10 Nov 2020 - 10:11 p. m.

“Policías dejaron que 20 muchachos se quemaran en estación de Soacha”: concejal de Bogotá

El concejal de Bogotá, Diego Cancino, denunció un hecho aterrador: supuestamente, uniformados de la estación de Policía de San Mateo, en Soacha, no ayudaron a los reclusos cuando se presentó un incendio. El caso dejó nueve muertos y 11 heridos. Esta es la historia. La Policía niega que se hubiera presentado negligencia de los uniformados.
Concejal pide celeridad en las investigaciones que se adelantan por el hecho.
Concejal pide celeridad en las investigaciones que se adelantan por el hecho.

Este martes, el concejal Diego Cancino (Alianza Verde), reveló una aterradora historia que ocurrió el 4 de septiembre, en el vecino municipio de Soacha (Cundinamarca). Tras un incendio, que se registró en la estación de Policía de San Mateo, nueve reclusos murieron y otros 11 resultaron heridos. La denuncia apunta a que el alto número de víctimas obedeció, al parecer, a la falta de ayuda de los uniformados. Ante esto, pidió investigaciones y resultados. No obstante, frente a la grave denuncia, el comandante de la Policía de Cundinamarca rechazó cualquier señalamiento de negligencia e indicó que las investigaciones para esclarecer los hechos están en investigación.

LEA: Motín y asonada en estación de Policía de Soacha deja 13 heridos

Según Cancino, la tragedia comenzó a las 2:00 p.m., cuando los internos, en su mayoría jóvenes, prendieron una cobija en señal de protesta, porque los uniformados no les habían permitido recibir visitas ese día. Al parecer, esto desató un incendio en la estación y pese a que, según aseguraron familiares, había 20 policías en la estación, no los ayudaron.

Las víctimas fatales de este hecho fueron Cristian Gilberto Rincón Caicedo, Juan David Rojas Ordóñez, Anderson Stiven Méndez, Óscar Alejandro Infante Galindo, Bernar Pinera Gaviria, Yeison Conte, Cristian Rincón, Óscar Galindo y un joven que no han podido identificar.

“Hablamos con varias mujeres, madres, hermanas, compañeras de algunos de los 9 muchachos que fallecieron a causa de las quemaduras de 1 y 2 grado en el 90% de sus cuerpos. Sus testimonios son desgarradores”, aseguró el concejal, al dar a conocer el hecho. Según los testimonios, los policías “no hicieron nada, los dejaron morir como perros, sin ninguna empatía”.

La madre de una de las víctimas asegura que las familias de los reclusos, que se encontraban fuera de la estación, comenzaron a pedirle a los policías que ayudaran a sus familiares. “Comenzamos a romper vidrios, quitamos las rejas, hubo familiares que entraron con extintores y apagaron el fuego, pero ya era demasiado tarde, porque los muchachos se quemaron”, dijo la mujer, quien agregó que los agentes “se quedaron con las manos cruzadas y dejaron que el incendio creciera”.

>>>Lea: Encuesta ciudadana arroja que el 83 % de los bogotanos quiere una reforma policial

Además, dicen los parientes, los reclusos ya venían mostrando su inconformidad con el trato que se les daba en el lugar, pues en varias ocasiones habrían manifestado que los golpeaban y los dejaban sin comer. Eso sumado al hacinamiento en el vivían, pues se acomodaban 20 reclusos por celda. “Había un extintor y ninguno fue capaz de cogerlo, había una manguera de agua que ni agua tenía y se la raparon a la mamá de uno de los muchachos. Nos echaron gas pimienta a los familiares que tratamos de romper las ventanas”, aseguraron los familiares.

Ese 4 de septiembre, uno de los muchachos murió, mientras que los otros 11 quedaron con quemaduras de primer y segundo grado, en el 90 % de cuerpo, las cuales varios murieron días después de la conflagración. En total, son nueve personas las que fallecieron, una, que estaba hospitalizada, ya se recuperó. Sin embargo, otro recluso sigue en el hospital, pues al parecer tendrán que amputarle la pierna.

El concejal, radicó un derecho de petición para saber más detalles del hecho, como el estado de salud de las otras personas que se encontraban en la estación ese día, pero no se lo han respondido. Después de dar a conocer los hechos, Cancino le pidió a la Procuraduría iniciar un proceso de vigilancia por las irregularidades denunciadas por los familiares en la estación de Policía. Adicionalmente pidió celeridad en las investigaciones. “Necesitamos que la Fiscalía presente de manera urgente los hallazgos de la investigación que adelanta desde hace dos meses”, dijo. Además, se instaló un oficio ante la Fiscalía para que se investigue qué fue lo que ocurrió ese día.

Frente a los hechos, el coronel César Ovidio Castro, comandante de la Policía de Cundinamarca, en entrevista con Blu Radio, relató que ese día se presentó una asonada de familiares, que querían que les permitieran la visita. Al tiempo, hubo un amotinamiento de los detenidos que encendieron una cobija y que el fuego se propagó rápidamente, afectando a los reclusos.

El oficial indicó que desde el día de los hechos él dio a conocer los hechos; que nunca ha ocultado información, y que en ningún momento hubo negligencia. “Actuamos de forma inmediata. Se sacaron los heridos y se trasladaron. Pusimos el caso a disposición de la Fiscalía, de la Justicia Penal Militar y se abrieron las investigaciones correspondientes”, insistió el coronel.

Comparte: