Ad
12 Apr 2021 - 2:00 p. m.

“No pudo ser que la hubieran tirado” de un vehículo: testigo que auxilió a Ana María Castro

El relato de un motociclista, que vio a la joven cuando estaba herida la madrugada del 5 de marzo de 2020, resulta relevante a la luz de la acusación que la Fiscalía hizo contra Paul Naranjo y Julián Ortegón, acusados de la muerte de la joven. Dice no haber visto al testigo estrella de la Fiscalía en el sitio.
La Fiscalía acusa a Paul Naranjo y Julián Ortegón por feminicidio.
La Fiscalía acusa a Paul Naranjo y Julián Ortegón por feminicidio.
Foto: Cortesía

El ingeniero biomédico Alexander Forero estuvo presente cuando Ana María Castro Romero, de 21 años, yacía en el asfalto de la Calle 80, luego de un suceso que deberá ser esclarecido por la justicia. Su testimonio, que solo ha entregado a medios de comunicación, es coherente, detallado y está respaldado por los videos de una cámara de seguridad de la zona (revelados por el programa Séptimo Día de Caracol Televisión).

No obstante, Forero no fue tenido en cuenta por la Fiscalía en este proceso penal, tal vez porque la descripción que hace de los hechos de esa madrugada van en contravía de la tesis de que a la joven la arrojaron de una camioneta en movimiento, argumentada en el escrito de acusación contra Julián Ortegón y Paul Naranjo. Y un dato adicional: contrario a lo que dice el testigo estrella de la Fiscalía, Forero dice que no lo vio en el sitio de los hechos.

En diálogo con El Espectador, este hombre comparó la hipótesis del ente acusador y lo que él observó aquel 5 de marzo del año pasado. A pesar de esto, dice que no quiere defender a ninguno de los implicados.

Lea: Ana María Castro: los huecos en el relato del “testigo estrella” de la Fiscalía

¿Por qué transitaba por ese lugar aquella madrugada?

Mi vivienda queda cerca al Portal de la Calle 80. Esa es la ruta que frecuento todos los días. Los horarios de trabajo varían dependiendo de lo que tenga que hacer. Esa noche salí tarde, es un horario normal para mí y los que me conocen saben que muchas veces salgo a las 3 a.m. Ese día salí como a la 1 a.m. y transitaba por la Calle 80, pasando el puente de la Carrera 68. No vi que hubiera nadie en la vía, pero luego se atravesó una persona en la mitad de la calle que, hoy sé, era Mateo Reyes.

¿Por cuál carril de la calle iba usted y en qué momento se percató de que Mateo estaba ahí?

Venía por el carril central y vi que Mateo se empezó a atravesar en la calle pidiendo ayuda. Lógicamente, en ese momento no pensé eso, sino que el tipo había salido de la nada para atracarme. Como se atravesó casi hasta la mitad, lo esquivé para pasarle por el lado.

¿A qué distancia vio que salió del andén?

Antes del sitio donde estaba Ana María, hay un semáforo donde queda un almacén Alfa. Desde ese semáforo me empecé a dar cuenta de que había alguien. Eso son como 50 metros, más o menos.

¿Qué observó? ¿Vio a Mateo y a Ana María?

Yo vi a Ana María a mi derecha cuando esquivé a Mateo. Cuando la vi reaccioné y decidí parar unos metros adelante para poder reportar el incidente, pues alcancé a ver la sangre que estaba botando. Pensé: “definitivamente es un accidente” y paré unos 50 metros adelante para llamar a reportar lo que había visto.

¿Cómo era la iluminación de la Calle 80 esa madrugada?

La iluminación no era muy buena, pero estaba la de TransMilenio y como en esa parte hay un parque, no se veía muy claro y era un poco tenue.

Cuando esquivó a Mateo y vio a Ana María, ¿en ese momento observó a alguien más en moto, en carro o a pie delante o detrás suyo?

No, en ese momento estaba solo yo. Trato de acordarme bien, de pronto si logro recordar algo más, pero no. En ese momento iba absolutamente solo. De hecho, pensé que era un atraco, porque la calle estaba sola. Sí alcancé a ver carros a lo lejos, por los stops que se alcanzan a ver, pero hasta ahí. Venía solo, paré a hacer la llamada, miraba para atrás y no venía nadie. Cuando vi que los carros empezaron a parar, me devolví en la moto, como se ve en los videos que se han publicado.

Cuando usted regresó al lugar donde estaba Ana María herida y Mateo pidiendo ayuda, ¿pudo ver de cerca en qué condiciones estaba ella?

Yo estuve al frente de ella. Incluso cuando me bajé a preguntarle a Mateo, la vi completamente y escuché lo que decía él.

¿Puede describir en qué condición estaba ella, su rostro, su cabello y la ropa que vestía?

Recuerdo que estaba sangrando, tenía sangre que salía de su nariz y de su boca, pero no era una escena de cuando estrellan a alguien o de la versión que hay de que la tiraron, porque ella no estaba tan retorcida, por decirlo de alguna manera, sino que más bien estaba tratando de respirar y de balbucear.

¿Pudo observar algo más, fuera de lo normal, en ella?

Algo que fuera notorio, no. La luz no me daba para detallar tanto, pero no recuerdo haber visto algún morado en alguna parte. Pienso que esos morados se forman tiempo después, pero en ese momento no recuerdo haber visto alguna cosa así.

Le puede interesar: Caso Ana María Castro: ratifican cárcel para Paul Naranjo y la Fiscalía tiene lista la acusación

¿Recuerda cómo estaba su ropa?

No tenía ningún raspón, eso sí lo tengo muy claro, porque saqué mi conclusión esa noche y la saqué fue de acuerdo con eso: a que no le vi raspones, a que no le vi la ropa dañada y a que su cabello no estaba alborotado.

¿Cómo observó a Mateo Reyes esa madrugada?

Él estaba bastante asustado y muy tomado. No se podía tener muy bien, incluso se le botaba a los carros sin pensarlo mucho y caminaba bastante torcido. La versión de él nunca me cuadró, en la que dijo: “yo vi que la botaron y después me bajé de otro carro”.

¿Le sorprendió que no lo tuvieran en cuenta como testigo en el proceso judicial que hoy avanza por este caso?

Uno trata de confiar en la justicia de Colombia, pero queda la duda de en qué se basaron para no haberlo hecho. Obviamente, yo no quiero defender a ninguno de los implicados, a mí me interesa es que en el caso de Ana María se haga justicia. Pero queda uno extrañado, pues realmente creo que soy la única persona que da testimonio y da la cara, incluso a medios, arriesgándome por los métodos que se manejan en este país. Pero lo hice, en parte, porque están los videos que me respaldan, esos no mienten. Hasta donde tengo entendido no hay nadie más que se vea en esos videos, entonces que no me tengan en cuenta, genera algunas dudas. Tristemente no alcancé a ver qué pasó con la camioneta, porque pasé un minuto después de que se fuera. Pienso que por ese espacio de tiempo la Fiscalía no tiene en cuenta mi testimonio, pero todo queda en manos de la justicia.

La Fiscalía dice que la arrojaron de un vehículo en movimiento…

Creo que se sostienen en esa versión aun cuando hay videos que comprueban que no hay manera de que la hayan tirado a una velocidad desde un carro, porque el cuerpo de Ana María está justo donde paró la camioneta. No es probable que esa versión sea así y más con los videos que soportan lo demás. No culpo a alguno de los jóvenes implicados, pero sí saqué mis conclusiones y fue que seguramente la habían empujado del andén por la forma en la que estaba el cuerpo (la cabeza hacia la calle y los pies hacia el andén). Por eso decidí quedarme, para esperar a la Policía y decir lo que vi desde un principio. Es extraño que a Mateo no lo hubiesen vinculado a la investigación, aunque la forma de actuar de los otros dos no es la de personas inocentes. Es complicado llegar a culpar a alguien.

Lea también: Fiscalía llamó a juicio a Paul Naranjo y Julián Ortegón en caso Ana María Castro

El testigo Daniel Vega dice que estaba a 30 metros de donde, según él, arrojaron a Ana María de la camioneta, ¿vio usted algún carro esa madrugada que pudiera haber sido él?

Si uno escucha esa versión, hasta puede meterse en la película y decir que ella venía peleando con el conductor, forcejeando y por eso la camioneta hizo una maniobra. Pero cuando uno encuentra el video, que es la evidencia de todo, esa versión no cuadra. Uno ve que la camioneta arranca despacio y normal. La única forma en la que el cuerpo hubiera podido quedar como yo lo vi es, uno, que la hubieran empujado desde el andén o, dos, que la hubiera golpeado el carro y eso le causara los golpes. Ella quedó casi atravesada en todo el carril derecho y en los videos se ve que la camioneta para en ese lugar, entonces no pudo ser que la hubieran tirado. Para que la hubieran arrojado tenía que haber estado en el carril del medio y la camioneta no iba por ese carril. El que más debe saber realmente qué pasó es Mateo.

¿Por qué se ha animado a hablar sobre lo que vio esa madrugada?

Porque ella estaba con un grupo de amigos cuando le pasó eso y fue inevitable pensar en la mamá de uno, en la hermana, en la novia o en cualquier amiga. Pensé en mis seres queridos y a mí me gustaría que si algún día, Dios no lo quiera, llegara a pasar algo así con un ser querido mío, hubiera una persona que diera la cara y dijera las cosas que vio.

¿Estaría dispuesto a dar este testimonio ante la justicia?

Claro que sí. Estuve hablando con mi familia al respecto, porque ser testigo en este país no es nada fácil, no se sabe a quién se está enfrentando uno realmente, pero yo también tengo familiares, entonces pienso que lo haría sin pensarlo.

¿Se ha sentido tranquilo al hablar públicamente sobre esto?

He estado tranquilo, sé que lo que estoy diciendo es completamente real y que hay videos que me respaldan.

Recibe alertas desde Google News