Bogotá

28 Jan 2011 - 10:50 p. m.

El misterio de los dos sacerdotes

El asesinato de dos sacerdotes católicos se ha convertido en una novela policíaca.

El Espectador

En una novela policíaca, en la que no faltan toda clase de especulaciones, versiones que se cruzan y mucho llanto, se ha convertido el asesinato de dos sacerdotes católicos, cuyos cuerpos aparecieron con impactos de bala dentro de un automóvil, en una calle destapada y sin iluminar del barrio Dindalito, localidad de Kennedy, el pasado miércoles.

Rafael Reátiga Rojas y Richard Armando Piffano, amigos entrañables, oriundos de Norte de Santander, fueron velados ayer por separado por multitud de feligreses, que no ahorraron lágrimas y palabras de aliento en su despedida. Reátiga fue homenajeado con aplausos, oraciones y claveles blancos en la catedral Jesucristo Nuestra Paz, de Soacha, de la cual era párroco. En condiciones parecidas, velaron sus amigos, familiares y simpatizantes a Piffano, en la funeraria La Candelaria, en el Centro de la ciudad.

Temprano en la mañana, su hermano Vicente Piffano declaró a medios su pesar y pidió justicia para el crimen, que tiene conmocionada a la comunidad religiosa de Bogotá.

En un consejo de seguridad en Soacha, encabezado por el gobernador de Cundinamarca, Andrés González, y autoridades de Policía, el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, se refirió al hecho asegurando que “no parece ser un simple atraco”. Asimismo, reveló que, al parecer, el asesino habría estado manejando el carro (marca Chevrolet Aveo, de color negro), que pertenecía al cura Reátiga.

De otro lado, trascendió que el día de su muerte, los dos sacerdotes iban a cerrar el negocio de la compra de un vehículo por cerca de $30 millones, aunque esta información no fue confirmada por el Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía —que asumió la investigación del caso—. La entidad se encontraba ayer realizando entrevistas a los familiares de los fallecidos en la Unidad de Reacción Inmediata de la localidad de Kennedy.

Por su parte, Medicina Legal entregó los cuerpos para su velación, pero continúa en la preparación de informes de toxicología, clínica y balística que, al cierre de esta edición, iban a ser enviados a la Fiscalía como parte de la investigación.

Claudia García, directora regional Bogotá de Medicina Legal, declaró que, por ahora, ni siquiera se atreve a confirmar que hayan sido cinco o tres los disparos que recibieron los curas, como ha venido siendo informado.

En el CTI de la Fiscalía aseveraron que no se descarta ninguna hipótesis sobre los móviles del doble asesinato. Desde un robo, una venganza o un crimen pasional.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X