5 Aug 2020 - 10:00 p. m.

Pese al impacto del COVID-19, en Bogotá continúa el apetito por la vivienda nueva

Durante el primer semestre de 2020, y en medio de un complicado panorama económico, las ventas de viviendas en Bogotá cayeron solo un 2,5 % si se compara con la actividad registrada en el mismo periodo del año pasado. El panorama en lanzamientos e iniciaciones no es tan favorable.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista

El COVID-19 ha significado un duro golpe en la economía. Para el sector de la construcción, por ejemplo, se tradujo en la suspensión de su operación, durante varios meses, producto de la cuarentena. Aún con la reactivación (la cual, actualmente reúne más de 8.200 empresas reactivadas de esta industria, con cerca de 120.500 personas que han retornado a sus labores) la productividad no es la misma, pues la aplicación de los protocolos, los cuales consideran necesarios, dificultan las operaciones.

Este miércoles, la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), en su seccional Bogotá - Cundinamarca, presentó los resultados de la actividad edificadora registrados durante el primer semestre de 2020. Estos dan cuenta de una disminución en tres de los cuatro ejes que evalúa este sector, es decir, lanzamientos, iniciaciones, ventas y oferta. En el primero, con 13.118 lanzamientos, se evidencia una pérdida del 16,6 %; en el segundo, otra del 15 %, por sus 11.416 iniciaciones y, en el tercero una de 2,5 %, con 15.330 ventas. El único rubro que marcó un incremento fué oferta,con 25.768, lo que se traduce en un crecimiento del 15,8 % si se compara con lo consolidado en el mismo periodo de tiempo del año anterior.

Le puede interesar: ¿Hacia dónde va la construcción de vivienda en Colombia?

Para Alejandro Callejas, quien es el gerente de Camacol Bogotá - Cundinamarca, “Solo bajar 2,5 % nos da la idea de que de alguna forma el sector edificador comenzó a acomodarse. En abril, a pesar de que teníamos las salas de ventas cerradas, el volcamiento virtual de este sector dio sus frutos”. Para el directivo, esta cifra se traduce en que en la ciudad continúa un apetito representativo por el sector inmobiliario.

No obstante, el panorama sin COVID pudo haber sido significativamente mejor, pues la capital venía consolidando cifras históricas en esta materia. Durante el primer bimestre, por ejemplo, lanzamientos registró una variación del 47,6 % al alcanzar 6.198; iniciaciones un 73 %, por sus 6.091 y ventas llegó a una cifra sin precedentes de 9.334, con lo que consolidó un incremento del 89,9 % si se le compara con el mismo bimestre de 2019. Hay que decir que el último trimestre del año pasado la ciudad cerró con un crecimiento del 164 % en la comercialización de vivienda nueva.

Parte de las principales conclusiones que saca Camacol es que la vivienda social continúa siendo la gran protagonista en el mercado regional. En lanzamientos, la vivienda tipo VIS significó 7.520, mientras que la no VIS 5.598; en iniciaciones, 8.941 fueron para viviendas VIS, mientras que 2.475 para no VIS; en ventas, finalmente, 9.445 fueron VIS, mientras 5.885 fueron no VIS. De hecho, solo las viviendas VIS registraron variaciones positivas en iniciaciones (45,6 %) y ventas (7,5 %), la viviendas no VIS, por su parte, consolidaron caídas del 66,1 % y 15,3 %, respectivamente.

“La oferta de vivienda subsidiable de en Bogotá está aumentando y agrupa el 80 % de las unidades totales disponibles en el mercado”, detalló Camacol.

Solo en Bogotá, durante el primer semestre de 2020, se invirtieron $3,37 billones, mientras que en Cundinamarca, la inversión fue de $1,82 billones. El análisis que hace la cámara ante este apetito por la compra de vivienda se debe a variables como los subsidios gubernamentales,bajas tasas de interés, inflación controlada y tasa de cambio favorable, entre otros.

Camacol proyecta cerrar 2020 con caídas en comparación con 2019. Se proyectan 28.118 lanzamientos, lo que se traduciría en una reducción del 34 %; también se prevé un cierre con 22.216 iniciaciones, lo que sería una reducción del 19 % y unas 29.930 ventas, lo que sería una caída del 22 %.

Comparte: