21 Apr 2020 - 8:59 p. m.

En medio de la cuarentena, condiciones ambientales en Bogotá mejoraron

A pesar de que en lo corrido de 2020 se decretaron dos alertas amarillas por mala calidad del aire en Bogotá, la Alcaldía entregó un balance positivo sobre la gestión en materia ambiental.

Redacción Bogotá / bogota@elespectador.com

Durante los primeros tres meses de administración de la alcaldesa Claudia López, la Secretaría de Ambiente de Bogotá decretó dos alertas amarillas por mala calidad del aire: la primera el 6 de febrero y la segunda el 5 de marzo. La decisión se tomó debido al aumento de material particulado (PM2.5) en las trece estaciones de monitoreo de la calidad del aire de la capital.

“Los incendios forestales presentados en la Orinoquía y Venezuela han tenido un efecto negativo en la calidad del aire de Bogotá. El material particulado producto de estos incendios generaron contaminación en la ciudad, tenemos que entender que la naturaleza y el aire no tienen fronteras, por eso estamos protegiendo la salud de las poblaciones más vulnerables ante estos episodios de contaminación”, afirmó Claudia López durante su balance de los primeros cien días de gobierno.

Sin embargo, la calidad del aire también se vio deteriorada por la actividad del parque automotor de la ciudad, lo que ocasionó que, junto con los incendios forestales en varias zonas del país, la última alerta amarilla por calidad del aire se prolongara hasta el 3 de abril. Es decir, cerca de un mes.

Vea además: Distrito asegura que recogerá los residuos hospitalarios o de riesgo biológico

Cabe recordar que, en Bogotá, la medición se hace de acuerdo con el índice IBOCA, que indica que la calidad del aire es "favorable" (azul celeste) si las concentraciones de partículas de material de 2.5 micras (PM2,5) en el aire están entre 0 y 10; "moderada" (verde) si están entre 10,1 y 20; "regular" (amarillo) si están entre 20,1 y 30; "mala" (naranja) si están entre 30,1 y 40; "muy mala" (roja) si están entre 40,1 y 60, y "peligrosa" (violeta) si están en entre 60,1 y 100.

El 5 de marzo, cuando se declaró la alerta ambiental, la Secretaría de Ambiente registró una concentración de material particulado de 32,4, mientras que la estación Carvajal-Sevillana (la zona más crítica de la ciudad) registró un nivel de 50 microgramos por metro cúbico.

El 3 de abril la Alcaldía levantó la alerta amarilla por la mala calidad del aire, luego de contrastar que los niveles de material particulado bajaron de manera sostenida, hasta llegar a niveles de 11,50 microgramos por metro cúbico. Según explicó el Distrito, parte de la mejora en la calidad del aire se debió a la medida de aislamiento preventivo obligatorio. Por ejemplo, este martes, cinco estaciones se encuentran con una calidad de aire favorable, mientras que las otras ocho se encuentran en moderado.

Le puede interesar: Bogotá, entre las cinco ciudades del mundo que promueve el uso de la bici en la pandemia

Durante los primeros meses de gestión se realizaron operativos de control y seguimiento a 100 empresas, de las cuales 12 fueron selladas en el suroccidente porque excedieron los niveles de emisión atmosférica y pusieron en riesgo la salud de los ciudadanos de esa zona de la ciudad, que históricamente registra los niveles más preocupantes de polución.

De igual manera, la autoridad ambiental ha venido realizando, en conjunto con la Policía de Tránsito y Transporte, controles a las fuentes móviles: a la fecha se han revisado más de 4.670 vehículos, de los cuales 885 fueron inmovilizados por no cumplir con las exigencias ambientales.

El Distrito anunció que trabaja en la adecuación y funcionamiento con datos en línea de tres nuevas estaciones, que van a monitorear los niveles de concentración atmosférica en el Jazmín, Usme y Bosa. De esta manera, la Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá estaría compuesta por 16 estaciones, ampliando así la cobertura para tener una mejor gestión en los episodios de contaminación. 

Lea también: Crisis obliga a reconfigurar el transporte público

Por otra parte, la Secretaría de Ambiente y de Movilidad anunciaron que trabajan en la implementación del Decreto 840, que restringe la movilidad a los vehículos de carga de más de 20 años de antigüedad. “Esta medida ha permitido la reducción del 19 % de las emisiones de material particulado. Por último, firmamos el pacto ‘Transportador por la Calidad del Aire’, que busca la renovación de 1.000 vehículos de carca con más de 20 años, durante los próximos 10 años”, indicó la Secretaría de Ambiente.

En cuanto a la flota de Transmilenio, la misma cartera indicó que se está renovando. A la fecha, han entrado en operación 1.206 nuevos buses troncales, con lo que esperan que las emisiones de material particulado disminuyan en un 95 %, debido a que son eléctricos o a gas. Además, ingresaron 39 buses articulados y 320 biarticulados nuevos a gas, migrando así a tecnologías más limpias.

Y es que, tras 100 días de administración, el Distrito indicó que, durante las primeras 14 semanas, la Alcaldía creó una mesa con expertos y con la ciudadanía en donde se construirá el nuevo plan de gestión de calidad del aire, para seguir con el Plan Decenal de Descontaminación.

“Estamos construyendo nuestra estrategia, que va mucho más allá del Plan Decenal de Descontaminación, que será un plan de gestión de calidad del aire en el que pueda participar toda la ciudadanía y expertos que nos ayuden a mitigar y controlar los factores de contaminación internos y externos”, aseguró la secretaría de Ambiente, Carolina Urrutia.

Lea también: CanisCAR, la iniciativa que busca ayudar a animales abandonados durante la cuarentena

Por otra parte, el Distrito destacó los operativos de control al tráfico de especies silvestres en la ciudad. Según estimaciones de la Secretaría de Ambiente, durante lo que va corrido del 2020, se han logrado recuperar 2.034 animales. Los operativos se han realizado con el apoyo de la Policía Ambiental y Ecológica en plazas de mercado, terminales terrestres y aérea.

A su vez, la Secretaría de Ambiente destacó que, con corte a 20 de abril, se han plantado 15.461 árboles en procesos de mantenimiento y restauración de ecosistemas, los cuales fueron plantados en las localidades de Chapinero, Santa Fe y San Cristóbal. Con la plantación de estos árboles nativos, que se adaptan al suelo, Bogotá empezó a reverdecer. Estos nuevos individuos mejorarán la calidad de vida, proporcionarán mayor oxígeno, prestarán servicios ambientales y actuarán contra los efectos del calentamiento global, indicó el Distrito.

 

**Estos días, cuando estamos todos en casa para cuidar nuestra salud y la de nuestros familiares, puedes consultar los contenidos de las secciones Nacional y Bogotá sin restricción alguna. Y en medio de esta pandemia, que estamos cubriendo de manera responsable, también puedes ver el especial sobre Coronavirus en el que trabaja toda la redacción de El Espectador minuto a minuto.  

Considera adquirir nuestra suscripción digital y apóyanos para seguir apostándole al poder de la palabra. 

*   *   *

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook:

Comparte: