2 Sep 2021 - 11:13 p. m.

Incertidumbre por desaparición de soldado en Escuela Militar del sur de Bogotá

Unidades militares confirmaron que ya activaron todos los protocolos de búsqueda para dar con el paradero del joven de 20 años. Su familia asegura que el uniformado había tenido un serio enfrentamiento con uno de sus compañeros semanas antes de perder su rastro.
Javier Sánchez había estado de permiso y con su familia el fin de semana anterior a su desaparición.
Javier Sánchez había estado de permiso y con su familia el fin de semana anterior a su desaparición.

Entre lágrimas, súplicas y una cierta desazón pasa los días Angie Carolina Beltrán, mamá de Javier Steven Sánchez Beltrán, el joven soldado que desapareció el pasado 17 de agosto en las instalaciones de la Escuela Militar de Logística, ubicada en la parte alta de la localidad de San Cristóbal.

>LEA: Abastecimiento de gas vehicular, inseguridad y otras noticias de Bogotá

Este jueves 2 de septiembre se cumplen 16 días, y contando, desde que la familia Sánchez Beltrán fue notificada de la desaparición del soldado, en medio de lo que hasta ese momento los militares habían calificado como una supuesta deserción, pero que con el paso del tiempo ha despertado su inquietud y por ese motivo desplegaron un intenso operativo para dar con su paradero.

La familia del joven, durante su búsqueda, conoció dos detalles que podrían estar vinculados a lo sucedido y, posiblemente, serían una respuesta a su repentina ausencia. Uno de los aspectos es una llamada que él sostuvo, minutos antes de ser visto por última vez, con una de sus amigas a quien le habría manifestado: “perdóneme, pero me castigaron”, aseguró su mamá. Mientras que el segundo detalle es una pelea que el joven habría tenido con uno de sus compañeros hace por lo menos un mes.

Aparentemente no sería la primera vez que él se habría enfrentado con este soldado, pues el problema vendría de tiempo atrás y estaría relacionado con indiferencias personales que pasaron de agresiones verbales a serios golpes.

“Él estaba muy contento en el Ejército, en seis meses terminaba la carrera y me decía que quería ser suboficial entonces no había motivo para que se quisiera ir de manera voluntaria, además si se hubiera ido él no tiene para dónde coger si no es para la casa, sus pocos amigos son de acá mismo de este barrio. Lo único malo que pasó fue hace unas semanas cuando él se peleó con un compañero que se la tenía al rojo. Ahí ambos se golpearon, pero desde entonces no supe más de ese tema”, contó Angie Beltrán.

La última vez que los demás soldados vieron al uniformado fue el pasado 17 de agosto después las 10 p.m. cuando terminó de prestar guardia, hizo una llamada para contactarse con su amiga y se fue a descansar. Al día siguiente, durante las primeras horas, la mamá del joven fue contactada por los militares de ese batallón quienes le notificaron que su hijo había desertado de las filas, por lo que esto le podría acarrear una seria sanción.

“Dónde está mi hijo, qué me le hicieron en ese batallón, lo mataron, lo desaparecieron o qué fue lo que pasó. Cuando los jóvenes se vuelan del Ejército se van para donde la familia o allegados, y el no tiene a nadie más sino a nosotros, su familia y por acá no aparece”, agregó la desconsolada madre.

A finales de agosto Javier cumplió un año como soldado bachiller, por lo que esperaba culminar dicha carrera y dar inicio al curso para ser suboficial, pues la vida militar lo había conmovido fuertemente y, según decía él, ahí estaba su futuro.

Por su parte, las fuerzas militares han señalado que esperan que con los operativos que han estado desarrollando puedan hallarlo en las próximas horas, ya sea al interior de la Escuela Militar de Logística, o inmediaciones de la zona, más precisamente en los barrios La Cecilia y Aguas Claras, justamente donde también reside la familia de Javier.

Comparte: