23 Jan 2020 - 3:03 p. m.

Se incrementaron hurtos en Transmilenio: estas son las 25 estaciones más peligrosas

En 2019 aumentaron en más de 6.000 las denuncias por atracos en estaciones y buses del sistema, motivo por el que la nueva administración diseñó un plan con el que pretende reducir el delito un 4 % en un año. La hora pico de la mañana y el cosquilleo, las constantes de los atracos.

Felipe García Altamar - @FelipeAltamar (fgarcia@elespectador.com)

Estaciones a reventar, demora de buses y colados, son algunas explicaciones de por qué Transmilenio (TM) solo satisface al 23 % de quienes lo usan, según cifras de Bogotá Cómo Vamos. Además de los temas operativos, hay algo que irrita igual o más a los 2,5 millones de usuarios del sistema: los robos al interior de buses y estaciones. Esta problemática viene en un preocupante aumento, que se evidencia no solo en reiteradas denuncias en medios y redes sociales, sino en las estadísticas oficiales, por lo que el Distrito trabaja en un plan con el que en un año espera reducir 4 % los robos en TM. 

Las estadísticas delictivas que recoge el SIEDCO (Sistema de Información Estadístico, Delincuencial Contravencional y Operativo) de la Policía y la Secretaría de Seguridad revelan que en 2019 se registraron 22.106 hurtos en el sistema. De ese total, 10.556 personas denunciaron hurtos en las estaciones y otros 11.550 usuarios fueron víctimas del delito en articulados o alimentadores del sistema. La cifra es alarmante si se tiene en cuenta que en 2018 el total de hurtos fue de 15.558 (7.952 en buses y 7.606 en estaciones), y mucho mayor que los números de 2017 hacia atrás, debido a la integración de varias bases de información para consolidar los registros.

De acuerdo con las cifras del SIEDCO, el momento más peligroso de TM es un martes, a las 7:00 a.m., en la estación de la Av. Jiménez, tres ítems que se destacan del inquietante reporte del año anterior. 

Y es que en la céntrica estación de Av. Jiménez se reportaron 397 hurtos durante 2019, solo teniendo en cuenta la parte de la estación que está sobre la calle 13. Si se suman los hurtos denunciados en la parada que se ubica en la Av. Caracas, serían en total 528 casos, casi el doble que en 2018 cuando en ambos puntos de la estación se registraron 288 robos. 

La Calle 100, una de las más aglomeradas del sistema, es la segunda más apetecida por los ladrones: allí se reportaron 353 hurtos. Luego aparece el Portal del Norte, que en 2018 fue la estación donde más hurtos se registraron (257); y en 2019, a pesar de que dejó de liderar el ránking de puntos peligrosos de TM, registró 339 robos. El top cinco lo completan los dos componentes de la estación Ricaurte, otra que siempre se ve colmada en horas pico. En la parte de la estación ubicada sobre la calle 13 se reportaron 307 asaltos, mientras que en la que está por la carrera 30 hubo 299. 

Las siguientes estaciones en el deshonroso escalafón de 2019 son Universidades (263 hurtos); Banderas (251); Calle 45 (242); Portal del Sur (208); Portal de Usme (199); Alcalá (192); Calle 63 (185); Calle 72 y Portal de la 80 (183), y Calle 76 (180). 

En la hora más crítica del sistema, las 7:00 a.m., se registraron 1.368 hurtos, mientras que a las 6:00 a.m. se reportaron 1.168. El drama en la hora pico de la tarde empieza a las 6:00 p.m., la hora más peligrosa de la noche, pues en 2019 se denunciaron 1.019 atracos en estaciones. Incluso, las estadísticas revelan que los días más peligrosos en TM son los martes, cuando hubo 1.984 robos, y le siguen los viernes (1.977), los miércoles (1.788), los  jueves (1.825) y los lunes (1.482). Durante los fines de semana del año anterior se registraron 1578 asaltos (1.122 los sábados y 456 los domingos). 

Otro dato clave y que constata lo complejo de atacar esta problemática es el tipo de armas que se utilizan durante los hurtos, pues 8.633 robos se hicieron mediante factor de oportunidad o cosquilleo. Otros 1.822, en cambio, se realizaron con armas blancas u otros objetos cortopunzantes. Por último, 105 casos fueron aún más graves pues hubo intimidación con armas de fuego.

En los atracos, los celulares son los elementos que más buscan los ladrones. Así lo evidenció el concejal Samir Abisambra (Partido Liberal), quien, basado en cifras de la Policía y el Distrito, denunció que en 2019 fueron hurtados casi 1.500 celulares más que en 2018. De acuerdo con el cabildante, el año anterior hubo 13.281 hurtos en TM y 2.210 en buses del SITP, para un total de 2.210. En 2018, en los buses y estaciones del sistema se robaron 12.078 teléfonos, mientras que en los buses azules hurtaron 1.982. En total, 14.060 celulares hurtados

“El sistema de transporte público en Bogotá es uno de los más inseguros hoy. Según cifras del DANE ocho, de cada 10 bogotanos nos sentimos inseguros en este transporte y el hurto que más se presenta es el hurto a celulares. Debemos, junto al Distrito, comenzar a implementar un plan de acción en donde tengamos más presencia policial”, destacó Abisambra, quien agregó que es necesario que la alcaldesa Claudia López y el secretario de Seguridad, Hugo Acero, establezcan metas concretas en el Plan de Desarrollo para la reducción del hurto en el sistema.

El plan para bajar un 4 % los hurtos

La preocupación por el aumento de la inseguridad en el sistema no es ajena al Distrito. Por eso, en el reciente consejo de seguridad que realizó la alcaldesa López, junto al Ministerio del Interior, la Policía, la Fiscalía y otras autoridades, se terminó de estructurar un plan que se empezará a ejecutar en febrero y que tiene como finalidad reducir el hurto en un 4% este año.

El “plan antihurto” de la nueva administración contempla la creación de una aplicación, mediante la que las víctimas de hurto podrán denunciar hurtos y casos de acoso a mujeres en el transporte masivo. Asimismo, empezará a funcionar una fuerza especial con 50 nuevos policías en moto, lo que busca permitir una reacción más eficiente de la autoridad.  Por otra parte, habrá un trabajo conjunto con la Fiscalía y la Policía, autoridades con las que se desarrollará un mecanismo que permita atacar la reincidencia. 

De igual forma, la alcaldesa destacó que ya saben cuálesson las estaciones más peligrosas, por lo que los trabajos se enfocarán en estos puntos. “He pedido a la Policía que entienda el sistema como una ciudad, ya hemos identificado las estaciones donde hay mayor índice de hurtos y también las rutas sobre las cuales tenemos más impacto, donde vamos a concentrar nuestro trabajo de reacción rápida para atender las denuncias de los ciudadanos”, aseguró López.

Los últimos puntos del plan tienen que ver con la intervención de las autoridades en corredores estratégicos de la ciudad, en especial en la frontera de Bogotá con Soacha, y con la construcción de siete Centros de Prevención y Protección, que están pendientes de dónde se construirán y que se enfocarán en la atención de casos de violencia contra mujeres y menores de edad.

Comparte: