aumentado las secciones de las tres principales alcantarillas que cruzan la autopista de oriente a occidente, “manteniendo los cruces existentes en la Tubería de Red Matriz de TIBITOC, garantizando la conexión hídrica de los humedales Torca y Guaymaral para un periodo de diseño de 100 años de retorno, cumpliendo con la normatividad vigente”, afirmó la empresa.

Por otra parte, mencionan que a fecha del 31 de diciembre de 2023, los accionistas de la Concesionaria han invertido en el diseño y otras preparaciones para dar inicio a la obra, $217.000 millones.

Finalmente, la Concesión Ruta Bogotá Norte afirma que llevarán a cabo una revisión de los informes y de la evaluación que hizo la ANLA para archivar la licencia ambiental. Además, la empresa hará uso del recurso de reposición “con el fin de exponer nuevamente los argumentos que garantizan la protección del medio ambiente y solventa las dudas expuestas por la ANLA”, concluyó la concesión.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá de El Espectador.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Alan(5584)03 de enero de 2024 - 08:31 p. m.
La anla quiere que no se haga nada, todo proyecto tiene un impacto pretender que no lobhaya es una utopia, lo que deben hacer es que el impacto sea minimo, pero debe haber
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar