“Flota de Transmilenio tendrá bancas a lo largo del bus, como los metros”: Peñalosa

El alcalde de Bogotá sostuvo que, en medio del proceso licitatorio para renovar la flota del sistema, se tiene contemplado la incorporación de buses con bancas que garantizan más espacio y mayor facilidad para llegar a las puertas.

-Redacción Bogotá -bogota@elespectador.com
14 de abril de 2018 - 10:20 p. m.
Cristian Garavito - Archivo El Espectador
Cristian Garavito - Archivo El Espectador

El alcalde Enrique Peñalosa salió este sábado en defensa de la licitación para renovar la flota más vieja de Transmilenio y remplazar 1.162 buses (el 58 % de la flota actual), para poner en operación 1.400 vehículos nuevos. El proceso –que ha sido cuestionado entre otras, por supuestamente no incorporar adecuadamente tecnologías más amigables con el medio ambiente– tiene contemplado la inclusión de buses que no contarán con las sillas convencionales, sino que, anticipó Peñalosa, serán bancas instaladas a lo largo de los articulados, “como los metros”.

(Lea: Generadoras de gas se reivindican como solución ambiental y piden pista en Transmilenio)

De acuerdo con el mandatario, se trata de una medida pensada en la comodidad de los usuarios, buscando que tengan más espacio en los vehículos para transitar y que lleguen con mayor facilidad a las puertas.

Respecto a los cuestionamientos formulados por la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas), que criticó a la administración por “no tener en cuenta al gas natural como una alternativa viable, disponible en abundancia y beneficiosa para la calidad del aire”, el alcalde de Bogotá dijo que se tienen contemplados puntos especiales en la licitación para aquellos que ofrezcan motores a gas.

Según la Asociación, las emisiones de material particulado fino (PM 2.5, el más perjudicial para la salud) que ofrece el estándar Euro VI equivalen a la mitad de los que se generan con buses Euro V (diésel). “Usar gas natural comprimido vehicular tiene disminuciones cercanas al 100% de material particulado fino (PM 2.5), superiores al 75% de óxidos de nitrógeno (NOx) y entre el 20% y 30% de dióxido de carbono (CO2), frente a las generadas por un vehículo impulsado por diésel”.

(Lea: Máximo 33 % de la nueva flota de Transmilenio será de buses eléctricos)

De acuerdo con Naturgas, es falso que las tecnologías limpias, como las del gas natural, sean más costosas que las que ofrece el diésel. Aunque el organismo admitió el costo de adquisición de un biarticulado a gas, en comparación con uno diésel puede ser 15% a 20% mayor, argumenta que, con la devolución de IVA al vehículo a gas, esta diferencia se reduce al 5% del valor. En esa línea, el gremio calculó que el uso de gas natural representaría un ahorro de $217 millones por bus.

“Los costos del gas natural frente al diésel, en los 12 años de operación, son 20% inferiores y el mantenimiento de un biarticulado a gas natural excede en 7.3% lo de un bus a diésel”, indicó Naturgas, que invitó a la Alcaldía a considerar también el valor de las externalidades. “Según el Departamento Nacional de Planeación la mala calidad del aire produce 3.500 muertes al año en Bogotá y representa un sobrecosto de 2.5% del PIB de la ciudad. Es decir, la administración debe aplicar conceptos básicos de economía acerca de los bienes públicos: en los análisis costo-beneficio es imprescindible tener en cuenta el valor de las externalidades. Al hacerlo, es evidente que el costo social de operar buses diésel Euro V durante 12 años es mucho mayor que el de utilizar cualquier energético de bajas emisiones”.

La discusión la puso sobre la mesa el alcalde Enrique Peñalosa, quien durante sus intervenciones en el encuentro sobre movilidad y transporte la semana pasada, dio su opinión de por qué no sería viable traer más vehículos eléctricos que de otro tipo de tecnología. Según el mandatario distrital, falta de pruebas operativas, posibles aumentos en la tarifa y las inversiones para consolidar las estaciones de suministros de energía, son razones suficientes para evitar un buen porcentaje de buses eléctricos en el proceso de renovación.

“Ensayamos un bus eléctrico, pero tuvimos muchos problemas. Es una tecnología que no está lo suficientemente pulida y tiene costos más altos, y nosotros no podemos aumentar la tarifa de los ciudadanos. Las ciudades más avanzadas del mundo utilizan buses diésel, porque los buses eléctricos todavía no están totalmente inventados y menos para buses articulados y biarticulados como los que utiliza TM”, aseguró el alcalde durante su conferencia.

 

***

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook:

Por -Redacción Bogotá -bogota@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar