10 Dec 2020 - 12:35 p. m.

“El IDU prometió construir 20 kilómetros de ciclorrutas y no ha entregado ni uno”: Veeduría

El ente de control realizó una alerta temprana a la administración por las presuntas demoras en la construcción de infraestructura para los biciusuarios, siendo para la entidad una de los vacíos más grandes que hay en la ciudad para garantizar la seguridad de los ciclistas.

Durante este año, el hurto a bicicletas ha sido sin duda el protagonista de todos los flagelos que afectan la seguridad de los bogotanos. Y es que el panorama no es alentador: mensualmente las cifras indican que es el único delito que viene creciendo y entre enero y septiembre se disparó el número de casos, pasando de 5.831 robos en el mismo periodo de 2019 a 7.911.

Lea: Hurto de bicicletas: el lunar de 2020 en la seguridad en Bogotá

Por esta razón, la Veeduría Distrital se reunió con biciusuarios de la ciudad para presentar su informe sobre la bicicleta como modo de transporte sostenible en la movilidad de Bogotá, el cual dejó varias reflexiones

Por un lado, en el estudio se evidencia que las localidades más afectadas por el hurto a bicicletas son Suba, Bosa y Kennedy, en donde también han aumentado los accidentes que le han cobrado la vida a los ciclistas. Sin embargo, las localidades en las que más ha aumentado el delito frente al año pasado son Antonio Nariño, San Cristóbal y Usme.

Además, los hurtos a mujeres ciclistas representan el 20 % de los casos (1.579 robos), mientras que los hombres han sido las principales víctimas (6.332 casos). Respecto a los accidentes, se evidenció que hasta septiembre de este año se perdieron 44 vidas de ciclistas y 430 resultaron lesionados en siniestros de tránsito.

Sin embargo, una de las cosas que más llamó la atención de la Veeduría es la gestión del Distrito para garantizar la seguridad de los ciclistas. El informe indagó sobre la construcción de cicloparqueaderos y de infraestructura, encontrando que el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), no ha cumplido en su totalidad con las proyecciones de construcción y entrega de ciclorrutas, pese a que durante la emergencia sanitaria se han habilitado nuevos carriles viales para el uso de bicicletas.

“El IDU prometió que construiría 20 kilómetros para 2020, y hasta ahora no ha entregado ni uno. En cuanto a los cicloparqueaderos, el Distrito prometió habilitar 5.000 en todo el cuatrienio y solo se han instalado 25 nuevos cupos”, dicta el informe.

Por esta razón, el ente de control realizó una alerta temprana a la administración distrital y recomendó avanzar en acciones concretas y focalizadas en las localidades de Kennedy, Suba, Usaquén y Engativá, así como priorizar las metas de infraestructura contempladas en el Plan de Desarrollo (PDD).

El informe pone lupa a metas particulares del PDD como lo es la construcción de 280 kilómetros de cicloinfraestructura, de las cuales el IDU se comprometió con 224 y la Secretaría de Movilidad con 56. “En el análisis se encontró que el IDU reprogramó las metas anuales dejando de construir 64 kilómetros en 2020 y reprogramó la construcción de 69.13 kilómetros para el 2024, es decir el 31 % de la meta a ejecutar.

Otro aspecto para tener en cuenta es que se propone construir 120 kilómetros de ciclorrutas, los cuales inicialmente estaban a cargo del IDU, entidad que, según la Veeduría, terminó ejecutando únicamente 71,8, y 41.55 la Secretaría de Movilidad. Por esta razón, el ente de control cree conveniente agilizar los trámites de planeación así como la definición de la entidad responsables en los primeros años para alcanzar la meta propuesta.

En Bogotá, el 3,2 % de las mujeres y el 10,5 % de los hombres, se mueven en bicicleta. Esto da cuenta de que justo ahora, mientras llega el fin de esta crisis sanitaria, la bicicleta adquiere más relevancia como medio de transporte. Por esta razón, no es en vano pedir al IDU que explique en detalle las razones del rezago en ciclo infraestructura”, señaló el veedor Guillermo Rivera en el encuentro con varios consejeros locales de bicicleta.

En esta reunión, los líderes locales expusieron las principales preocupaciones que hay en las zonas donde habitan y presentaron a su vez algunas propuestas para dar solución a los problemas. Raúl Bogoya, consejero de la bici en Kennedy, dijo que es importante pensar en una estrategia de seguridad complementada con inteligencia para la desarticulación de bandas dedicadas al robo de bicicletas.

Por su parte, Heidy Viviana Coy, consejera de Engativá, aseguró que “es necesario implementar jornadas de pedagogía sobre cómo hacer denuncias y prevenir el robo, plantear un lenguaje más cercano a todos los actores viales, porque hay muchas personas que no denuncian por desconocimiento o problemas en los trámites”.

Para Daniela Gómez, consejera en Teusaquillo, es clave incluir el aporte de los jóvenes en la política pública de la bicicleta, al estar muy involucrados en las cifras de siniestros viales, mientras que para el biciusuario Edilberto Castro, es necesario incrementar los equipamientos públicos para la apropiación de la bicicleta.

Comparte: