28 Jun 2021 - 1:53 a. m.

Revuelo en el Concejo de Bogotá por proyectos para modificar el predial de clubes

Dos iniciativas para aplicar el concepto de progresividad tributaria a los clubes calentaron los ánimos de las últimas sesiones del cabildo antes de salir a receso. Unos justifican los proyectos en la tributación proporcional y como forma de mejorar la economía de la ciudad, mientras otros los consideran populistas y regresivos.

La crisis económica que atraviesa Bogotá por cuenta de la emergencia sanitaria del último año obligó tanto al Distrito como al Concejo a buscar formas de reactivar la economía capitalina. Varios proyectos ya fueron aprobados, como el Plan Marshall y el cupo de endeudamiento de 2020. Otros apenas empezarán su discusión, que desde ya promete ser bien dinámica, como el plan de rescate social o el proyecto para aumentar la tarifa del predial de clubes sociales, campestres o deportivos de la ciudad.

Sobre este último hubo varias reacciones durante las últimas sesiones del Concejo antes de salir a receso. La corporación volverá a sesiones extras el próximo 11 de julio y, aunque esta iniciativa no se discutirá sino que se dejó para el próximo periodo, desde ya hay altas expectativas por lo que pasará, debido a las reacciones encontradas que hubo tan solo con la presentación no de uno, sino de dos proyectos con el mismo propósito.

El primero es un proyecto del concejal Diego Laserna (Alianza Verde), que tiene como objeto aplicar el concepto de progresividad tributaria. Esto significa que las mayores contribuciones vengan de quienes tienen mayor capacidad contributiva, en este caso una mayor tarifa del impuesto predial para los clubes de la ciudad. Con esto, considera el cabildante, se pueden generar recursos para mejorar la cobertura y calidad educativa de la Universidad Distrital.

En su justificación, Laserna manifiesta que el predial es progresivo para los predios residenciales y comerciales, pero no para los clubes sociales. “¿Tiene sentido que un club social que tiene un avalúo catastral por encima de un billón de pesos pague la misma tarifa que una vivienda que tiene uno de 350 millones? ¿Tiene sentido que un club con piscina, cancha de golf, tennis, bar, restaurantes privados, etc, pague una tarifa menor que una pastelería o una frutería?”, cuestiona el concejal en su proyecto.

Al preguntarle a Laserna sobre su iniciativa, fue enfático en afirmar que tiene como foco reaccionar a las peticiones de más equidad, reducir privilegios injustificados y dar mas oportunidades a los ciudadanos, como se viene escuchando en las protestas de los últimos dos meses. También aseguró que lo que propone es un aumento progresivo del predial para los clubes que tienen avalúo por encima de $8.600 millones y que hoy en día pagan una tarifa predial menor que cualquier comercio.

“Seguro un club paga mas impuestos, pero la panadería paga una tarifa mayor de predial. Sería dinero adicional para mejorar la calidad de vida de los estudiantes, por los posibles usos que le puede dar la U. Distrital, como transporte, guardería, subsidios, alimentación o pasantías pagas. Como todas las medidas contra sectores poderosos, es una pelea difícil pero creo que hay un buen ambiente”, destaca Laserna.

Ese buen ambiente se traduce en que el proyecto tiene respaldo de la Alcaldía, que presentó un proyecto muy similar y que, de hecho, para algunos concejales deberían fusionarse por unidad de materia. Además de eso, el proyecto de Laserna está firmado por otros siete concejales de diferentes bancadas, por lo que puede tener aún más fuerza en el cabildo.

Una de esas firmas de apoyo es la de la concejal Marisol Gómez (Bogotá para la Gente), quien de entrada señala que no es una idea que tenga buen recibo en el Concejo, pues ya fue un artículo del proyecto para recuperar la economía y fue rechazado por 8 votos contra 7. “Muchos partidos se opusieron rotundamente, pero desde un comienzo respaldé la idea de insistir, porque cualquier sistema tributario que se considere progresivo dice que quienes más tiene mas pagan y acá los clubes disfrutan de exenciones muy amplias”, explica.

Para la concejal, esto es comparable a lo que ocurre históricamente en Colombia, donde hay muchos casos en que personas con muchas propiedades y extensiones pagan impuestos irrisorios. “Hay que corregir las injusticias tributarias para que se empiecen a corregir los errores sociales”, dice Gómez, quien no obstante no es tan optimista sobre un buen ambiente de los proyectos. “Me atrevería a decir que ni siquiera vamos a poder esperar votos unificados. Acá habrá votos absolutamente individuales y por el ambiente y los comentarios que se han visto, será complejo”, agrega.

El concejal Celio Nieves (Polo Democrático) es otro de los que acompañó con su firma el proyecto. Coincide en que la idea es que haya una mayor equidad frente a otros predios también de uso comercial. También resalta que, como reseña Laserna en la descripción del proyecto, no será algo inmediato teniendo en cuenta la situación actual de los clubes, que también se vieron afectados por los periodos de aislamiento. “Esta es una medida que se podía implementar, si es aprobada, a partir de 2022 y en dos momentos. Se les iniciaría un alza en la tarifa a partir de 2023 y desde ese año se vuelve permanente”, aclara.

Uno de los encargados de hacer la ponencia sobre el proyecto es el concejal Juan Javier Baena (Bogotá para la Gente), quien también califica como “un despropósito desde cualquier punto de vista” que los propietarios de clubes paguen la misma tarifa que una persona que tiene una casa avalada en 330 millones de pesos. “Esta iniciativa responde a una lógica de tributación proporcional, y progresividad, un asunto mucho más justo”, apunta el concejal, quien en su ponencia validará que, con los recursos recolectados, se invierta en que la Universidad Distrital sobre todo en cuanto a fortalecer la investigación e impulsar la generación de habilidades como minería de datos y bilingüismo.

“Es irresponsable y populista”

La otra cara de la moneda la representan aquellos que consideran que este proyecto no solo no tiene futuro, sino que es regresivo con las finanzas de la capital. Una de esas voces es la del concejal Rolando González (Cambio Radical), quien expone que un amento de la carga tributaria en el impuesto predial para los clubes de Bogotá es muy regresivo. “No solo afecta la generación de nuevos empleos si no que pone en riesgo los puestos de trabajo actuales. Y es que estos clubes están generando más de $20.000empleos en la ciudad”.

De acuerdo con González, las estimaciones de los proyectos son erradas pues a su modo de ver un club social paga, en promedio, 43 veces más de lo que paga un establecimiento de comercio en impuesto predial. “Este tributo se calcula con base al valor catastral y así está establecida la fórmula. No es un capricho. En este caso los 74 clubes que existen en la capital tienen un avalúo de $2,4 billones de pesos y aportan $20.000 millones en predial”.

Por esto, para el cabildante, son “irresponsables y populistas” los argumentos de que al incrementarles el impuesto predial se financiaría la universidad pública, pues este tipo de impuestos no pueden tener una destinación específica, a menos de que se haga un trámite ante el Congreso.

A González, y en general a Cambio Radical, lo secunda una representante de otro de los partidos que ha mostrado oposición al proyecto: el Centro Democrático. Diana Diago concuerda en que el proyecto está cargado de populismo y cree que lo único que logrará es que se desestimulen los espacios de recreación para los capitalinos.

“Estos espacios están diseñados para brindarle a la ciudadanía lugares para recreación y esparcimiento, fundamentales para mejorar la calidad de vida. Para mejorar las finanzas de la ciudad se debe es combatir la corrupción y evasion, y sobre todo cuidar los recursos de la ciudad que lamentablemente han sido despilfarrados”. Para Diago, aumentar el predial a los clubes va a desestimular la inversion en estos espacios y, por tanto, generaría desempleo y no contribuirá en nada al presupuesto. ”Son discursos populistas y no podemos permitir que continúen haciendo”, concluye.

Aunque quedan algunas semanas para que inicie la discusión formal de ambos proyectos, desde ya se prevé que habrá debates intensos y la votación final medirá las fuerzas políticas en el cabildo. Será interesante, además, porque en lo corrido de este año y medio se ha evidenciado que las bancadas no suelen votar en bloque sino que hay varios concejales “disidentes” de sus partidos.

Comparte: