7 Jun 2020 - 8:11 p. m.

Ofrecen albergues temporales a migrantes que duermen en las calles del norte de Bogotá

Son cerca de 500 los ciudadanos venezolanos que pernoctan en inmediaciones de la Terminal de Transporte del norte de Bogotá. Ante la imposibilidad de trasladarse hasta su país, los migrantes aguardan en el corredor central de la Autopista Norte con calle 195 por una solución que les permita continuar el camino hasta su tierra natal, pero entre tanto duermen a la intemperie, solo protegidos por los plásticos que recubren sus improvisados cambuches y con escasas medidas sanitarias para prevenir el contagio del coronavirus.

Allí, los migrantes extienden trapos rojos para pedir ayuda a las personas que viajan en los vehículos que pasan a lado y lado del corredor en el que se asentaron. El Distrito, mediante la Secretaría de Integración Social, hizo presencia en el lugar y ofreció sus servicios para atender al grupo de casi medio millar de personas, en el que hay incluso menores de edad y niños de brazos.

Integración Social, articulada con entidades como ACNUR y OIM, ofreció a los migrantes la posibilidad de trasladarse a albergues transitorios, donde hay espacios mucho más cómodos y aptos para descansar, mientras se resuelve su situación migratoria que se deriva del cierre de fronteras como consecuencia de la pandemia. Asimismo, la entidad distrital aseguró que sus funcionarios hacen visitas constantes al lugar para reforzar la oferta a las madres gestantes y a las mujeres con niños pequeños.

Miguel Barriga, director territorial de la Secretaría de Integración Social, aseguró que no es una situación fácil puesto que los migrantes quieren retornar, pero aún no es posible. Todo se complica más al permanecer hacinados y en un lugar no apto para el descanso.

“Las condiciones en la que se encuentran en este lugar no son apropiadas y hacen más vulnerables a los niños, niñas y personas mayores. Por eso hemos reiterado nuestra invitación a que aprovechen nuestros servicios de alojamiento temporal y las opciones que tenemos con el apoyo de la cooperación internacional. Estamos prestos a apoyar a estas familias mientras se resuelve su situación de retorno voluntario”, destacó el funcionario.

Por su parte, la subdirectora local de integración social de Usaquén, Leydi Paola Meza, resaltó que también ofrecieron transferencias monetarias, gestionadas por medio de los organismos de cooperación internacional, pero no fueron aceptadas porque el anhelo de este grupo de personas es recolectar dinero para regresar a su país. “Ofrecimos la opción de apoyos económicos a través de transferencias, acciones que han sido rechazadas por la comunidad migrante, ya que reconocen la oferta de servicios, pero en su petición está recibir colaboración para su regreso al país venezolano”.

Este fin de semana, funcionarios de Integración Social llevaron a cabo una nueva jornada de acompañamiento en el lugar, en el que entregaron elementos básicos para prevenir el contagio del virus, como tapabocas y agua potable.

Por otro lado, la entidad anunció que también adelanta la atención de migrantes en otros puntos de la ciudad. Por ejemplo, en el Centro de Atención al Migrante, ubicado en la localidad de Teusaquillo, están brindando asesoría psicosocial y jurídica a las personas que acuden al lugar.

También, en el SuperCADE Social, ubicado en la Terminal de Transporte de El Salitre, los migrantes reciben asesoría por parte de varias entidades del Distrito y de organismos de cooperación internacional. Otro servicio disponible es el Centro Abrazar, que funciona con un esquema de jardín infantil, en el que permanecen menores de edad mientras sus padres realizan sus actividades de sustento diario. Por último, está el Centro de Acogida La Maloka, donde los beneficiarios reciben alimentación y descanso.

Temas relacionados

Bogotánoticias de Bogotá
Comparte: