Publicidad
23 Oct 2020 - 2:00 a. m.

Los indígenas Misak se tomaron El Dorado

Alrededor de 300 indígenas misaks ingresaron a empellones y luego protestaron de forma pacífica dentro del aeropuerto. Mientras que ellos alzaron su voz, con peticiones similares a las de la minga indígena, el Gobierno Nacional insistió en que el acto no tenía justificación.
Mónica Rivera Rueda

Mónica Rivera Rueda

Periodista Bogotá
Cantando y bailando, así llegaron alrededor de 300 indígenas misaks a El Dorado.
Cantando y bailando, así llegaron alrededor de 300 indígenas misaks a El Dorado.
Foto: JOSE VARGAS ESGUERRA

En tres chivas llegaron alrededor de 300 indígenas del pueblo misak del Cauca al aeropuerto El Dorado. Eran casi las 2:30 de la tarde cuando se bajaron y, luego de algunos cánticos y bailes, entraron a empellones al segundo piso de la terminal aérea. Una vez adentro, permanecieron hasta el anochecer en protesta pacífica.

Las razones fueron varias. Además del rechazo a las masacres y el asesinato de líderes sociales e indígenas en el país, pidieron el cumplimiento al Acuerdo de Paz. “Estamos en el aeropuerto para denunciar el mal gobierno”, aseguró uno de los voceros del Movimiento de Comunidades Indígenas del Suroccidente Colombiano.

Los protagonistas de esta toma son los mismos que hace un mes tumbaron la estatua de Sebastián de Belalcázar, en Popayán (Cauca). Es una organización que congrega a los pueblos indígenas misaks, masas y pijaos, de ocho departamentos, y que llegaron el miércoles para acompañar la minga indígena que estaba en Bogotá. Ese día participaron en las protestas del paro nacional y se quedaron en el Palacio de los Deportes.

Según la Secretaría de Gobierno, el grupo salió ayer del Palacio rumbo a sus territorios, pero antes decidieron protestar en el aeropuerto. Ante ello, un grupo de convivencia ciudadana los acompañó para impedir que se detuviera la operación dentro de El Dorado. Aunque planearon una marcha antes de subir de nuevo a las chivas, la Policía acordonó la zona y lo impidió.

Ante la toma, el viceministro del Interior, Carlos Baena, lo consideró como un acto sin justificación, en especial porque con esta comunidad, dijo, han sostenido diálogos y acuerdos que sí les han cumplido. “Estuve 15 días dialogando con ellos. Como ministerio y como gobierno acordamos hacer unas investigaciones sobre una pirámide que hay en el cerro donde tumbaron la estatua de Belalcázar. Este viernes teníamos reunión”.

Y agregó que el Ministerio de Agricultura acordó darles $7.000 millones para comprar tierras y $1.000 millones para semillas. “¿Y dicen que no les hemos cumplido? Les hago un llamado a la sensatez. Esto que hicieron no tiene justificación. No tiene justificación”.

A la pregunta de por qué el presidente Iván Duque no se reunió con la minga, Baena reiteró: “El Gobierno siempre ha dado la cara. Los ministros somos los que tenemos esa tarea. Al presidente no lo pueden obligar a sentarse a negociar a la fuerza”, concluyó.

Finalmente, sobre las 5:30 de la tarde, los indígenas dejaron las instalaciones, pero permanecieron en las vías de acceso. Pasadas las 7:00 de la noche protagonizaron una marcha en las inmediaciones, que estuvo fuertemente custodiada por la Policía, con lo que se puso fin a la toma de los misaks a El Dorado.

Síguenos en Google Noticias