2 Jun 2022 - 9:01 p. m.

¿Qué tan efectivas son las medidas de protección para mujeres en riesgo en Bogotá?

En la Avenida Caracas, una mujer fue quemada con ácido, a pesar de haber denunciado 30 veces a su expareja por violencia y abuso. Conozca cuáles son las falencias que identifican los expertos.
Cristian Camilo Perico Mariño

Cristian Camilo Perico Mariño

Periodista sección Bogotá
¿Qué tan efectivas son las medidas de protección para mujeres en riesgo?
¿Qué tan efectivas son las medidas de protección para mujeres en riesgo?
Foto: EFE - Juan Ignacio Roncoroni

En la mañana de este jueves, 2 de junio, se conoció un nuevo caso de agresión a una mujer en Bogotá. De acuerdo con la investigación, la expareja sentimental de la víctima la venía agrediendo constantemente, a pesar de que ella había radicado al parecer cerca de 30 denuncias por lesiones personales y dolosas.

Lea también: Kits de defensa para mujeres: ¿alternativa para repeler el acoso?

Dentro de las agresiones que sufrió esta mujer, de 40 años, se encuentra acceso carnal violento e incluso quemaduras con ácido. Precisamente esta última afectación a su integridad ocurrió sobre la Avenida Caracas con Calle 13, hasta donde la víctima corrió intentando escapar y pedir ayuda.

Según la jueza de control de garantías que le impuso medida de aseguramiento preventiva al victimario, identificado como Daniel Caicedo Upegui, este sujeto persiguió a su excompañera sentimental hasta esta zona del oriente de la ciudad, la tomó por el cuello y le lanzó una sustancia extraña, que sería un agente químico por establecer, que le generó una quemadura en el brazo izquierdo, luego de que la víctima lograra cubrir su rostro.

“De acuerdo con el material de prueba, el pasado 15 de mayo el hombre buscó a su expareja para convencerla de reanudar la relación. Ante la negativa que recibió, al parecer, la abusó sexualmente y 5 días después la interceptó en vía pública gritándole que no permitiría que estuviera con otra persona”, se lee en el reporte entregado por la Fiscalía General de la Nación.

“Este es un caso muy importante porque refleja el ciclo de violencia al que están sometidas las mujeres en Bogotá. El victimario, quien tiene problemas de adicción a sustancias psicoactivas, era sostenido económicamente por la mujer, quien días antes se vio forzada a empeñar su celular y sacar un préstamo para darle el dinero. Posteriormente, la obligó a que le hiciera el almuerzo en la casa y la abusó sexualmente, para días después lesionarla con agentes químicos”, expuso José Manuel Martínez Malaver, director de la Seccional Bogotá de la Fiscalía.

Cabe señalar que, de acuerdo con la Red Feminista Antimilitarista y su Observatorio Colombiano de Feminicidios, en el 2021 se registraron en todo el país 622 asesinatos a mujeres por su condición de género. Hasta marzo de este año la cifra de la misma organización reportaba 160 feminicidios y, según cifras de la Fiscalía, en Bogotá van 7 casos de este tipo.

Le puede interesar: Alcaldesa invita a candidatos a la presidencia para hablar del futuro de Bogotá.

¿Qué tan efectivas son las medidas de protección?

La sección Bogotá de El Espectador consultó a la abogada Lina Morales, integrante de la Red Jurídica Feminista, quien afirmó que este caso deja en evidencia la ausencia de la ‘debida diligencia’, proceso orientado a la identificación, prevención, manejo y mitigación de todos los posibles impactos en derechos humanos de las víctimas:

“Hay una falta de la debida diligencia, dado que los casos de violencias contra las mujeres se deben analizar en un contexto particular que permita la valoración del riesgo. En este caso no hubo una denuncia sino 30 y esto deja en evidencia que las autoridades no están aplicando de manera correcta el enfoque de género”, explica la abogada, quien hace alusión también a que dicho concepto está explícito dentro de la Ley 1761 del 2015, conocida como la Ley Rosa Elvira Cely, que tipifica el feminicidio como un delito autónomo en Colombia.

Adicionalmente, la experta expone que a la fecha no existe una articulación real entre las autoridades fiscales y otras entidades como las comisarías de familia y las secretarías de la mujer, por mencionar algunas, lo cual no permite una reducción escalada de los ciclos de violencia:

“La violencia contra la mujer no es cualquier otro delito. Tiene particularidades que implican un enfoque psicosocial y jurídico en torno a la violencia de género. No basta con que las autoridades reconozcan lo estructural que es o que pudo haber sido más grave. Lo necesario es que trabajen e investiguen desde el primer momento que se acude a ellos”, comenta Morales.

Hasta el 23 de febrero de 2022, de acuerdo con la Fiscalía, se reportaron en la capital 585 víctimas de delitos sexuales, cifra que representa un aumento del 8,9 % en comparación con el mismo período del año pasado, cuando se registraron 537 casos. Del total de denuncias este año, el 36 % de las víctimas fueron menores de edad, entre los 0 a 13 años; el 17,9 % (99 víctimas) tenían entre los 14 y 17; el 12 % fueron jóvenes, entre los 18 y 26 años, y el 8,8 % (52 casos) fueron adultos, entre los 27 y 59. En 136 casos no se tiene determinada la edad.

Las localidades de Bogotá en donde más actos de violencia sexual se han presentado en este año son Ciudad Bolívar (con 66 eventos), Kennedy (con 58), Suba (con 56), Bosa (con 51) y Engativá (con 48). Sin embargo, según las cifras de la Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia, hasta el 7 de marzo de 2022 el número ascendió a 708 denuncias formales, de las cuales el 75,18 % corresponde a víctimas femeninas y el 24,82 % a hombres.

Panorama que deja en evidencia porque el 89 % de las mujeres consultadas en la Encuesta de Percepción y Victimización de Bogotá, realizada por la Cámara de Comercio en octubre de 2021, expusieron que su percepción de inseguridad aumentó, sentimiento que al parecer va en consonancia con la poca credibilidad que pueden llegar a tener frente a los procesos judiciales.

Recuerde que si usted vive una situación similar o es testigo de agresión intrafamiliar o violencia, puede comunicarse a la línea nacional 155, al número de la Policía Nacional 123 o denunciar el caso ante el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar llamando 018000 918080.

Nota relacionada: Discriminación racial, en el olvido de la justicia ordinaria.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá de El Espectador.

Cristian Camilo Perico Mariño

Por Cristian Camilo Perico Mariño

Estudió Comunicación Social y Periodismo en la Universidad de Manizales. Decimoprimera generación de la Escuela de Periodismo Multimedia El Tiempo. @cristian_pericocperico@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias