Publicidad
30 Nov 2021 - 2:00 a. m.

La muerte que agrava la crisis con los emberas en el Parque Nacional

Los indígenas completan dos meses durmiendo en carpas, a la espera de que cumplan sus peticiones. La muerte de un menor de un año demuestra que no se ha avanzado en soluciones y abre la pregunta de quién es la responsabilidad.
Mónica Rivera Rueda

Mónica Rivera Rueda

Periodista Bogotá
Campamento Indigena en el Parque Nacional
Campamento Indigena en el Parque Nacional
Foto: Óscar Pérez

La muerte de un niño de un año y nueve meses volvió a encender las alarmas respecto a las condiciones en las que viven los más de 400 indígenas emberas, que completaron dos meses durmiendo en cambuches en el Parque Nacional, tiempo en el cual no han podido llegar a un acuerdo con el Distrito o la Unidad de Víctimas.

Variables como el clima han profundizado las necesidades de las familias en el parque, pues además de dificultades respiratorias por cuenta de las lluvias, los indígenas denuncian que ya no tienen qué comer. Por su parte, el Distrito ha reportado que por lo menos 29 personas, la mayoría niños, han tenido que ser atendidas en centros asistenciales.

Recibe alertas desde Google News