Publicidad
11 Jan 2021 - 9:19 p. m.

¡Recuerde! El autocuidado también aplica para quienes ya superaron el coronavirus

Continuar con las medidas de bioseguridad durante el segundo pico de la pandemia es tan importante como el año pasado. De hecho, es fundamental cuando se tienen síntomas o incluso cuando ya se han superado. Aquí le contamos cómo proceder si cree estar contagiado y por qué es importante seguir cuidándose luego de haber tenido coronavirus.
Nicolás Díaz Roldán

Nicolás Díaz Roldán

Periodista Bogotá
La pandemia no se ha acabado, las medidas de bioseguridad deben seguirse manteniendo.
La pandemia no se ha acabado, las medidas de bioseguridad deben seguirse manteniendo.
Foto: Gustavo Torrijos Zuluaga

Con cerca de 514.000 contagios confirmados en Bogotá y con la declaración de alerta roja hospitalaria, protegerse a sí mismo y sobre todo a los demás se convierte en la prioridad durante este segundo pico de la pandemia. Detectar los síntomas y atenderlos con prontitud puede marcar la diferencia a la hora de enfrentar el Covid-19.

Con un clima tan variado como el de Bogotá, es común que gripas y resfriados aparezcan. Por tanto, si además de lo anterior presenta síntomas como tos, fiebre, dificultad para respirar o incluso problemas gastrointestinales, la mejor opción es que se aísle y solicite una prueba con su EPS o con el Distrito.

¿Cómo aislarse correctamente en casa?

Es importante tener en cuenta que las medidas de bioseguridad se deben tomar incluso si aún no se ha realizado la prueba PCR, con la que se confirmará si es o no portador del virus. Una acción tan simple pero tan contundente como que todos los que viven en la casa usen el tapabocas, puede ser fundamental tanto para disminuir el riesgo del contagio como para reducir la carga viral en el hogar que puede influir en la gravedad de los síntomas y en la rapidez del contagio.

Según el Ministerio de Salud, si usted o alguno de sus familiares es sospechoso o positivo para coronavirus, es aconsejable que se instalen en habitaciones separadas. Si no es posible, deben mantener una distancia mínima de un metro con la persona contagiada (por ejemplo, durmiendo en camas separadas). De igual forma debe hacerse con los baños, pero si solo se cuenta con uno lo ideal es que se desinfecte siempre después de haberse utilizado.

Además, se recomienda que la persona con coronavirus se alimente dentro de su habitación, así se disminuirá el riesgo de exposición del resto del grupo familiar, ya que la persona no tendrá puesta su mascarilla durante esta actividad. Los cubiertos, platos, toallas o sábanas no se deben compartir. No es necesario desechar estos artículos, pero sí lavarlos y desinfectarlos muy bien luego de su uso.

El lavado de manos es algo que tampoco se debe olvidar en el aislamiento. Debe durar al menos un minuto y se debe realizar cada 3 horas, en especial después de toser o estornudar. Además, se deben limpiar superficies como mesas o perillas al menos tres veces al día.

Lea: Un llamado al cuidado: ocupación de camas UCI se acerca al 92 % en Bogotá

Sumado a lo anterior, para Claudia Vaca González, epidemióloga de la Universidad Nacional, la ventilación es un aspecto fundamental durante el aislamiento en casa, ya que la correcta circulación del aire permitirá que las gotículas del virus no se acumulen y, por tanto, la carga viral no aumente.

Ella recomienda un procedimiento que, aunque surge más de las prácticas en farmacia, también aplica ante la prevención de infección de coronavirus. Se trata de la ventilación cruzada, que consiste básicamente en garantizar el flujo del aire en toda la casa por medio de la apertura de ventanas y puertas, las cuales deben estar una frente a la otra. Así, se tendrá que renovar el aire constantemente no solo de lugar en donde está la persona contagiada, sino de la totalidad de zonas del hogar. Pero si hay que ventilar la habitación de quién está infectado y al mismo tiempo mantenerlo aislado, entonces ¿Cómo se hace?

La respuesta es: ventilación alterna. Esta implica que cuando el lugar en el que está aislada la persona contagiada se vaya a ventilar, las otras personas permanezcan en otro cuarto con la puerta cerrada. Así, mientras el aire entra y sale por las ventanas y puertas de la habitación y del resto de la casa, los demás estarán protegidos. Una vez terminado el procedimiento, el enfermo podrá aislarse de nuevo, y continuar con la ventilación de las otras partes de la vivienda. Según Vaca, la persona infectada no debe estar aislada más de 3 o 4 horas sin que se haya realizado un proceso de ventilación, como mínimo debe hacerse tres veces al día.

Si bien estas medidas no necesariamente garantizan que los otros no se contagien, sí disminuyen la probabilidad de complicaciones médicas o el ingreso a unidades hospitalarias de quienes estén más en riesgo. “En general, ocho de cada diez personas cursarían sin síntomas o con síntomas leves y no requerirían hospitalización. Pero con estas medidas buscamos garantizar que el otro porcentaje de personas que sí pudieran tener complicaciones, sea por factores de riesgo o por carga viral alta, no vayan a complicarse”, agregó la epidemióloga.

En cuanto al tratamiento para el virus, hay que tener en cuenta que cada persona puede presentar sintomatologías diferentes, por lo cual, es importante acatar las recomendaciones del médico que haga seguimiento a su proceso. Síntomas como el dolor de cabeza fuerte, malestar general y tos, son los que más suelen causar problemas. Para atenderlos es fundamental seguir las indicaciones y medicamentos que recete el médico, además de remedios caseros que pueden ayudar más de lo que usted cree.

Infusiones con miel, jengibre o cúrcuma, además de aliviar el dolor de garganta y reducir la tos, según Carlos Arturo Guerrero, médico e investigador de la Universidad Nacional, también cuentan con propiedades antioxidantes, las cuales, según sus estudios, podrían ayudar a que el virus no se pueda replicar rápidamente.

No obstante, tenga en cuenta que ante signos de alerta como fiebre mayor a 38 grados, dificultad para respirar, sensación de ahogo, dolor fuerte en el pecho y/o coloración azulada en los labios o el rostro, debe acudir inmediatamente a urgencias.

Haberse contagiado antes, no es sinónimo de olvidar las medidas de autocuidado

Aunque recientes estudios indican que los sobrevivientes de Covid-19 producen anticuerpos que combaten enfermedades y glóbulos blancos que reconocen el virus, esto no necesariamente corresponde a una inmunidad plena, pues no está claro si con el paso del tiempo, estos anticuerpos aún protegerían a una persona si estuviera expuesta al virus por segunda vez.

Ante esto, los expertos consideran que haber generado anticuerpos luego del primer contagio, no es garantía de no poder adquirir de nuevo el virus. De hecho, si esto se diera, la sintomatología debería ser más leve o casi nula y por tanto podrían convertirse en portadores asintomáticos, pudiendo contagiar a otros sin saberlo.

Le puede interesar: ¿Cuánto dura la inmunidad al COVID-19?

De igual forma, para Guerrero el autocuidado no solo se debe seguir manteniendo por prevención de coronavirus, sino también de otros virus estacionales que podrían afectar de manera más fuerte, sobre todo a aquellos que quedaron con algún tipo de secuela.

Así las cosas, el autocuidado y conciencia ante la situación que enfrenta no solo Bogotá, sino el resto de país son la mejor herramienta para superar la difícil situación que se vive actualmente. Más allá del bienestar propio, cuidar a los demás es lo que debe primar por sobre todas las cosas en cualquier momento, ya sea antes, durante o después de una infección por Sars-Cov-2.

Recordemos que los mayores casos de contagios se han presentado en la población entre los 20 y 39 años siendo más de 230.100 positivos confirmados. Sin embargo, los que más han pagado las consecuencias han sido los adultos mayores, siendo las personas de más de 80 años las más vulnerables, con una tasa de fallecimiento del 27,06 %, seguidos de los de 70 a 79 años (13,87 %), y los de entre 60 a 69 años (5,90 %).

La recomendación es que el borrón y cuenta nueva del inicio de año no implique olvidar todos los cuidados que ya se habían aprendido y que, entre sus propósitos a cumplir en 2021, también esté proteger la vida suya y la de su familia.

Síguenos en Google Noticias