Publicidad
17 Nov 2020 - 2:00 a. m.

¿Por qué quiere ser contralor de Bogotá 2020?

El Concejo entrevistará a los tres que aspiran a ser nuevo jefe del ente de control fiscal. Recuperar la confianza, hacerla más efectiva y empoderar a los ciudadanos, algunas de las propuestas.
Alexánder Marín Correa

Alexánder Marín Correa

Editor de la sección Bogotá. Experiencia en periodismo de datos, judicial e investigación.
Andrés Castro Franco, Héctor Julio Garzón Vivas y Carlos Enrique Campillo Parra conforma la terna para elegir al nuevo contralor de Bogotá 2020.
Andrés Castro Franco, Héctor Julio Garzón Vivas y Carlos Enrique Campillo Parra conforma la terna para elegir al nuevo contralor de Bogotá 2020.
Foto: Cortesía

Hoy es el día definitivo en el proceso de elección del contralor distrital. Luego de los retrasos por cuenta de la pandemia y los errores descubiertos en la calificación de los aspirantes, finalmente el Concejo entrevistará a Andrés Castro Franco, Héctor Julio Garzón Vivas y Carlos Enrique Campillo Parra, quienes se impusieron a 43 candidatos, luego de consolidar las mejores calificaciones en la prueba de conocimiento y en la evaluación de su formación, experiencia profesional, experiencia docente y la producción de obras fiscales.

Cada uno tendrá treinta minutos para exponer por qué merece y debe ser el nuevo jefe del ente de control fiscal. No obstante, los tres ya tuvieron la oportunidad de dar a conocer en privado sus iniciativas a los concejales. Si no se presenta un nuevo contratiempo, mañana se debe conocer el nombre del nuevo contralor. Vale recordar que quien resulte electo estará al frente de la entidad hasta el 28 de febrero de 2022, ya que el periodo es institucional y, por cuenta de los retrasos, se perdió casi todo 2020.

Este cargo es de vital importancia para la ciudad, en especial porque quien quede al frente de la Contraloría tendrá la misión de vigilar la inversión de cada centavo que se ejecute en la capital. Y las que vienen implicarán un reto mayúsculo: el metro, troncales de Transmilenio, la PTAR Tunjuelo Canoas, el corredor verde de la séptima, colegios, hospitales..., en fin, una lista que suma billones. Solo el próximo año, según el proyecto de presupuesto que radicó la administración de Claudia López, se ejecutarán $24 billones, casi $3 billones más del que se aprobó para este año.

Los ternados

De la terna, el mejor calificado en el puntaje global fue Andrés Castro Franco, quien ocupó el tercer lugar en la prueba de conocimiento, y pese a que de los tres es el que tiene la calificación más baja en formación profesional y actividad docente, la experiencia profesional y la producción en el ámbito fiscal lo llevaron a ser el mejor posicionado.

Este natural de Pereira (Risaralda) es abogado y profesional en ciencias políticas, con especialización en instituciones jurídico-procesales y maestría en derecho procesal penal. Fue contralor auxiliar de Juan Carlos Granados, cargo al que llegó tras perder en su aspiración por ser personero de Bogotá en 2015. Además, ha laborado en el Fondo de Estupefacientes, la Cámara de Representantes, la Personería de Bogotá y el Ministerio de Justicia. Además, es jefe de control interno en la Auditoría General de la Nación.

El segundo fue Héctor Julio Garzón Vivas. Aunque ocupó el puesto 24 en la prueba de conocimiento, de los 43 que clasificaron, en el resto de los elementos sometidos a evaluación obtuvo mejores puntajes, razón que lo llevaron a superar al resto de candidatos.

Es bogotano, economista y cuenta con especialización en gerencia de procesos, maestría en economía y máster en administración de empresas. Ha tenido experiencia profesional en entidades públicas como el Departamento Nacional de Planeación, la Procuraduría y la Agencia Nacional de Hidrocarburos. En 2016 aspiró también al cargo de contralor y, recientemente, a ser alcalde de la localidad de Los Mártires.

El grupo lo completa Carlos Enrique Campillo Parra, quien tuvo que pelear para que le reconocieran su tercer lugar en el concurso. Ocupó el puesto 18 en la prueba de conocimiento, pero ascendió en el escalafón gracias a sus libros. Es oriundo de Valle del Cauca, abogado y doctor en derecho, el único en la terna. Cuenta con especialización en derecho comercial y una maestría en derecho penal. Se postuló para el cargo de Contralor General en 2018.

En su perfil público se presenta como un profesional con amplia experiencia en administración pública, control fiscal, acciones constitucionales, contratación pública y privada, y asesoría en conformación y funcionamiento de sociedades mercantiles. En lo político, se le vincula con el partido Conservador. Ha sido docente y es autor del libro Poderes del ciudadano Frente al Estado, Celebración de Contratos Estatales y Es Mejor Creer en Dios.

El Espectador habló con los tres aspirantes y estas son las razones que dan de por qué quieren ser el nuevo contralor de Bogotá.

Las preguntas

El Espectador les preguntó a los candidatos por qué deben ser el nuevo jefe del ente de control fiscal de Bogotá.

  1. ¿Cuál es su trayectoria?
  2. ¿Por qué quiere ser contralor?
  3. ¿Cuál es su opinión sobre la actual administración?
  4. ¿Qué piensa de la Contraloría Distrital? ¿Qué se debe mejorar?
  5. Se vienen grandes inversiones en la ciudad ¿Cómo garantizar una ejecución transparente?
  6. ¿Cómo hará para recuperar la confianza de los ciudadanos en la Contraloría, que han visto salir a los últimos contralores en medio de escándalos?

“Cada peso cuenta en el bienestar de los bogotanos”: Andrés Castro Franco

1. Soy abogado de la Universidad Nacional y politólogo de la Pontificia Universidad Javeriana. Cuento con una especialización en instituciones jurídico-procesales y una maestría en derecho procesal penal y curso una maestría en derecho disciplinario. Soy docente universitario desde hace 17 años, particularmente en áreas relacionadas con el derecho constitucional, la ética y la sostenibilidad. En cerca de 20 años de experiencia laboral me he desempeñado en cargos relacionados con gestión administrativa, vigilancia y control a la gestión fiscal, la protección de derechos fundamentales de los ciudadanos y la veeduría sobre las políticas públicas sociales. He sido contralor auxiliar de Bogotá, asesor del despacho del ministro de Justicia y personero delegado en la Personería de Bogotá, entre otros. Trabajo en la Auditoría General de la República.

2. Considero que tengo el conocimiento, la capacidad y la experiencia para liderar la institución que vigila la ejecución de los recursos públicos del Distrito Capital y, más aun, en estos momentos donde cada peso cuenta en el bienestar de los bogotanos.

3. No tengo relación con la actual administración. Hace dos años me retiré de la entidad. No tengo una opinión consolidada de esta, lo que me ayuda a no tener prejuicios al respecto.

4. Que es una entidad estratégica para realizar el seguimiento al cumplimiento del Plan de Desarrollo, las apuestas de inversión y el gasto público de la ciudad. Hay que mejorar la confianza de la ciudadanía en la entidad, al igual que los procesos y procedimientos del control fiscal, para ajustarlos al nuevo marco constitucional y legal. Debemos dejar una Contraloría más efectiva y transparente, de cara a los retos que traen la pospandemia y el ejercicio de un control fiscal en sintonía con las necesidades de las ciudades modernas y sostenibles y, sobre todo, a la altura de las expectativas de los ciudadanos. Mi principal proyecto será incorporar al control fiscal todas las nuevas tecnologías de la información en aras de mejorar el proceso auditor y el análisis de la información.

5. La gestión pública requiere un control fiscal enfocado a resultados y la rendición de cuentas. En ese sentido, hay que realizar un control fiscal más efectivo y eficiente, optimizando los instrumentos metodológicos para el control y la fiscalización.

6. Quienes me conocen pueden dar fe de mi comportamiento ético en mi actividad profesional, académica y docente en todas las instituciones donde he trabajado. Y serán los resultados de la gestión, expresados en rendición de cuentas, los que recuperarán la confianza en la institución.

“A eliminar la inoperancia”: Héctor Julio Garzón Vivas

1. Nací en Bogotá y tengo tres hijos. Tengo experiencia como profesional, asesor y directivo en entidades públicas y privadas, en áreas administrativas, financieras, control interno, auditoría, gestión de calidad y de administración de personal, por más de 25 años. Me he desempeñado como docente y directivo universitario por cerca de 23. Poseo habilidad para el trabajo por proyectos y con un enfoque a la obtención y generación de impacto. Capacidad para dirigir y liderar equipos de trabajo multidisciplinarios. Tengo autonomía y autocontrol, que me permiten trabajar bajo condiciones de presión y el logro de resultados. Mis principios y valores son honestidad, solidaridad, compromiso, responsabilidad, integridad y efectividad.

2. Más que un por qué, es para qué: para que sea más efectiva en sus funciones; que no sea obstáculo para el desarrollo, ni cómplice de la corrupción o ineficiencia; para contribuir a lograr mayor efectividad en la gestión pública; para implementar el nuevo modelo de control fiscal, en especial el control en tiempo real; para contribuir a que los concejales puedan ejercer un control político, que genere mayor valor social; para promover las políticas públicas en el marco de la cultura ciudadana, del valor del bien público como propiedad de todos; para empoderar al ciudadano como veedor. Todo bajo los principios de ponderación, proporcionalidad, transparencia, vida digna, armonización constitucional y resignificación social, creando nuevas racionalidades sobre el criterio de bien colectivo.

3. No tengo ninguna relación con la actual administración, distinta a la de cualquier ciudadano común de Bogotá, que vive los problemas diarios y espera los mejores resultados, en especial con efectividad en el recaudo y uso de los recursos fiscales.

4. Un rápido diagnóstico deja entrever escasa capacidad técnica en la construcción de los hallazgos fiscales; bajo nivel de sanciones, medido como el número de investigaciones abiertas, frente a los fallos fiscales; un valor mínimo de recuperación de recursos perdidos. No hay derecho a que, en lo corrido de 2020, se hayan recuperado apenas $600 millones, de los daños fiscales. También veo falencias en auditoria y evaluación de gestión y de resultados. Debemos aprovechar el nuevo marco normativo y las tecnologías, que permitirán realizar un control más oportuno. Hay que acceder a la cooperación internacional a nivel técnico y económico para mejorar los resultados. Hay que potenciar las competencias del talento humano de la Contraloría para responder a las necesidades apremiantes de la ciudad. Se debe rescatar de la inoperancia. Hay falta de credibilidad y respaldo ciudadano.

5. Todos los actores: administración, Concejo, contratistas, ciudadanos deben cumplir en forma cabal y transparente sus acciones. La Contraloría debe estar sistemática y permanentemente velando y en caso necesario sancionar a quienes incumplan las normas. Todos los proyectos deben ejecutarse de manera sostenible en lo económico, financiero, ambiental, social, técnico y legal.

6. Los escándalos de los antecesores han sido un lastre para la Contraloría. Ya es hora de que haya un respiro y se redireccione de manera ética, estratégica y efectiva. La mejor forma es con resultados de alto impacto y, como ya se planteó, mostrando beneficios reales y medibles del control fiscal que se traduzcan en bienestar real para todos.

“Se requiere conocimiento”: Carlos Enrique Campillo Parra

1. He trabajado 16 años en el sector público y ocho en el privado. He sido funcionario en todos los niveles de la administración, desde secretario privado de un ministro hasta alcalde y secretario de gobernación. Auditor de empresa de servicios públicos, asesor jurídico de la administración y litigante. En Bogotá he vivido 26 años. Mi último cargo fue como Director Ejecutivo de ASOTRANS, que coordina 355 empresas de transporte intermunicipal. Puedo dar la seguridad de que seré imparcial y equilibrado frente a todos los sectores políticos y que trabajaré con respeto, independencia y capacidad técnica.

2. Una ciudad como Bogotá, que invertirá $109 billones en 4 años (Acuerdo 761 de 2020) requiere de una persona en la Contraloría con conocimientos en diferentes áreas de la administración, porque de ello dependerá que por el año que le corresponde a esta Contraloría, se dote al ente de un plan estratégico adecuado, de manera que el personal técnico no sea visto con temor, sino como apoyo a la gestión.

3. La opinión de los habitantes de Bogotá frente a la Alcaldesa, y me incluyo en ellos, es del 71% de favorabilidad a la fecha. No tengo actividad política reciente y, por lo tanto, creo que desde el Concejo como desde la Administración están haciendo lo mejor posible para superar estos tiempos de crisis. Está aprobado el presupuesto, el plan de desarrollo y recursos suficientes para operar en emergencia y en normalidad.

4. En general todas tienen un problema de gestión en el trámite de los fallos por responsabilidad fiscal. Eso se mejora si hay trabajo en equipo. Las plantas globales permiten que se ajuste el apoyo de todos los servidores públicos a solucionar las debilidades institucionales. Yo trabajaría en ese frente, porque si se producen resultados y se cuida el dinero de los contribuyentes tanto la administración como el Concejo buscarán el fortalecimiento del control. Hay que rediseñar el modelo de gestión tanto interno como externo, haciendo todo más ágil, dándole más responsabilidades a todos los servidores y aplicando el postulado de la buena fe.

5. En todos los temas de ciudad lo más importante es el ejemplo. Si todos actuamos con ética pública es muy fácil controlar el manejo de los recursos de todos. Seguirles la pista a los dineros del Estado es muy fácil, porque todo está regulado desde los estudios hasta la liquidación de los contratos. Cada peso que se mueve tiene soporte. Es saber si ese dinero que salió se gastó en lo que se dijo. Mirar especialmente si el control interno de cada sector de la administración y de cada dependencia está operando adecuadamente. Eso hace parte del trabajo fiscal, cuando se valora la calidad del control interno.

6. Considero que los medios y las veedurías ciudadanas son clave en el apoyo del control fiscal. Hay que entregarles la información necesaria para que cuiden los recursos que se le asignan a cada barrio o localidad. Y hay que restablecer el canal de comunicación con las juntas de acción comunal y con las organizaciones profesionales. Normas anticorrupción es lo que hay, pero deben aplicarse sistemáticamente, por sectores. Si es necesario hay que buscar apoyo de la Fiscalía y de la Procuraduría que son instituciones que pueden aportar mucho al tema de la moral pública. Por mi parte me comprometo a no ser generador de escándalos de corrupción, ni autor ni cómplice.

Cronología: El largo proceso para elegir contralor

2019

  • Diciembre: El Concejo saliente expidió la resolución que abría el concurso para elegir nuevo contralor Distrital. La idea era hacerla a más tardar en abril de 2020.

2020

  • Enero 27: El nuevo Concejo encontró errores en la resolución, lo que obligó a revocar el proceso y a expedir otra resolución, que fijaba el examen para el 22 de marzo y la elección en abril.
  • Marzo 19: Cuando los admitidos se preparaban para las pruebas, llegó la pandemia, lo que obligó a suspender el proceso.
  • Septiembre 11: Se reanudó la elección. Hubo críticas por haberlo hecho en contravía de la orden del Gobierno, que suspendía procesos de selección hasta superar la emergencia.
  • Octubre 4: Con protocolos de bioseguridad se hizo el examen, al que asistieron 116 de los 170 habilitados. Solo 43 aprobaron la prueba de conocimiento.
  • Octubre 30: Se publica el resultado consolidado y la terna de candidatos. No obstante, por un reclamo descubrieron errores en la calificación.
  • Noviembre 5: Cambió el cronograma para revisar los resultados. Al otro día la U. Nacional publicó otro consolidado, que de nuevo presentaba errores. Hubo más reclamos.
  • Noviembre 12: Finalmente se dio a conocer el tercer consolidado, parece que definitivo, y la terna con un nuevo integrante. este 17 de noviembre serán las entrevistas y el 18 se espera conocer el nombre del nuevo contralor.
Alexánder Marín Correa

Por Alexánder Marín Correa

Periodista manizaleño, con experiencia en periodismo de datos, judicial, investigación y local. @alexmarin55Jamarin@elespectador.com
Recibe alertas desde Google News