12 Nov 2019 - 8:00 p. m.

Estado de un geriátrico en Bogotá, motivo de discordia entre su operador y el Distrito

Familiares de usuarios del centro, que antes era un motel, denunciaron que la comida es insalubre, que hay malos tratos y que el lugar se inunda. La Secretaría de Integración Social señala al operador del centro, mientras representantes del geriátrico responden que el Distrito no les paga hace tres meses.

Redacción Bogotá - Bogota@elespectador.com

Una denuncia y un proceso sancionatorio fue el resultado una discusión por el estado de un centro del Distrito para el cuidado de adultos mayores, ubicado en la localidad de Engativá, en el noroccidente Bogotá. El altercado lo protagonizan la Secretaría de Integración Social y el operador Corporación Gerardo Valencia Cami, que se ganó una licitación que hizo la entidad distrital.

El centro geriátrico ya había sido objeto de polémicas cuando se conoció que en el lugar antes funcionaba un motel y ahora es un sitio donde se atienden cerca de 180 personas mayores de 60 años. Sin embargo, esa controversia no se parece en nada con la que existe hoy.

>>> Lea: Denuncian maltratos por parte de la secretaria de Integración Social de Bogotá

Familiares de ancianos que viven ahí informaron a la Secretaría de Integración Social, desde agosto, que las condiciones en las que ellos estaban no eran buenas por varias razones. Primero, dicen que la infraestructura del sitio no es adecuada y que se ha inundado en varias ocasiones; segundo, por la comida que les daban, pues aseguran que no cumple con la dieta de los adultos mayores y, tercero, porque el trato que reciben al parecer no es el mejor.

Ante las acusaciones, Carolina Holguín, representante legal de la Corporación, aseguró a El Espectador que "antes de que asumiéramos formalmente el convenio nos pidieron que recibiéramos a los adultos mayores, un día antes de la fecha acordada, y el anterior operario no nos entregó las dietas de cada usuario, ni nos informaron sobre cuáles pacientes necesitaban diálisis ni nos entregaron las sillas de rueda que se necesitaban".

Del mismo modo, ella sostuvo que no tienen problemas relacionados con la alimentación y que, de hecho, la Secretaría de Salud los ha visitado en cuatro ocasiones y han verificado el cumplimiento de todos los estándares. Además, dice que el centro está remodelado, pero que cuando llueve fuerte “como en cualquier casa, se presentan goteras”.

La responsable del lugar agrega que "hace tres meses no recibimos pagos por parte del Distrito. Todo nos ha tocado asumirlo a nosotros, hasta pagar médicos particulares".

La Secretaría, por su parte, informó que procedió a adelantar un proceso sancionatorio y pecuniario contra el operador por incumplimiento de las obligaciones contenidas en el convenio acordado.

¿Y los gritos de la secretaria, Gladys Sanmiguel?

Colaboradores del centro para adultos mayores denunciaron que fueron maltratados verbalmente por parte de la secretaria de Integración Social, Gladys Sanmiguel, en las últimas horas, en una visita de la funcionaria al lugar geriátrico.

El coordinador del centro, Andrés Ríos, contó a Caracol Radio que “la secretaria vino al lugar y me dijo que yo era un bruto, que no tenía dos dedos de frente y me tiró un vaso de leche en los pies”. Comentarios como este habrían surgido luego de que la funcionaria se alterara por el estado en el que está el sitio.

Ante las denuncias, que fueron instauradas ante la Fiscalía y la Personería de Bogotá, Integración Social indicó en un comunicado que “su prioridad, con respecto a la ejecución de estos convenios, es garantizar el bienestar y una vida digna de las personas mayores a las cuales se les presta el servicio”.

Aunque en el documento la entidad no hizo referencia al episodio ocurrido entre la secretaria y el coordinador del lugar, sí informó que "por los denuncios realizados por familiares de las personas mayores atendidas, se han conocido sobre ciertas irregularidades y faltas de atención a los usuarios, que implicarían el incumplimiento de las obligaciones por parte del operador".

Adicionalmente, la entidad distrital aseguró que “adelantará todos los trámites y actuaciones legales, que garanticen una debida prestación del servicio para las personas amparadas por estos convenios e igualmente respetará los derechos del operador”.

Cabe recordar que, al tratarse de un convenio, la Secretaría se exime de responsabilidades directas, pues asegura que su tarea se limita a labores de seguimiento para vigilar y monitorear el cumplimiento de los términos y la correcta prestación de servicios.

      *      *      *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Comparte: