Publicidad

Germán Puentes fue a recoger a su esposa y recibió un disparo en la cabeza

El joven de 25 años recibió un disparo en la cabeza en el barrio Suba Rincón, cerca al CAI de la zona, según explicó un allegado a la víctima.

Redacción Bogotá
11 de septiembre de 2020 - 04:05 a. m.
El joven de 25 años salió de su casa en la noche del 9 de septiembre para recoger a su esposa.
El joven de 25 años salió de su casa en la noche del 9 de septiembre para recoger a su esposa.
Foto: Cortesía

Germán Puentes, de 25 años, fue una de las siete víctimas fatales que dejaron los desmanes en Bogotá, en medio de las manifestaciones por el abuso policial que rodeó la muerte de Javier Ordóñez. Era domiciliario, tenía un hijo de 7 años y esperaba a un hijo en camino. Él no estaba manifestando, pues según sus allegados había salido a recoger a su esposa.

También le puede interesar: Estas son las personas que murieron tras represión en las protestas en Bogotá

“Germán salía de su trabajo y lastimosamente se encontró con la muerte por los actos de un policía inescrupuloso. Falleció en la noche ayer luego del impacto de una bala. Era una persona humilde, de familia trabajadora, lleno de muchos sueños y metas”, dijo una persona cercana a la víctima que prefirió reservar su identidad. Sus familiares están a la espera de una necropsia para determinar la causa de la muerte de Puentes.

Los hechos se presentaron en el barrio Suba Rincón, cerca al CAI de la zona. “Él no estaba en las manifestaciones; no era ningún delincuente ni vándalo. Sólo salió después de su jornada laboral”, agrega el allegado. De hecho, según la organización DH Colombia, Germán se desplazaba en una bicicleta cuando recibió un disparo en la cabeza, por el que fue trasladado al Hospital de Suba, donde falleció.

También le puede interesar: Funcionaria del Distrito, entre las víctimas mortales de protestas

“Muchas veces cuando son personas humildes, estos crímenes quedan en la impunidad. Necesitamos apoyo para que se esclarezcan todos los hechos”, concluyó el allegado a Puentes.

Germán fue una de las siete víctimas que, por ahora y de forma oficial según el Distrito, dejó la noche de caos que se vivió en la capital el miércoles 9 de septiembre. A estos, se le suman 66 lesionados por arma de fuego, 12 por arma cortopunzante y 97 por otros objetos.

En diferentes puntos de la ciudad se presentaron manifestaciones de ciudadanos indignados que mostraron su rechazo a la brutalidad policial que derivó en la muerte de Ordóñez, quien durante varios minutos fue reprimido en el suelo por dos agentes de la Policía que le aplicaron varias descargas eléctricas, antes de llevarlo al CAI del barrio Villa Luz, de donde luego salió a la clínica en que falleció.

También le puede interesar: Cristian Hurtado, el gestor social de Soacha que murió sin participar en protestas

Justo en ese barrio se presentaron los primeros enfrentamientos entre manifestantes y uniformados del Esmad. Posteriormente se conocieron otros hechos violentos en diferentes puntos de la ciudad en los que terminaron al menos 20 CAI de la Policía incinerados. Miles de capitalinos salieron con furia a expresar su rechazo no solo a la muerte de Ordóñez, sino también a otros casos de excesos policiales ocurridos durante la cuarentena.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Usuario(51538)11 de septiembre de 2020 - 01:23 p. m.
Las vidas como la de este humilde persona importan menos que unos cuantos vidrios rotos por unos desadaptados. ¡Y hay mucho anormal que consiente tal estado de cosas! Sin duda alguna, la policía ha actuado de modo criminal, no solo asesinando al taxista sino con su respuesta desmedida voleando plomo a diestra y siniestra. Esos once cadáveres deberían provocar la renuncia a distintos cargos.
HERNAN(28095)11 de septiembre de 2020 - 08:11 a. m.
Dolor para una familia que pierde a un ser querido, hijo, esposo, padre e individuo social. Cual fué su accionar ?-todos estamos con síndrome de coronavirus. Equilibrio entre pensar y accionar, asumamos consecuencias. no al deterioro del bien publico.
Gabriel(94346)11 de septiembre de 2020 - 11:20 p. m.
Lo que realmente se necesita es una reforma ideológica de la fuerza pública: su actual conservadurismo es lo que causa ese maltrato intencional al de ruana dependiendo de si cada persona es derechista o no y del estrato socioeconómico de cada quién, así como del hecho de que se considere injusta y falsamente a todo el que no sea de derecha como un subversivo cuya integridad no merecería respeto.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar