4 May 2020 - 2:38 p. m.

¿Qué tan estable es el Relleno Doña Juana? La Contraloría pide respuestas urgentes

El ente de control indicó que el operador del relleno Sanitario Doña Juana no reportó oportunamente información relevante sobre el proceso de inestabilidad en marcha, que concluyó con el deslizamiento del 28 de abril. Por ello, la entidad plantea la posibilidad de adelantar una acción conjunta con la Fiscalía y la Procuraduría, para establecer las posibles causas relacionadas con esta emergencia.

Redacción Bogotá / bogota@elespectador.com

Gustavo Torrijos. El Espectador.
Gustavo Torrijos. El Espectador.

La Contraloría General de la República hizo un llamado al operador del relleno sanitario Doña Juana, a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), a la Superintendencia de Servicios y a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), para que precisen la condición de estabilidad geotécnica en la que se encuentra este luegar, luego del deslizamiento ocurrido en la noche del pasado martes 28 de abril. Además, el ente de control reveló que, según lo que ha podido establecer con la ANLA, el operador no reportó oportunamente información sobre la inestabilidad en marcha, que concluyó con esa nueva emergencia.

Para la Contraloría, esta situación debe ser abordada por la supervisión del contrato y la ANLA, a efecto de imponer medidas que impidan que se repitan estos hechos que, como consecuencia directa, ponen en riesgo y exposición a la población por situaciones biosanitarias adversas y deterioro de las condiciones ambientales. La entidad añadió que se requiere también un pronunciamiento por parte del operador del relleno en relación de las causas, implicaciones y posibles riesgos derivados del deslizamiento.

(Lea también: Verifican magnitud de derrumbe en relleno Doña Juana de Bogotá)

En ese sentido, el organismo de control informó que plantea la posibilidad de adelantar una acción conjunta con la Fiscalía General de la Nación y la Procuraduría General de la Nación, para establecer las posibles causas y situaciones relacionadas con la actual emergencia que afronta el Relleno Sanitario Doña Juana, el más grande del país y uno de los más grandes del mundo.

La Contraloría General estima necesario evaluar el Plan de contingencias del relleno Doña Juana pero, de forma preliminar, afirma que este presenta debilidades. Considera, además, que la vida útil del relleno es un punto de especial importancia para el adecuado manejo de los residuos sólidos del distrito y para que continúe su operación de acuerdo al tiempo que le fija la licencia ambiental, hecho que ocurrirá entre los años 2022 a 2023. Por ello, la actual Administración Distrital debe resolver este hito lo antes posible, dadas las implicaciones tarifarias, de salud pública y ambientales asociadas a las características actuales del relleno.

No es un problema de ahora y es generalizado

En varias de sus auditorías, el organismo de control ha detectado diferentes problemáticas administrativas, operativas, ambientales y de estabilidad del Relleno Doña Juana.

En las auditorías practicadas desde la 2017, en relación con el relleno Doña Juana, se han determinado situaciones como la carencia del permiso de vertimientos, incumplimientos del operador del relleno Consorcio Gerenciamiento Relleno Doña Juana (CGR DJ) en relación con las obligaciones de la licencia ambiental, desatención reiterada por parte del operador a los informes de la interventoría y deficiencias en labores de mantenimiento y en obras de manejo requeridas para la adecuada operación del relleno, entre otras.

(Noticia relacionada: Relleno Doña Juana inducirá movimiento de residuos controlado tras derrumbe)

*Por ejemplo, el resultado de una auditoría de abril de 2018 se detectó falta de articulación, gestión e inoperancia en desarrollo de sus funciones de seguimiento y control de la CAR Cundinamarca, la Superintendencia de Servicios Públicos, UAESP y Secretaría de Ambiente, entidades que tienen deficiencias en la toma de medidas preventivas y sancionatorias. Este informe también precisó que el relleno no contaba con permiso de vertimientos. 

Además, el equipo auditor de la Contraloría Delegada para Medio Ambiente encontró que hubo incumplimientos por parte del operador del relleno en relación con las obligaciones de la licencia ambiental, así como del contrato de concesión y al plan operativo RAS 2000.

También, se incumplió con la modificación de los diseños de optimización y en el manejo de lixiviados y gases del relleno, en donde existen diferencias respecto de lo ejecutado frente a los diseños definidos en el plan de manejo ambiental. Los parámetros de vertimientos también fueron incumplidos, así como los sistemas de manejo de los gases producidos en el relleno y los controles de las emisiones atmosféricas. A esto. se suma incumplimiento en las labores de restauración paisajística y la desatención reiterada por parte del operador a los informes de la interventoría.

*En otra auditoría en diciembre de 2018, la Contraloría detectó falencias e inconsistencias en el proceso de modificación de tarifa del servicio de aseo, desde el punto de vista de la eficacia, eficiencia y economía, dado que no se encontraban en el expediente todas las pruebas que permitieran soportar la modificación de la tarifa y en especial con lo relacionado al punto del tratamiento del lixiviado.

En ese momento, el ente de control detectó que no se cumplen las directrices del Conpes 3874 de 2016 en relación al manejo de residuos sólidos, en donde se requiere pasar de un modelo lineal (prioriza la disposición en el relleno), al modelo circular, basado en separación en la fuente, clasificación y reciclaje, con la consecuente reducción de residuos dispuestos en los rellenos y la consecuente ampliación de su vida útil.

Los casos evaluados en estos informes dan cuenta de las múltiples alertas sobre el deterioro progresivo de las zonas donde se encuentran emplazados los sitios de disposición final en los rellenos, como es el caso de Doña Juana y otros en el país como El Carrasco (Bucaramanga), Rediba (Barrancabermeja), Magic Garden (San Andrés Islas) y Pradera (Medellín).

*Declaraciones de la Contralora Delegada para el Medio Ambiente, Walfa Constanza Téllez, donde habla de la emergencia del relleno Doña Juana y dice que, en la actual coyuntura, no se tiene una cuantificación del estado real de los rellenos sanitarios del país y su capacidad para recibir nuevos desechos de tipo tóxico-biológico provenientes de la atención al Covid-19:

 

**Esta semana, cuando estamos todos en casa para cuidar nuestra salud y la de nuestros familiares, puedes consultar los contenidos de las secciones Nacional y Bogotá sin restricción alguna. Y en medio de esta pandemia, que estamos cubriendo de manera responsable, también puedes ver el especial sobre Coronavirus en el que trabaja toda la redacción de El Espectador minuto a minuto.  

Considera adquirir nuestra suscripción digital y apóyanos para seguir apostándole al poder de la palabra. 

*   *   *

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

 

Síguenos en Google Noticias