17 Jul 2021 - 2:00 a. m.

La apuesta para devolverle el protagonismo al campo en Cundinamarca

Con la creación de la Agencia de Comercialización e Innovación para el Desarrollo de Cundinamarca se espera promover la producción y venta de los productos que se dan en las zonas rurales de la región. Esto implica inversiones en tecnología y maquinaria, así como en la creación de lazos comerciales.

Antes de salir el sol, Mireya Orjuela ya está en su finca revisando las gallinas. Tiene un pequeño galpón en un predio que arrendó en Villapinzón, municipio donde nace el río Bogotá, al que llegó a vivir hace cincuenta años con su abuela, tras quedar huérfana. Ella es una de las 45 campesinas que integra la Asociación de Mujeres del municipio, creada hace 17 años para impulsar el arraigo al campo, que se estaba perdiendo en la comunidad.

“No nos tenían en cuenta y por eso decidimos unirnos. Siempre hemos tenido huertas caseras, gallinas y conejos, pero desde que trabajamos juntas hemos buscado recursos con campeonatos, ferias y capacitaciones, para mejorar nuestros cultivos”, dice Orjuela.

Entre ellos se destacan los sembrados de arándanos, frambuesas, tomates y orellanas, que han ido mejorando con el apoyo, por ejemplo, de la Universidad de los Andes, que las capacitó para optimizar las cosechas, mejorar los espacios de los animales y en lombricultura y compostaje, para tener cultivos orgánicos.

Pero incluso con estos incentivos, el problema estaba en la comercialización. “Antes se vendía a quien pudiera, porque no producimos lo suficiente para ofrecer al por mayor; por lo que se perdía mucho de lo que sembrábamos”, asegura Orjuela. Pero todo comenzó a cambiar hace cuatro años, desde que se vienen vinculando a las actividades de la Gobernación de Cundinamarca, en las que les brindaron espacios como redes para comercializar sus productos.

Desde el cambio de administración se empezó a hablar de la creación de una agencia enfocada en descentralizar la venta y en fortalecer la producción desde las provincias, pero, según el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, el proceso tuvo que acelerarse con la pandemia y las dificultades que se comenzaron a presentar.

“No es solo crearla y entregar $25.000 millones en tractores, insumos y herramienta. Se complementa con $20.000 millones en maquinaria entregada y $70.000 millones en vías terciarias. Lo que comienza es histórico, con resultados inmediatos, no solo para el departamento sino por la alianza con Bogotá”, indicó el mandatario en la presentación de la Agencia de Comercialización e Innovación para el Desarrollo de Cundinamarca, cuyo presupuesto saldrá de los $2 billones que se destinaron para apoyar el campo este cuatrienio.

En el último año, no solo se puso en marcha la venta de productos a domicilio, sino que se han abierto mercados campesinos en toda la ciudad, que benefician a pequeños productores como Orjuela. “Tenemos un espacio en Alcalá, al que vamos cada quince días y llevamos nabos y lo que se pueda recolectar en la Asociación. También se vende con mejor valor a personas con las que hemos hecho convenios y damos a la Gobernación huevos para los mercados que organizan”.

A una escala mayor, la Fundación para la Promoción de la Calidad Humana, que hace 18 años asocia a 250 productores de la provincia del Sumapaz, entró a encargarse de los mercados campesinos a domicilio en Fontibón y ya trabaja en los Planes de Alimentación Escolar (PAE). “La Gobernación firmó un pacto en Choachí y hace veinte días participamos en una rueda de negocios, en la que pudimos vincularnos con dos comedores de Bogotá, para venderles nuestros productos del campo”, dice Arturo Clavijo, director de la Fundación.

Estos campesinos se asociaron para gestionar recursos y mejorar su productividad y ha sido así como han impulsado a otras organizaciones y han entrado insumos a los productores de la región. “Con la Secretaría de Agricultura se nos dio fríjol para las veredas de Noruega Baja, en Silvania, con una muy buena producción que desgranamos y entregamos en comedores. Igualmente, se logró darles gallinas a treinta mujeres, que emplean sistemas silvopastoriles de donde salen los huevos de gallina feliz”, argumenta Clavijo.

Ahora, son optimistas con lo que vendrá, pues esperan que a través de la Agencia puedan fortalecer el centro de recolección y primeras selecciones de los productos que tienen en Silvania, al que llega mandarina del municipio, curuba de San Bernardo, fríjol de Icononzo y Cabrera, y plátanos de Tibacuy, entre otros productos de Fusagasugá, Pasca y Sibaté.

También esperan contratar agrónomos, para no depender de otras instituciones, tecnificar los procesos de compostaje y producir abono, que han venido realizando a pequeña escala. “Se piensa poner una planta de procesamiento de residuos orgánicos para sacar el abono y entregarlo a los cultivadores. Con eso se reducen los costos productivos y podemos vender a mejor precio”, añade Clavijo.

Con la Agencia de Comercialización, que será una entidad descentralizada y con autonomía financiera, se espera acercar estratégicamente a vendedores y a compradores, para evadir intermediarios que agregan precio, pero no valor, beneficiando las industrias alimentarias en el departamento. Para lograrlo, el trabajo que tendrá ahora la Gobernación será potencializar las agremiaciones, ya que a través de ellas se podrá brindar apoyo financiero y técnico a los pequeños y medianos productores campesinos, mientras continúan entregando tractores, maquinaria e insumos, así como en la construcción de las Centrales de Comercialización Campesina y el mejoramiento de 34 plazas de mercado, para seguir fortaleciendo el campo cundinamarqués.

Comparte: