Publicidad

Opinión: ¿fue la Ley 100 una receta neoliberal?

Señalar que la ley 100 de 1993 introdujo el mercado en los servicios de salud en Colombia convirtiéndola en una mercancía, desconoce la historia de este sector e ignora los principios básicos de la economía que la catalogan como un mercado imperfecto que debe ser regulado para evitar inequidades.

Luis Gonzalo Morales Sánchez
26 de junio de 2023 - 07:00 p. m.
Imagen de referencia.
Imagen de referencia.
Foto: Óscar Pérez

Desde su aprobación en 1993 la Ley 100 ha sido calificada por sus detractores como una receta neoliberal que introdujo la lógica del mercado y convirtió la salud en una mercancía. Esta afirmación, utilizada por el actual gobierno para justificar su reforma bajo el eslogan “salud para la vida y no para el negocio”, tiene más de retórica política que de rigor científico.

Lea también: Opinión: Potencias de los hinchas de fútbol

La teoría económica clásica existente desde siglos atrás y clasifica la salud como un mercado atípico altamente imperfecto en el que, si se dejasen operar sin control las leyes del mercado, se producirían grandes inequidades, especialmente en contra de pacientes y de quienes financian los servicios, lo que hace un imperativo su regulación por el Estado.

La principal imperfección es conocida como la asimetría de información, que consiste en que el paciente quien en teoría compra el servicio, posee muchísima menos información de lo que va a recibir, que la que tiene el médico y el hospital quienes en teoría lo venden.

Es una relación desigual donde no es fácil definir con claridad quién compra los servicios, qué es lo que se compra y cómo por efecto de ello se podrían afectar la cantidad, calidad y precio del servicio, el nivel de bienestar del paciente, las finanzas familiares o las públicas.

Solo hasta el siglo XX y prácticamente desde que se tiene conocimiento de la humanidad, la salud ha sido considerada un bien al servicio de un exclusivo mercado privado que por sus elevados costos era un privilegio de nobles y ricos.

Su ejercicio se ha intentado regular con códigos de conducta como el de Hammurabi (año 1.750 A.C.) y luego el de Hipócrates (año 500 AC), que imponían límites al médico para evitar que actuara en contra de sus pacientes y de la sociedad.

Podría interesarle: Opinión: El nubarrón que amenaza la región Bogotá-Cundinamarca

En el siglo XVIII cuando los hospitales pasaron a ser controlados por los médicos, la salud adquirió un carácter más social que individual, aun así, lejos del alcance para la mayoría de la población. A partir de ahí adquiere mayor fuerza el mercado de medicamentos e insumos para atender la enfermedad, descrito desde el año 129 D.C. con Galeno, médico y filósofo considerado el padre de la farmacia moderna.

La ley 100 de 1993 no introduce el mercado en la salud y menos la convierte en una mercancía. Lo que hace es reconocer la existencia de un mercado altamente imperfecto caracterizado por unos fallos que deben ser corregidos. Esto con la finalidad de establecer una relación más equilibrada entre intereses privados y el interés general de la sociedad, para disminuir las posibilidades de que algún actor saque provecho que afecte a otro, en especial en contra de pacientes y Estado quien financia los servicios.

Afirmar que la Ley 100 de 1993 es una reforma promercado, carece de todo rigor académico que desconoce los principios básicos de la teoría económica y la historia de este sector.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá de El Espectador.

Temas recomendados:

 

Pedro Juan Aristizábal Hoyos(86870)28 de junio de 2023 - 02:47 p. m.
El columnista defiende lo indefendible. Que esto ha quedado en manos del mercado es una verdad innegable. Por eso está Stiglitz y tantos economistas neokeynesianos como los del gobierno actual de Colombia
Sebastián Velásquez(26455)26 de junio de 2023 - 09:39 p. m.
Sin argumentos y mal escrito.
William(41808)26 de junio de 2023 - 07:51 p. m.
Si bien es cierto que la principal imperfección concerniente a la Salud es la asimetría de información paciente vs vendedor, es falso que el médico sea un vendedor. Este solo es un operario a quien las EPS que lo contratan le compran sus servicios, pero explotándolo, ya que su trabajo les produce sustanciosa Plusvalía . Es decir tanto pacientes como médicos tributan ganancias a las EPS, que no son ningunas empresas prestadoras, sino vendedoras de salud, y en un contexto neoliberal.
Franklin(26144)26 de junio de 2023 - 07:13 p. m.
Al final no hay argumentacion que respalde su opinión
  • Paul(89130)26 de junio de 2023 - 07:35 p. m.
    Así es.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar