26 Apr 2021 - 1:59 a. m.

El refuerzo hospitalario para el tercer pico en Bogotá

El Distrito tomó tres medidas hospitalarias ante el aumento de la ocupación de UCI, que superó el 90%,y mayor presión en las salas de urgencias y hospitalización. Se instalarían alrededor de 140 camas, de las que donó corea y 100 más que comprometió el Gobierno Nacional.
Mónica Rivera Rueda

Mónica Rivera Rueda

Periodista Bogotá

Una de las preocupaciones más grandes para el Distrito es que en Bogotá se presente una situación similar a la que se vive en ciudades como Medellín, donde se ha tenido que aplicar el triaje ético, para determinar a quién le asignan una cama en una unidad de cuidados intensivos (UCI), dado el colapso del sistema.

La alarma es grande. Pese a que en los últimos días se instalaron en la ciudad unas 35 nuevas camas UCI, la ocupación ya supera el 90 %, por lo que, junto a las medidas decretadas en la ciudad, se tomaron otras determinaciones más en el sector hospitalario, que desde hace un par de semanas está alerta roja por el incremento en la ocupación.

Ante las circunstancias, en principio la Alcaldía tomó tres medidas. “Realizamos una expansión de hospitales de campaña en los hospitales más grandes de la ciudad, para ayudar a descongestionar y a tratar de forma adecuada a todos los pacientes que llegan al servicio de urgencias”, indicó la alcaldesa Claudia López este fin de semana.

Esta medida —que se implementó en los hospitales de San José, Tunal, Kennedy, Universidad Nacional, la Clínica San Rafael y el Policlínico del Olaya, entre otros— es una de las que se usó durante el segundo pico para aligerar la presión que el aumento de casos genera en las instituciones de salud y por la que algunas clínicas tuvieron que declarar el cierre de sus unidades de urgencias. Así mismo, la mandataria afirmó que otro de los factores que se tuvieron en cuenta es que es en estas salas donde se comienza a congestionar todo el sistema de salud.

“La experiencia del año pasado nos demostró que en vez de tener un gran hospital es más eficiente la atención hospitalaria en los mismos hospitales grandes, usando sus zonas de expansión y parqueaderos”, señaló la alcaldesa.

Además, se dispusieron instrumentos de ventilación en urgencias, camas hospitalarias y unidades de cuidados intermedios. “No tenemos en este instante un problema de desabastecimiento en la ciudad, pero lo estamos previendo. Hemos hecho un llamado a la ciudadanía que ha recibido concentradores o balas de oxígeno para que los devuelvan. La semana pasada me reuní con los proveedores y estamos compartiendo medidas”, dijo el secretario de Salud, Alejandro Gómez.

Por último, se habilitó el servicio de Tele-UCI desde el Hospital de Kennedy. Es una nueva central de monitoreo en la que habrá un equipo de expertos y profesionales del cuidado crítico, desde donde monitorearán a los pacientes con los diagnósticos más difíciles en la ciudad, con el fin de facilitar la toma de decisiones.

“Los aparatos se pueden comprar, pero los intensivistas no (médicos que atienen las UCI). Toda la pandemia hemos vinculado más personal, pero como el número es reducido y la demanda es mayor, desde aquí pueden apoyar a otros en la ciudad y hacer consulta interhospitalaria especializada desde la Tele-UCI”, añadió López.

En promedio, se están recibiendo 320 solicitudes de camas UCI al día en la ciudad, tanto de pacientes contagiados de COVID-19 como por otras enfermedades, mientras que el promedio de casos detectados a diario es de 4.200. Debido a esto, el Distrito anunció que se instalarán cuarenta camas más, como parte de la donación de Corea, y cien camas UCI que se comprometió a entregar el Gobierno Nacional. Con estas medidas se espera que el sistema en la ciudad no colapse, a la espera de las dos semanas más altas que tendría el tercer pico de la pandemia.

Comparte: