Bogotá

24 Jul 2020 - 8:54 p. m.

¿Conviene restringir el parrillero en moto para reducir la percepción de inseguridad?

En medio de un aumento en la percepción de inseguridad en Bogotá, desde el Concejo se impulsa de nuevo el debate sobre restricciones a los motociclistas. El Distrito asegura que los hurtos perpetrados en estos vehículos disminuyeron y que por ahora no contempla la medida.

Hace una semana se hizo viral el video de un atraco en plena hora pico nocturna, sobre la carrera Novena con calle 146, en el barrio Cedritos. Se veía cómo dos sujetos asaltaron con arma de fuego a los ocupantes de un vehículo que estaba quieto debido al trancón. Los atracadores, según testigos del hecho, hurtaron un par de celulares y huyeron hacia la carrera Séptima, en motos que los esperaban en la calle 147. Hace un mes, los testigos de un robo ocurrido en Patio Bonito intentaron linchar a los atracadores y, al no lograrlo, optaron por quemar la moto en que se movilizaban.

Esos son solo dos casos de inseguridad ocurridos en Bogotá que involucran motociclistas y por los que se busca de nuevo abrir la discusión sobre el parrillero en moto, que se restringió en 2018. La reactivación del debate se da en medio de un aumento en la percepción, más no en las cifras, de inseguridad. Si bien en tiempos de pandemia son más evidentes los hechos delictivos, debido a que se redujo el flujo de personas en las calles, según el Distrito el único delito de alto impacto que viene en aumento este año es el hurto de bicicletas.

La propuesta de restringir de nuevo el parrillero en moto viene desde el Concejo. La cabildante Lucía Bastidas (Alianza Verde) hizo la sugerencia mediante un llamado a los secretarios Nicolás Estupiñán y Hugo Acero, de Movilidad y Seguridad, respectivamente, para que implementen la restricción ante el incremento de denuncias por hurto en los que hay involucrada una motocicleta.

De acuerdo con la concejal, cuando esta medida se adoptó en un cuadrante de la ciudad en 2018, hubo resultados positivos. “Se estipuló la restricción de manera temporal, en la zona comprendida entre la calle 100 y la avenida Primero de Mayo, y los Cerros Orientales y la carrera 68; mientras estuvo vigente, los hurtos a personas bajaron de 1.373 a 957 y los hurtos a celulares de 957 a 636”, indicó.

Por esto, Bastidas considera que casos como los que se han registrado en los últimos días dan cuenta de la necesidad de volver a implementar una medida como esta. Además del hurto a mano armada a un vehículo en Cedritos, la concejal se refirió al robo a un ciudadano en la calle 122 con carrera 19, en el, dijo, a la víctima le hicieron seguimiento en carro y moto. “Y otro más, que se registró el 28 de junio y dejó la captura de una pareja que en moto realizaba hurtos a residentes” recordó.

No es la primera vez que se busca reabrir el debate sobre restringir el parrillero en moto. La petición ya la había hecho Bastidas a principios de año, luego de que un ciudadano fuera asesinado a dos cuadras de su casa, tras hacer un retiro de dinero. Según se estableció en ese momento, la víctima fue asaltada y ultimada por un fletero, al que esperaba otro individuo en una moto.

“Ahora los casos en pleno aislamiento, y con cuarentena estricta en varias localidades, son registrados por los ciudadanos en sus redes donde se observa claramente que los delincuentes acuden en su mayoría a este medio de transporte para huir sin contratiempo y de manera rápida, en un modus operandi donde el que comente la acción es el parrillero, mientras que el conductor lo espera para huir”, resaltó Bastidas.

Frente a la propuesta de la cabildante, el secretario de Seguridad, Hugo Acero, le aseguró a El Espectador no tener entre sus planes implementar la medida. “Uno termina como sancionando y, de alguna manera, criminalizando a todos los motociclistas. La gran mayoría de ellos utiliza este medio de transporte para movilizarse en la ciudad, entonces se termina afectando una buena cantidad de ciudadanos que, en su gran mayoría son personas honradas y trabajadoras”, dijo Acero, dejando de lado por el momento la posibilidad de implementar la medida.

Además, el funcionario manifestó que hay casos en los que los delincuentes se movilizan solos en las motocicletas. “Hemos tenido casos en los que los ladrones van en dos motos, entonces, si bien la medida podría ayudar, serían más las personas las que terminarían afectadas por la restricción”, agregó.

Según cifras entregadas por Acero, el hurto en motocicletas ha venido en disminución. “El balance mostró que el uso de motocicletas en los delitos ha tenido una disminución del 33 %, por lo que hay que buscar que siga en declive”. También explicó que, en el 2019, con corte al 22 de julio, se presentaron 68.305 hurtos, mientras que, en este año, durante el mismo periodo de tiempo, se han reportado 45.569, lo cual representa una reducción del 36 %.

En cambio, el funcionario tiene otras estrategias para disminuir el hurto por parte de motociclistas. “Tenemos que identificar donde se concentran los hurtos, no importa si se son en motocicletas o no. Y, de igual forma, focalizar las acciones de inteligencia. Lo que pasa es que los delincuentes suelen repetir los actos delictivos en las mismas zonas. Ellos saben cómo pueden huir, como movilizarse, porque si no conocen la zona puede terminal mal y ellos lo saben”, explicó Acero.

Según el secretario, las autoridades ya vienen adelantando estos trabajos de inteligencia y de control, como la desarticulación de bandas delincuenciales que son las que, en mayor medida, cometen los hechos delictivos.

Como es evidente, y como ya ocurrió en 2018, la propuesta no cayó bien entre los usuarios de este medio de transporte y desde ya se prevé un arduo debate si el tema empieza a avanzar en el Distrito. El principal argumento de los líderes de colectivos de motociclistas es que regresar a la medida es estigmatizar de nuevo a todos los que se movilizan en moto. William Cuéllar, promotor vial y vocero del colectivo “No más muertes en motocicleta”, replicó los argumentos de Bastidas y aseguró que es una propuesta desacertada que pone a todos los motociclistas como delincuentes sospechosos.

El líder de motociclistas también mencionó la emergencia sanitaria como una de las razones que hace inoportuno abrir de nuevo la discusión sobre el parrillero. Esto, porque cree que si la consigna es intentar no saturar el transporte público, es necesario que quienes puedan hacer uso de otros medios de transporte, lo hagan. “Yo no voy a subir a mi esposa a un bus en tiempos de pandemia, y si la preocupación es la salud esa no es una opción. Es una propuesta salida de contexto y que deja una estigmatización de que todos los moteros somos ladrones. Además, cuando hubo la restricción se vieron videos de delincuentes en que salían a robar en 3 y 4 motos”.

Cuellar agregó que “en ese orden de ideas, se debería prohibir que circulen los taxis con dos o tres personas, porque entonces seguro va a cometer un robo. O también deberíamos prohibir los grupos de personas que andan en bicicleta, porque también van a robar”.

En eso coincide Leonardo Gómez, vocero del club de motos R15, quien opinó que es una propuesta que “no tiene mucho sentido” y que no asegura que los indices de inseguridad se disminuyan. “El índice de robos no disminuirá, unos ladrones no dejarán de robar porque ya no pueden ir en moto, lo harán de otra manera y listo, así que lo que debería incrementarse es el pie de fuerza y los controles”, concluyó.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X