12 Sep 2020 - 4:57 p. m.

“En vez de militarizar Bogotá, se debe desmilitarizar la Policía”: alcaldesa pide reforma

Durante un foro de paz en el Concejo, la mandataria abogó porque la Policía sea un organismo civil y sin fuero militar. Es decir, sujeto a control de la ciudadanía y la justicia ordinaria.
La mandataria invitó a la ciudadanía para que, a las 6:00 de la tarde de este domingo y desde sus casas, porten velas y cacerolas ante lo ocurrido en los últimos días.
La mandataria invitó a la ciudadanía para que, a las 6:00 de la tarde de este domingo y desde sus casas, porten velas y cacerolas ante lo ocurrido en los últimos días.

En desarrollo de una sesión del Consejo de Paz en el cabildo distrital, este sábado la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, abogó por una reforma a la Policía Nacional, tras los hechos de abuso de la fuerza registrados en los últimos días. Según la mandataria, se requiere que la institución sea un organismo civil y sin fuero militar. Todo esto, para recuperar la legitimidad y confianza ciudadana.

Lea también: Claudia López: “Lo sucedido es una auténtica masacre con los jóvenes de nuestra ciudad”

La alcaldesa, quien citó este domingo a un cacerolazo y una velatón ante los hechos de violencia que han sacudido a la capital tras la muerte del ciudadano Javier Ordoñez luego de un procedimiento policial, manifestó que la gente reclama no solo verdad y justicia, sino una reforma de sus instituciones.

“La Policía, que está llena de hombres y mujeres ejemplares, que cumplen su función ceñidos a la ley, debe quedar consagrada en la Constitución como un organismo civil sujeto a control de la ciudadanía y la justicia ordinaria. Colombia no debe seguir cargando con el lastre que dejó más de 60 años de conflicto armado: una Policía militarizada. Hay quienes dicen que el vandalismo debe reprimirse con militarización de la ciudad. Claro que no. En vez de militarizar Bogotá, hay que desmilitarizar la Policía”, manifestó López.

La alcaldesa argumentó que pedir una reforma de la Policía, para convertirla en un organismo civil, no es odiar a la institución ni estar en contra de ella, sino “rescatarla de las cenizas en la que está hoy su legitimidad”. Según López, se trata de una reforma esencial para allanar el camino de paz y reconciliación, no solo por los hechos recientes y dolorosos en Bogotá, sino por “sistemáticos hechos de abuso y violencia”.

También le puede interesar: Las deudas del Congreso con las reformas de fondo a la Policía

“Las autoridades civiles en rama la ejecutiva, en la rama legislativa, tenemos la oportunidad de refrendarnos periódicamente vía voto popular y ello nos ayuda a subsanar y refrendar los déficits de legitimidad que se puedan acumular en ejercicio de cargo. Pero la Policía no se elige, la Fuerza Pública no se elige, no tiene oportunidad de refrendación por medio del debate y la elección popular. Su legitimidad depende no solo de las formas, sino del debido proceso y el accionar cotidiano y diario”, explicó.

Por lo anterior, pidió que los casos de abuso policial no queden en la impunidad, “como ocurre casi que sistemáticamente”, y que los uniformados no hagan un ejercicio indebido de su cargo, sino que haya un espíritu colectivo para garantizar los derechos de la ciudadanía. “Verdad, justicia y reforma ya. No podemos aceptar nada menos, no podemos hacer nada menos. Si queremos reconstruir la confianza, la legitimidad, sanar las heridas, honrar a las víctimas, a la ciudadanía y a la Constitución del 91”.

En ese sentido, la mandataria se refirió a los hechos de violencia y abuso que han sacudido a la ciudad y si bien reprochó tanto el vandalismo como los excesos por parte de la Fuerza Pública, advirtió que “nunca será igual de grave el acto vandálico, que el uso abusivo de la fuerza por parte de un servidor público o un agente del Estado”.

“Nadie, en una sociedad democrática, puede tomarse la fuerza y la justicia por mano propia. Ni quien vandaliza un CAI o los buses del sistema de transporte público, ni un miembro de la Fuerza Pública. Ambas son graves, pero no son igual de graves. Ambas cosas las condenamos”, agregó López, quien manifestó que detrás de la quema de vehículos y CAI en Bogotá, más allá de jóvenes exaltados, hay manos criminales que lo tenían “todo planeado y organizado, que se aprovecharon de las circunstancias de dolor e indignación”.

La alcaldesa sostuvo que, si bien hay instancias judiciales internas en la Policía, la gravedad de los hechos de los últimos días demanda que “una autoridad independiente e imparcial, también investigue los hechos, establezca la verdad, y nos ayude a impartir justicia”. Recordó también que al presidente Iván Duque le entregó videos que evidencian el uso abusivo de la fuerza y el uso indiscriminado de armas de fuego, para que él, como comandante en jefe de la Fuerza Pública, ordene las respectivas investigaciones y los separe inmediatamente y a la brevedad de sus cargos.

Para López, Bogotá no puede admitir a una persona vistiendo el uniforme y portando armas que cause indebidamente violencia. Por lo que dijo que no solo la Policía, sino la Alcaldía y el Gobierno deben pedir perdón a las víctimas. La alcaldesa manifestó que no solo merecen perdón los heridos o fallecidos durante los hechos de violencia que salpican a uniformados, sino a todos los ciudadanos a quienes les quebrantaron su voto de confianza, el fundamento esencial del contrato social del Estado de derecho, “que es que les conferimos a entidades del Estado: el uso legítimo de la fuerza”.

La mandataria recordó que visitó tanto a los jóvenes heridos, como a los uniformados que resultaron lesionados en medio de las confrontaciones y hechos de violencia desde el miércoles. “Son jóvenes masacrados y heridos, unos por protestar legitimante ante causas hechos injustos e inaceptables, y otros por cumplir su deber de servidores públicos. Eso es exactamente lo que no podemos permitir en Bogotá ni en Colombia”.

De acuerdo con la alcaldesa, se requiere que tanto la capital como el país reconstruyan confianza y legitimidad, y que la única manera de lograrlo, superando además el dolor, es verdad, justicia y una reforma. “Nunca habrá confianza, ni legitimidad, ni reconciliación, sin que haya un genuino propósito de reforma y de cambio, de verdad sobre lo ocurrido. Es lo que merecen padres, madres y amigos que lloran a 10 jóvenes en la ciudad, y a tres más en el resto del país. ¿Qué pasó?, ¿por qué pasó? ¿cómo pudo evitarse?”, dijo.

Claudia López insistió en que no se permitirá el uso abusivo de la fuerza por parte de algunos, ni las manos criminales e incendiarias de otros, quienes no le arrebatarán a la ciudadanía la paz, que “no es una concesión al margen, no es un derecho más, sino un derecho esencial que hemos reclamado y luchado en nuestra sociedad (…) Bogotá nunca le ha fallado a la paz, nunca. Y nunca le va a fallar”.

Jornada de perdón y manifestación el domingo

La alcaldesa aprovechó su intervención también para invitar a la ciudadanía a unirse este domingo en una jornada de perdón desde las 10:00 de la mañana para reconstruir caminos de confianza e iniciar un proceso de reconciliación. “La Alcaldía también es una autoridad de Policía. Le debo perdón a mis ciudadanos, hemos debido anticipar mejor lo que podría ocurrir, hemos debido organizarnos mejor para prevenir lo que ocurrió, no lo hicimos bien y por lo tanto debemos perdón a la ciudadanía”.

Posteriormente, a las 3:00 de la tarde, invitó a los jóvenes para que, a través de diferentes expresiones artísticas y culturales, se unan a bandas populares musicales, a la orquesta Filarmónica y a la orquesta de la Policía para ofrecer un concierto.

Finalmente, para las 6:00 de la tarde invitó a las familias bogotanos para que desde las ventanas usen dos símbolos de ciudadanía: la vela y la cacerola, “que nos permiten manifestar nuestra indignación de manera pacífica, sin callar. ¿Cómo callar ante la indolencia y la justicia?”, cuestionó.

Comparte: