7 Feb 2020 - 12:30 a. m.

Los ángeles azules no han desaparecido en Bogotá: Secretaría de Integración Social

La secretaria Xinia Navarro afirma que el modelo de atención a habitantes de calle mantendrá gran parte de su esencia, pero cambiará el enfoque por uno más humanista. También dice que los "Ángeles Azules" siguen haciendo su trabajo de abordaje, pero que aún no se ha definido si el nombre se mantiene.

Redacción Bogotá - Bogota@elespectador.com

El grupo de "Ángeles Azules" está compuesto por unos 700 funcionarios con distintas profesiones.  / Secretaría de Integración Social.
El grupo de "Ángeles Azules" está compuesto por unos 700 funcionarios con distintas profesiones. / Secretaría de Integración Social.

La atención a la población habitante de calle fue una de las grandes controversias durante la anterior administración. Por sucesos como la ocupación del Bronx o las reiteradas intervenciones en el canal Comuneros, muchos críticos de la alcaldía de Peñalosa la graduaron de “hostil” contra esta población, y hasta la acusaron de haber promovido una dispersión de los sintecho por varias zonas del centro y el sur de la ciudad. En contraste, los encargados de esta problemática durante el pasado cuatrienio defendieron su gestión y su modelo de atención, cuyo símbolo fueron los “Ángeles Azules”.

Ese grupo se hizo conocido porque a sus cerca de 700 miembros se les veía a diario en las calles más complicadas de la ciudad, intentando convencer a los habitantes de calle para que se acercaran a los centros de atención del Distrito, e incluso generando estrategias pedagógicas para que los vecinos de las zonas en las que pernoctaban los más de 11.000 mendigos que hay en Bogotá, según un censo de 2018, supieran cómo debían interactuar con dicha población. 

La tarea de los “Ángeles Azules” evolucionó a tal punto que a mediados del año pasado se creó una aplicación que tenía como objetivo establecer una articulación entre los funcionarios y la ciudadanía. La idea era que los usuarios de la plataforma digital reportaran en tiempo real situaciones de riesgo, afectaciones de salud, agresiones a los habitantes de calle, para que así el grupo pudiera agilizar, priorizar y fortalecer la atención.

Sin embargo, las acciones de los “Ángeles Azules”, llamados así porque siempre tenían chaquetas e implementos del color azul cyan que identificó a la administración Peñalosa, parecieron no tener el mismo impacto durante el primer mes de gestión de la alcaldesa Claudia López. Al menos eso fue lo que advirtieron algunos críticos de la nueva administración e incluso personas del círculo político de la mandataria, como la concejal Lucía Bastidas (Alianza Verde), quien en repetidas ocasiones reclamó al Distrito porque, a su juicio, la tarea de los “Ángeles Azules” está menguando.

“Los Ángeles azules se requieren en la plazoleta cerca al ⁦Concejo. Se requiere atención a habitantes de calle en la Calle 26, debajo del puente en la Carrera 13. ¿Qué pasa con la atención de los habitantes de calle? ¿Acabaron con los Ángeles Azules? ¿Quién los reemplaza? ¿Quién los atiende ?”, cuestionó la cabildante verde, quien ha sido la más insistente en que la atención mermó. Por este motivo, ha solicitado a la Secretaría de Integración que retome los recorridos por los puntos más calientes de la ciudad pues, dice Bastidas, “los Ángeles azules ya no se volvieron a ver”.

En respuesta a estas denuncias, la secretaria de Integración Social, Xinia Navarro, aseguró en entrevista con este diario que la atención ni ha cambiado ni se ha menguado, e incluso destaca que es uno de los programas para habitantes de calle que se mantendrá durante esta administración. Eso sí, mencionó que aún no saben qué nombre llevará el programa, pero en esencia tendrá el mismo propósito de los “Ángeles Azules”. 

De acuerdo con Navarro, “los ‘ángeles’ van a continuar. No sé si serán azules, púrpuras, verdes, amarillos o naranjas, pero no tenemos la intención de cambiar la intención de la estrategia. La ciudadanía se identificó con algo muy bonito, pero esa linea de publicidad se abordará desde el nivel central de la administración, e intentaremos que no se pierda esa marca”. 

La labor de este grupo, según la secretaría Navarro, se mantiene y los funcionarios siguen adelante con sus contratos. Muestra de ello es que, en el primer mes de administración, 3.219 habitantes de calle recibieron atención y toda la oferta de servicios del Distrito, y de ese total, 440 personas iniciaron su proceso integral de desintoxicación. Asimismo, 387 sintecho acudieron al hogar de paso para quienes tengan carretas y animales de compañía y 108 están en el hogar “Comunidad de vida”, donde adelantan un proceso de inclusión social y productiva. 

“Mantener lo que sirve e imprimir humanismo”

No solo los “Ángeles Azules” tendrán continuidad durante esta administración. Todos aquellos programas diseñados en la administración Peñalosa y por los anteriores mandatarios, serán una base para la nueva estrategia que diseñará la Secretaría de Integración Social. Eso sí, tendrá un nuevo enfoque, según explicó Navarro. “El tema de habitabilidad de calle no amerita cualquier acción. Todo lo que las anteriores administraciones hayan implementado en torno a los habitantes de calle debe ser una base para mejorar y contribuir a que se siga fortaleciendo la atención. Todos los planes que nos encontramos los vamos a fortalecer, y vamos a diseñar una nueva estrategia más humanista y creativa”.

Por ahora, la entidad se encuentra en proceso de estructuración de ese nuevo enfoque, pero según adelantó la secretaria tendrá todo menos imposición. “No será algo de obligación, de decirles cómo deben vestirse, cómo deben caminar, dónde deben estar. Nuestro gobierno alternativo le apuesta a los derechos, pero también a los deberes, y hay sujetos de especial protección que requieren mayor garantía de derechos”, señaló la funcionaria. 

En esta administración, la nueva visión para la atención de esta población estará enfocada en una asistencia social, para que los habitantes de calle tengan condiciones de dignidad en medio de la decisión que tomaron de vivir en las calles. “La corte ha explicado que el concepto de habitante de calle se basa en el libre desarrollo de la personalidad, y lo que queremos es alivianar esa decisión de vida con comida y un techo cuando quiera, ropa e incluso la posibilidad de decidir si quiere cambiar de vida”, agregó Navarro. 

A la par de estas acciones, Integración Social anunció que mejorará las estrategias de prevención y consumo de drogas, y fortalecerá el trabajo articulado con otras entidades como las secretarías de Salud y Seguridad, el Idipron y el Instituto de Protección y Bienestar Animal, entre otras a las que compete el trabajo con esta población.

Los retos que vienen

Atender a los habitantes de calle no es nada sencillo, pues es un fenómeno que se modifica permanentemente. En este momento, según contó Alberto López de Mesa, columnista de este diario y exhabitante de calle, “el fenómeno ha cambiado y hay muchas cosas nuevas y distintas. Lo principal es que muchos migrantes venezolanos están empezando a habitar la calle, llegando a disputarse zonas con los locales, pero hay otras cosas sorprendentes como que ahora muchos callejeros tienen hasta celular. También la dinámica en las ollas está cambiando mucho”.

De esto es consciente el Distrito, que reconoce que hay muchos retos para la atención de esta población. Por eso, según indicó la secretaria de Integración Social, “el principal reto será pensar de qué manera debemos implementar la política social, con una nueva mirada que implica también a los ciudadanos migrantes, la población en condición de discapacidad, los adultos mayores y demás. Las primeras acciones serán abrir el hogar de paso en la localidad de Santa Fe, la reapertura de centro transitorio en Puente Aranda, y dentro de nuestro plan de contratación veremos la posibilidad de construir nuevos centros para que esta población sea atendida”. 

Asimismo, destacó que por ahora las acciones se están centrando en algunos corredores viales que se tenían identificados como puntos difíciles, como el corredor de la Av. de las Américas, las inmediaciones de Corabastos, la carrera 30 entre calles 45 y 80, la Séptima entre la Plaza de Bolívar y el Parque Nacional y los alrededores del canal Comuneros.

Síguenos en Google Noticias