28 Oct 2019 - 11:00 a. m.

Miguel Uribe Turbay, con maquinaria pero sin votos

A pesar de contar con el apoyo partidista más fuerte de la contienda, el candidato del uribismo fue el gran perdedor de la jornada.

-Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

El uribismo perdió en Bogotá. La maquinaria de los partidos tradicionales y religiosos no le alcanzó a Miguel Uribe Turbay en esta ocasión. El exsecretario de Gobierno de Enrique Peñalosa, consiguió 426.982 votos (13,56%), ubicándose como el gran perdedor de la jornada.

Un duelo por mantener la frente en alto fue lo que se vivió en la sede de la campaña de Uribe Turbay. Desde las cuatro de la tarde, los asistentes llegaron a la Casa Dan Cartlon, en el norte de Bogotá, donde se conocieron los resultados de los boletines parciales con más angustia que esperanza.

A pesar de que Uribe contaba con el respaldo cristiano, el partido MIRA no llegó al encuentro, tampoco lo hizo Colombia Justa Libres. Además, si algún representante del Conservador o del Centro Democrático estaba presente, no alzaron la bandera de ninguno de los dos partidos. Al auditorio sí llegó el Liberal y Cambio Radical, representados por los candidatos al Concejo, Angelo Gravier y María Andrea Nieto, respectivamente.

Después del boletín número 19, que ya daba a Claudia López como nueva alcaldesa de la capital, los organizadores del evento dejaron de transmitir los resultados y optaron por reproducir videos de la campaña de Miguel Uribe Turbay, también de su madre, Diana Turbay y su abuela, Nidia Quintero.

Miguel Uribe llegó al recinto en compañía de María Claudia Tarazona, su esposa y María Carolina Hoyos, su hermana. En su discurso, invitó a Claudia López para que "asuma la responsabilidad de continuar con lo que hicimos, uno gana para un sector, pero gobierna para todos". Uribe se despidió y se prometió a “seguir defendiendo la seguridad en Bogotá, en especial para evitar el consumo de drogas”, acto seguido los asistentes aplaudieron y la mayoría de ellos abandonaron el lugar.

Una ficha clave durante la campaña de Uribe fue María Andrea Nieto, quien afirmó que “el movimiento «Avancemos» tiene un futuro inmenso. Estaremos haciendo una veeduría muy minuciosa en la responsabilidad del nuevo gobierno distrital”.

El fin de la jornada electoral confirmó que en Bogotá es imposible predecir bajo cálculos electorales y religiosos. Según Nadia Pérez Guevara, docente de Ciencia Política en la Universidad Pontificia Universidad, “fue interesante que él (Miguel Uribe) hiciera alianzas de frente con las iglesias cristianas. Sí, el voto cristiano es disciplinado, pero no resulta ser suficiente y menos en Bogotá, con un electorado que es de opinión y en gran parte, independiente”.  

Lo que han demostrado los últimos sufragios es que en Bogotá el uribismo no tiene buena acogida. Para los comicios de 2015, Francisco Santos, la ficha del Centro Democrático, también ocupó el cuarto lugar (con 327.598 votos). Además, en las pasadas elecciones presidenciales, en la capital del país, Iván Duque no ganó ni en primera ni  segunda vuelta. Los votantes capitalinos, desde hace más de una década, están castigando a los partidos políticos tradicionales y confirman que, las alianzas progresistas son cada vez más fuertes. 


Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

 

Comparte: