11 Nov 2020 - 9:56 p. m.

“Las primeras semanas de 2021 vamos a tener que reforzar las clases”: secretaria de Educación

Edna Bonilla asegura que el próximo año no será como será como el 2019, pero tampoco como este, por lo que asegura que traerá varios retos en la mezcla de las clases presenciales y virtuales. Entre las preocupaciones está la calidad de la educación y la salud mental de los estudiantes.

La educación ha sido uno de los sectores más afectados por la pandemia, no solo por los retos que ha traído en calidad y conectividad, sino además por el desarrollo psicosocial de los estudiantes y la reapertura en medio de la incertidumbre que aún se mantiene por el virus.

Para la secretaria de Educación de Bogotá, Edna Bonilla, construir confianza será fundamental en este proceso que ya comenzó en 25 colegios públicos y aunque tiene claro que no pueden garantizar que no haya contagios, si manifiesta que tienen el deber de dotar a las instituciones con todas las medidas de seguridad.

“En esa labor de convencimiento tenemos que decir que debemos volver al colegio”, manifiesta Bonilla, quien además asegura que para enero del próximo año se espera que todos los colegios públicos vuelvan a clases presenciales, que en definitiva comenzarán con un refuerzo de lo que vio en el presente año escolar.

¿Cómo va el plan piloto con los colegios que han vuelto a clases presenciales?

Ha sido mejor de lo que esperamos. En este momento tenemos 25 colegios públicos en esa reapertura y tenemos en total entre instituciones públicas y privadas 347. En jardines y colegios privados son 176, en universidades van 56, son 76 instituciones de educación para el desarrollo humano y 12 centros SENA, entonces hemos avanzado de forma satisfactoria aprendiendo de estos pilotos.

¿Cuándo se espera la apertura del resto de colegios públicos?

Esperamos para el próximo año tener los 399 colegios abiertos. Esa es nuestra meta no solo por los temas de calidad educativa, que tendrá grandes costos, sino también por el tema socioemocional, porque uno siempre se imagina que el hogar es ese territorio seguro para los niños, pero resulta que en muchos hogares y para muchos niños y niñas es el colegio el territorio seguro. Es el lugar de la felicidad, del goce, el encuentro y demás.

¿Cómo tienen previsto ese regreso?

Bogotá va a proveer todos los protocolos y los elementos de seguridad, esa es algo que trato de transmitirle a las organizaciones sindicales, que las respeto y entiendo su labor y su preocupación, pero les estamos diciendo que todos los elementos los tendrán y que a los más de 800.000 niños y niñas les vamos a suministrar los tapabocas para que los padres estén tranquilos. Este es un proceso de ir ganando confianza, en el que los maestros y maestras, los estudiantes, pero sobretodo las familias nos toca entender que seguimos viviendo con el coronavirus y que necesitamos los colegios abiertos para que los niños avancen en su proceso educativo.

¿Hasta qué grados alcanzaron a realizar este piloto?

Hay colegios en que alcanzaron a entrar todos los niños, tenemos alrededor de 3.000 niños que están yendo. Obviamente, para algunos maestros sería mejor solo la secundaria, porque podría haber mayor autocontrol y cuidado, pero con los niños y niñas pequeños nos ha ido bien.

¿Están siguiendo los protocolos de la Secretaría de Salud sobre el uso del tapabocas?

Sí, con los niños más pequeños, de cero a tres años no se debe usar tapabocas, pero los más grandes sí. Los que están dentro del sistema educativo van a recibir tapabocas con todas las condiciones que se dieron y lavables.

¿Qué van a hacer con los profesores que no acepten volver?

Cada colegio se va adecuando. El 12% de los profesores es mayor de 60 años y con los análisis que estamos haciendo el 25% estarían en este grupo y/o con comorbilidades, que no van a volver a la presencialidad. Esos maestros tendrán que hacer su trabajo en casa como habrán niños que no irán por decisión de los padres y por un riesgo propio (que son pocos). La necesidad será entender que el próximo año va a ser retador porque no tendremos un año como el 2019, pero tampoco podemos tener un año como el 2020, entonces el 2021 será esa mezcla entre la presencialidad y la no presencialidad, el trabajo en casa y el virtual.

¿Qué otras cosas van a tener que cambiar?

Estamos haciendo conciencia de que las jornadas van a ser también muy distintas, porque antes salía la jornada de la mañana y entraba la de la tarde y se encontraban y eso ahora no lo podemos hacer, porque no se pueden generar aglomeraciones. Nos va a tocar cortar jornadas. Además, está demostrado que el momento de mayor contagio son los espacios sociales, entonces nos tocará comenzar a minimizar los espacios donde el niño consume alimentos y cada colegio le tocará ajustar el protocolo conforme a lo que estamos especificando.

¿Tienen previsto reforzar las clases no presenciales de este año?

Este año tuvimos costos en calidad que tenemos que medir, por eso le estamos proponiendo a los colegios que las primeras semanas vamos a tener que reforzar eso que los niños dejaron de ver, porque no se puede comenzar como se empezó el año escolar 2020. El 2021 va a ser un año lleno de retos en el que nos toca combinar presencialidad, no presencialidad, trabajo autónomo y familias mucho más presentes.

¿Se ha pensado en contratar a más profesores?

Seguramente nos va a tocar recurrir a horas extras que es el mecanismo que tenemos establecidos, pero insisto que los profesores que no están en el aula van a apoyar a los que no van a ir. Lo que nos ha mostrado el piloto es que los niños son felices de volver al colegio.

¿Qué acercamiento han tenido con ellos?

Realmente, con las organizaciones sindicales tengo una relación respetuosa y creo en ellas, pero también creo que los maestros están convencidos que quieren regresar. Lo que he dicho es que si me piden que les garanticen que no va a haber contagios no lo puedo hacer porque el colegio no es la vacuna, pero si tenemos que generar las condiciones para el regreso y que los niños desarrollen sus personalidades. Bogotá tiene esa responsabilidad.

¿Ha habido formación extra o apoyo a los maestros?

En formación extra los hemos formado en medios digitales y tenemos un plan de formación para docentes en competencias socioemocionales. La Javeriana nos ayudó en un diplomado porque ese es el tema que nos preocupa.

¿Han vuelto programas como “Al colegio en bici”?

Esos programas los tenemos vigentes y quisiéramos que los niños vayan a los colegios al lado de su casa, pero mientras tanto vamos haciendo cosas como este o el programa “Cien pies”. Además, tenemos protocolos para rutas.

¿En qué va la entrega de tabletas, computadores y conexiones a internet?

En enero comenzamos con la entrega de 100.000 tabletas, en los colegios más pobres y rurales, y a niños de secundaria, dado que los expertos nos han dicho que los más pequeños no tienen tanta aprehensión con la pantalla para efectos académicos.

¿Cambiará algo del PAE?

Entre enero y febrero seguiremos teniendo bonos y más adelante veremos cómo volvemos a la anterior forma. Mientras vamos a mantener los bonos que tienen la aceptación del 97% de los padres, entonces de eso hay que aprender y por eso vamos a mantenerlo por ahora.

Comparte: