20 Apr 2021 - 9:49 p. m.

Hombre pide investigar la muerte de su esposa y su bebé, en el Hospital de Kennedy

Gina Osuna, de 32 años, y su bebé fallecieron el pasado 17 de abril, en el Hospital de Kennedy, según los médicos, por complicaciones durante el parto. No obstante, para Víctor Quintero, su esposo, hubo negligencia por parte del personal de salud. Conozca su relato.
El esposo de la mujer asegura que interpondrá una denuncia en contra del hospital.
El esposo de la mujer asegura que interpondrá una denuncia en contra del hospital.

Para Víctor Quintero, el día que pensó sería el mejor de su vida, se convirtió en una pesadilla. En vez de conocer a su hija, quien estaba por nacer, recibió una fatal noticia: su esposa y su bebé murieron durante el parto. O eso fue lo que le dijeron los médicos del Hospital de Kennedy, cuando fue a buscarlas. Sin embargo, Quintero cree que, más allá de tratarse de un hecho desafortunado, podría ser una negligencia, pues asegura que su esposa supuestamente no recibió la atención que necesitaba. Esta es la historia.

Ilusionado, Víctor Quintero llevo el pasado 16 de abril a su esposa, Gina Osuna, de 32 años, al Hospital de Kennedy, pues tenía una orden de hospitalización para el parto de su bebé, Madeleine. Aunque quiso acompañarla en el proceso, no pudo, pues en el hospital le dijeron que, debido a la pandemia, no podría estar allí.

“Ella entró sola y se quedó casi cuatro horas en la sala de espera, mientras la ingresaban al sistema, en el segundo nivel de maternidad. Ella me llamó al mediodía y me dijo que ya la estaban haciendo cambiar de ropa para hospitalizarla. Hasta ahí todo estaba perfecto. Le pregunté cómo se sentía y ella me dijo que estaba bien. Me dijo que estaba asustada, porque creía que le iban a hacer una cesaría y que creía que esa recuperación era dolorosa”, relató Quintero a El Espectador.

De acuerdo con el hombre, su esposa le manifestó que su celular tenía poca batería, así que le dijo que le iba a estar haciendo llamadas cortas durante el día, para contarle sobre el proceso y así no acabar la pila. El tiempo transcurrió con normalidad y en las llamadas que le hacía Gina a su esposo le decía que se sentía bien.

>>>Lea: Buscan a Aura Cristina Aguas, joven de 22 años desaparecida en Bogotá

“Como a las 2:00 de la tarde ella me dijo que le habían dado una pastilla para ayudarla en el trabajo de parto. Al rato me volvió a llamar y me dijo que se sentía igual, que esa pastilla no le había hecho nada. En horas de la tarde volvieron a darle otra pastilla y como a las 6:00 o 7:00 de la noche empieza a sentir cólicos”, indicó el hombre.

Quintero le dijo a su esposa que lo llamara toda la noche, pues él se iba a quedar despierto esperando noticias. “La última llamada en la noche del viernes fue a las 10:00 p.m. Ella me dijo que se sentía un poco maluca y que la bebé se estaba moviendo, entonces que esas pastillas sí le estaban funcionado. Yo me quedé despierto, pero ella no me llamó más. Estaba un poco preocupado, pero pensé que no se había comunicado, porque ya había entrado en trabajo de parto”, dijo.

Pero no fue así. A las 7:00 a.m. del sábado 17 de abril ella volvió a llamarlo y para ese momento aún no había nacido su hija. “La escuché maluca, como cuando uno está muy enfermo, que no quiere ni hablar. Me dijo que se sentía mal, que tenía cólicos fuertes. Yo le dije: amor, eso es el parto, o sea, ya va a nacer la bebé. Creo que hoy nace y ya pueden salir de allá. Ella me respondió: bueno, más tarde hablamos, porque ya no quiero hablar más y colgó”.

Sobre el mediodía del viernes, Víctor Quintero volvió a recibir una llamada, pero esta vez no era de su esposa, sino del hospital. “La persona que habló me dijo que tenían una urgencia con mi esposa, yo les pregunté si la bebé estaba bien y me dijeron que sí, que mi hija estaba en neonatos, pero que mi esposa estaba delicada, porque tenía una hemorragia y le tenían que sacar la matriz, por lo que necesitaban que fuera hasta el hospital”, contó.

Y así lo hizo. En su moto se fue desde su casa en Patio Bonito hasta el hospital, donde lo dejaron ingresar sin inconveniente. “Subí al segundo piso y vi a todo el personal reunido. Cuando los vi pensé que había pasado algo, que las cosas no estaban bien. Los médicos me dijeron que lo sentían, que ella habían muerto. Yo les preguntaba que qué había pasado, si alguien me había llamado y me había dicho que mi hija estaba en neonatos. Pero me dijeron que lo hicieron para no preocuparme, porque yo iba hacía el hospital y que preferían decírmelo personalmente, para acompañarme. Yo les dije que no podían hacer eso, que estaban jugando conmigo”, manifestó Quintero.

Le puede interesar: Paciente reportó malos tratos en el Hospital de Kennedy

La versión que los médicos fue que, durante el parto, cuando Gina estaba pujando, el líquido amniótico se fue hacia los pulmones, por lo que entró en paro respiratorio, la entubaron y trataron de reanimarla, pero no reaccionó. “Lo que me preguntó es porqué me dijeron por la llamada que estaba en neonatos y después, que murió en el nacimiento. Me dijeron que lo sentían, que era un caso muy raro, que eso nunca les había pasado. En ese momento me desplomé, fue un momento muy pesado, bastante frustrante”, dijo.

Tras explicarle lo que había pasado, los médicos le permitieron ver a su esposa y a la bebé. “Fue algo muy impactante, porque la vi entubada, con mucha sangre, hasta en el piso. Yo lo que hice fue abrasarla y pedirle mucho a Dios que la acompañara. Después me dejaron ver a mi hija, estaba forrada en una sábana, la iba a destapar, pero no me dejaron”, relató.

Después de verlas, Quintero llamó a otros familiares para informarles lo sucedido. Finalmente, le entregaron las cosas de su esposa y se devolvió para su casa. Sin embargo, al siguiente día, el domingo, se llevaron una sorpresa, cuando el otro hijo de Gina Osuna, de 12 años, le dice Quintero que encontró una foto en el celular.

“En la foto esta ella en una camilla y al lado esta la bebé, viva. Entonces no entendemos porqué dijeron una cosa por teléfono y otra en el hospital. No sabemos qué hacía esa foto ahí, esa foto se la tomaron a ella. Por eso no me quedé quieto con el tema, porque yo siento que aquí no hay transparencia en el personal médico. Siento que aquí hay negligencia. Creo que a ella no le hicieron los procedimientos correctos y por eso ella murió”, aseguró el hombre.

Además, dice Quintero, el embarazo de su esposa era de alto riesgo y eso lo sabía el hospital. “¿Por qué no le hicieron cesaría?, ¿Por qué la pusieron a pujar?, nosotros teníamos la orden de hospitalización y si tiene todas esas complicaciones, entonces cómo se van a morir las dos, cómo va a aparecer esa foto rodando al día siguiente”, cuestionó.

Por esas inconsistencias, dice Quintero, va a emprender acciones legales contra el Hospital de Kennedy. “Voy a imponer una demanda ante la Fiscalía, la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo y el Ministerio de Salud. Ellos nos tienen que aclarar qué pasó con mis angelitos. Ellas entraron bien por esa puerta. Que tenía su embarazo de alto riesgo, sí, pero ellos son profesionales de la salud” finalizó.

Por la denuncia la Subred Sur Occidente, que esta a cargo del hospital de Kennedy, emitió un comunicado. “Ante fallecimiento de una de nuestras pacientes el pasado 17 de abril, la Subred Sur Occidente se permite manifestar que lamenta y comprende el dolor de las familias ante la pérdida de un ser querido, ya que nuestra misión es procurar la conservación de la vida hasta las posibilidades que la ciencia y experticia médica lo hagan posible. Como es procedente, activamos todos nuestros protocolos asistenciales y brindaremos la información que las instancias lo requieran con la reserva y respeto a la intimidad personal y familiar, que brinde la claridad que amerita la situación”.

Por el momento los familiares están a la espera de que Medicina Legal termine la inspección del cuerpo de la mujer y de la bebé.

Comparte: