3 Aug 2021 - 2:40 a. m.

Recursos extras para el transporte público de Bogotá siguen en el aire

Los recursos que aprobará el Concejo son un paño de agua tibia. Para salvar el sistema hay que recuperar la demanda, asegurar fuentes de financiación y, seguramente, renegociar contratos con los operadores.
Felipe García Altamar

Felipe García Altamar

Periodista Bogotá

El debate sobre la crisis financiera del transporte público de Bogotá se ha centrado en los $1,15 billones que solicitó el Distrito al Concejo para Transmilenio (TM). Si no hay dilaciones ni “jugaditas” para hundir el proyecto, los recursos serán aprobados por la plenaria del cabildo, pero poco se ha dicho sobre el alcance de ese dinero. Hay que partir de que la inyección financiera no será una solución definitiva al hueco fiscal que tiene TM, producto de varios factores como la renegociación de contratos con los operadores del SITP, los nuevos buses, la pandemia y las protestas.

Así las cosas, el dinero que está por aprobar el Concejo será solo una solución a corto plazo y solo alcanzará para reducir la brecha entre la tarifa técnica (lo que cuesta transportar a cada ciudadano) y la tarifa que paga el usuario. Hay otro debate a mediano plazo, que es cómo recuperar la demanda del sistema, teniendo en cuenta que la base de la financiación es el pasaje. Pero, sin duda, la gran preocupación a largo plazo será asegurar las fuentes alternativas de financiación. Expertos en movilidad sugieren que es momento, además, de dar otras discusiones como revisar el modelo de financiación e incluso que el Congreso apruebe recursos nacionales para salvar los sistemas de transporte, pues el de Bogotá no es el único en crisis.

Comparte: