Bogotá

6 Dec 2020 - 1:58 a. m.

Nubia e hijos, youtubers campesinos

Ante la falta de un espacio que visibilice y ayude al campesinado colombiano, esta familia decidió emprender su propio proyecto digital.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista

Nubia Rocío Gaona es una mujer que como muchas otras en Colombia madruga cada día para conseguir el sustento de su hogar. Tiene que caminar casi tres horas, en medio de una serpenteada vía veredal, para cumplir con su trabajo de aseadora en el colegio departamental de Chipaque (Cundinamarca). La opción de contratar transporte es tentadora, pero prefiere ahorrar esos $20.000 que le cobran por trayecto para invertirlos en sus hijos.

Sin embargo, esta semana emprendió la última de sus largas caminatas, pues la idea creativa de su hijo, Arley Gaona, resultó convirtiendo a la familia en creadores de contenido en Youtube, alcanzando más de 650 mil suscriptores en tan solo siete meses, además de la oportunidad de firmar contratos con varias empresas que los han considerado influenciadores. La vida les cambió de un momento a otro, sacándoles risas, ya que les parece extraño que en el pueblo ahora les digan “los youtubers”.

Cómo sembrar aguacates en casa, los beneficios de la sábila y los provechos que se le pueden sacar a la cáscara de huevo son parte de las temáticas de los más de 30 videos que han publicado. En todos, la idea es resaltar la importancia del campesinado colombiano, amén de promover el cuidado del medio ambiente.

Nubia, Arley y Jaime Ramírez Gaona, el más pequeño, pero también el más carismático de la familia, nos recibieron de madrugada en su hogar, el cual es además su set de grabación. Ya a esa hora la familia está activa, alimentando las gallinas, limpiando el excremento del ganado y preparando el desayuno. Con el sonido de fondo de un río y el frío de la mañana, se dispusieron a contar su historia, la cual, como la de muchos, ha tenido altibajos.

Ella arranca su relato con lo que en la escena parece evidente: la ausencia de su esposo, quien falleció hace aproximadamente dos años a causa de una enfermedad. En vida, su fuerza de trabajo representaba el sostenimiento del hogar, pero con su partida a Nubia le correspondió asumir esa responsabilidad. Con el luto a cuestas tuvo que salir a buscar trabajo, en medio de un escenario donde las oportunidades son escasas para las mujeres. Algunas veces la invitaban para abonar la tierra, otras para fumigar los campos y recoger tomates y uchuvas. Las ofertas no eran tantas, por lo que en promedio laboraba dos días a la semana. Con eso tenían que sostenerse, llegando al punto de no tener para comer en algunas ocasiones.

El comienzo de año estuvo cargado de retos, pues los ahorros no le alcanzaron para comprarles a sus hijos los útiles y uniformes escolares. “Cualquier persona me regalaba algo. Ahí fui completando lo del estudio”, comenta. Pero, como dicen, después de la tormenta llega la calma. Si bien 2020 ha sido un año complejo para millones, Nubia y sus hijos no se quejan, ya que los primeros meses consiguió el trabajo de aseadora, lo cual garantizó una estabilidad económica. Ahora le llega la oportunidad de trabajar generando contenido en redes sociales, lo cual también le permite compartir más tiempo con su familia.

Es con los ingresos que ha obtenido este año que pudo comprarles a sus hijos unas camas, armarios y un computador. No obstante, de la publicidad que ha generado en Youtube no ha sacado un solo peso. Todavía espera que las visitas aumenten esa cuenta, hasta que llegue el punto de tener el dinero suficiente para comprar la finca en la que vive, que es la misma en la que vio nacer, crió y espera desarrollar un proyecto de vida de la mano de sus hijos.

Es en este punto que Arley aprovecha para hacer una pausa y contar cómo se le ocurrió la idea de crear un canal. Resulta que, en 2019, perdió el año por no poder hacer las tareas, a falta de internet. Decidido, trabajó los siguientes meses para pagar los $150.000 que cobra la compañía de telecomunicaciones para hacer la instalación en su vereda. El trato que hizo con su mamá fue que él asumía ese costo, siempre y cuando ella pagara las mensualidades. Y así fue. Navegando se topó con Youtube y comenzó a explorarlo con la esperanza de encontrar un canal que visibilizara el campo y ayudara al campesino, pero no lo encontró.

Esa fue la necesidad que lo llevó a emprender este proyecto digital. Para realizarlo, pidió la ayuda de sus vecinos de enfrente, Sigifredo Moreno y Juliana Zapata, una joven pareja de esposos que durante estos meses les han colaborado, él con las relaciones (pues han venido periodistas de diversas partes del mundo a entrevistarlos) y ella con la grabación y edición de los videos.

Para la primera producción se les fue todo el día dialogando el tema y grabando. Hoy están más organizados, ya que tienen un grupo en Whatsapp donde van anotando las ideas que se les ocurren y hasta le han cogido práctica, pues ya no se demoran las dos horas que antes se tardaban en una grabación.

Pero, en medio de esa dicha, hace unas semanas llegó otra pérdida que volvió a enlutar a la familia: la muerte de Luna, su mascota, que también era protagonista en el canal. Creen que fue envenenada, ya que últimamente se están metiendo a las fincas para robarse el ganado, y la manera de hacerlo ha consistido en matar a los perros, para que no alerten su presencia. “Aunque Luna no esté aquí, ella está acompañándonos desde el cielo”, dice ahora Jaime, a modo de homenaje, cada vez que comienzan un video.

Lo anterior es una prueba más que ha demostrado el valor que tienen para afrontar los retos como familia. Dicen que la fama no los ha cambiado, que su esencia sigue siendo la misma y que, a pesar del dolor que tienen en sus corazones, son capaces de sacar muchas sonrisas a los millones de personas que los han visto a través de una pantalla.

Ya con el sol alumbrando las montañas, la familia termina su relato. Siguen soñando, pues mediante su influencia han logrado que más de 40 familias campesinas puedan comercializar productos sin la necesidad de intermediarios. Jaime espera con ansias que llegue 2021, pues su nueva agenda le permitirá viajar por primera vez en avión. Nubia ansía el momento en el que pueda comprar la finca y Arley sigue con la esperanza de que el canal continúe posicionándose para así llevar al mundo el mensaje de la importancia del campesinado colombiano.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X