25 Oct 2018 - 2:59 a. m.

Ordenan arresto por tres días contra el gerente de Aguas de Bogotá

Por desacatar parte de una tutela, en la que se ordenaba pagar a un empleado de la empresa distrital que fue reintegrado los salarios del tiempo en que no tuvo trabajo, Juan Manuel García también deberá pagar una multa de cinco salarios mínimos.

-Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

Cortesía
Cortesía

Un juzgado Penal Municipal con funciones de conocimiento de Bogotá ordenó el arresto por tres días y el pago de una multa de cinco salarios mensuales al gerente de Aguas de Bogotá, Juan Manuel García, por el desacato de un fallo de tutela a favor de un funcionario de la empresa que fue reintegrado a su cargo. 

El fallo determinaba que el trabajador Víctor Manuel García debía ser reintegrado, pero además Aguas de Bogotá tenía que pagarle los salarios que dejó de recibir el tiempo en que estuvo sin trabajo, es decir, entre febrero y mayo de este año, pero a la fecha esto no ha ocurrido, por lo que se ordenó la sanción. 

Así mismo, el juez compulsó copias a la Fiscalía, al considerar que se pudo haber incurrido en el delito de fraude a resolución judicial, y a la Procuraduría con el fin de que inicie una investigación disciplinaria por las omisiones que se cometieron en el cumplimiento del fallo de tutela. 

Esta no sería la única acción en contra de Aguas de Bogotá con similares características. De acuerdo con la concejal Xinia Navarro (Polo Democrático), en los próximos días se conocerían decisiones sobre casos en similares condiciones. “De los 3700 trabajadores retirados, 500 fueron reubicados en empresas privadas que prestan los servicios de aseo y 60 han sido reintegrados. Es decir son más de 2.500 trabajadores están en la absoluta miseria, estigmatizados, nadie les da trabajo, muchos de ellos enfermos ante la mirada indolente del alcalde Enrique Peñalosa a quien le he solicitado una mesa de trabajo pero hace caso omiso a este tipo de solicitudes”.

La masiva despedida de trabajadores de Aguas de Bogotá se dio ante la implementación del nuevo esquema de aseo, licitación en la que no pudo participar la empresa distrital, a pesar de que había prestado el servicio de recolección de basuras al 52 % de la capital desde la anterior crisis de las basuras, en 2012. 

Desde el momento de conocerse la salida del proceso licitario de Aguas de Bogotá, por cuenta de la falta de pólizas, los empleados alertaron sobre al posible masacre laboral, por lo que el Distrito señaló que los nuevos operadores de aseo tendrían que recibirlos. Ante falta de garantías que señalaron los sindicatos de la empresa distrital, estos se negaron a entregar sus hojas de vida de los trabajadores y exigieron a los nuevos operadores recibirlos sin condiciones dado que la mayoría hacen parte de poblaciones vulnerables. 

Ante estas circunstancias, el 31 de enero de este año los trabajadores de Aguas de Bogotá entraron a paro, por lo que se desató una nueva crisis de las basuras en Bogotá y obligó al Distrito a adelantar la fecha de entrada en operación de algunos de los nuevos operadores. 

Tras estos hechos, Aguas de Bogotá no fue liquidada. En cambio continuó con la operación de la PTAR Salitre y un acueducto en La Calera, así como fue encargado de la limpieza de caños y el mantenimiento de los humedales de la ciudad. En medio de este proceso, en respuesta a diferentes acciones de tutela tuvieron que ser reintegrados 60 trabajadores, en su mayoría en áreas administrativas. 

Síguenos en Google Noticias