24 Nov 2020 - 2:08 a. m.

“Las Faraonas” de la estafa: con sexo atraían a sus víctimas y luego las desfalcaban

La Policía Nacional desarticuló una organización criminal, integrada en su mayoría por mujeres, quienes se hacían pasar por trabajadoras sexuales, para luego engañar y extorsionar a sus clientes.
La banda criminal ya habría extorsionado a sus víctimas con sumas de 40 a 60 millones de pesos.
La banda criminal ya habría extorsionado a sus víctimas con sumas de 40 a 60 millones de pesos.

“La Faraonas”. Así denominó la Policía a una banda integrada por verdaderas reinas de la estafa. Su particularidad: usaban el sexo como su principal arma para atraer a sus víctimas y luego la edad para poderlas extorsionar. Fue gracias a la denuncia de un hombre, que prefirió delatarlas a seguir sometido a sus chantajes, que las autoridades lograron desmantelar esta organización. Así operaba.

El gancho eran mujeres muy jóvenes, que se dedicaban a seducir a hombres solos, dispuestos a pagar por compañía. Los sabían identificar con facilidad y los convencían de ir a otro sitio para concretar la transacción. Los que aceptaban, caían en la trampa, una escena bien libreteada. Al salir del sitio, la pareja era abordada por sujetos que se hacían pasar por funcionarios de la Policía Judicial, pidiendo documentos. La mujer completaba su papel: exhibía una tarjeta de identidad, en la que figuraba como menor de edad.

Tener relaciones sexuales con menores y fuera de eso, pagar por tenerlas, es un delito. De eso se aprovechaban los falsos detectives para minar la voluntad del embaucado, al que le informaban que quedaba detenido por acceso carnal violento y proxenetismo, a no ser que les pagara. Justo cuando lo conducían a un vehículo, aparecía en escena otro de los protagonistas de esta tramoya: un supuesto periodista. Su papel era reforzar el chantaje con la amenaza de publicar la historia en un reconocido medio de comunicación y exhibirlo como un abusador sexual de menores, si no pagaba una alta suma de dinero que, en algunos casos, podía alcanzar hasta los $100 millones. Varios cayeron.

Lea: Investigan muerte de dos jóvenes que habrían sido arrojados por un abismo, en Bogotá

Fue hasta el 4 de septiembre del 2019, cuando un ciudadano tomó la decisión de denunciar a “Las Faraonas”, luego de haber pagado casi $60 millones. A partir de esa fecha el personal del Gaula puso en marcha la investigación, que terminó con la identificación de una mujer conocida como ‘Ángela’, quien dirigía la organización, y otras dos mujeres: una se encargaba de clasificar a sus víctimas, según su capacidad económica, y la otra servía de señuelo.

Una vez identificaron el modus operandi y reunieron las evidencias, los agentes antiextorsión capturaron a estas delincuentes en los sectores de Puente Aranda y San Cristóbal Sur, quienes tendrán que responder por los delitos de secuestro extorsivo, hurto y concierto para delinquir. Las autoridades siguen trabajando para capturar a los otros miembros de la banda.

Si bien, ninguna de las mujeres era menor de edad (lo que salva a los denunciantes de enfrentar también un proceso penal), el caso les sirvió a las autoridades para dejar descubierto otra modalidad de estafa y extorsión en la ciudad, y a los extorsionados (y a otros como ellos que se dedican a buscan jovencitas para pagarles por sus servicios sexuales), este caso les podría servir de lección.

Comparte: