28 Sep 2020 - 8:30 p. m.

Soacha se cansó de oír del Gobierno que es importante, pero que no haga nada por ayudar

El asesinato de tres jóvenes en el municipio, fue la oportunidad para que el mandatario le reclamara a la Nación por la desigualdad en el trato con su población en materia de educación, a pesar de ser uno de los municipios con grandes necesidades.

Sin educación, es muy difícil rescatar a los jóvenes de las garras de los grupos de microtráfico. Este, palabras más palabras menos, fue el reclamo del alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, al Gobierno Nacional, quien en medio de la coyuntura por el homicidio de tres jóvenes, que se registró el jueves pasado en el barrio Bellavista, aprovechó para reclamar la desidia que, según él, ha tenido la Nación con su municipio y, en especial, con sus niños, niñas y adolescentes.

Contexto: Investigan el asesinato de tres personas en Soacha

Con un contundente mensaje mostró su indignación por la falta de garantías para los jóvenes de la población, argumentando que es uno de los factores por los que las bandas delincuenciales se han tomado las calles y se presentan matanzas, como la de la semana pasada. “El asesinato de estos tres jóvenes es un hecho reprochable. Es muy duro que nuestros jóvenes estén cayendo a manos del microtráfico y de estas bandas delincuenciales".

Según Saldarriaga, estos grupos criminales se aprovechan de la falta de oportunidades, de educación y de las necesidad de los jóvenes, para involucrarlos en la venta de drogas, lo que ha conllevado a que a diario estén capturando muchachos dedicados a la venta de drogas. Solo la semana pasada, relató el mandatario, capturaron a 21 personas y desmantelaron tres bandas. En la mañana de este lunes capturaron a otros 10 y, al parecer, incautaron dos armas de fuego que podrían estar involucradas en la matanza de la semana pasada.

Lo peor, advierte, es que "cuando uno desmantela una zona, llega otro grupo a apropiarse de inmediato de ese terreno. Y es muy difícil si no hacemos inversión social”. Y fue justo de eso que, dice, le habló la semana pasada a la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, a quien le manifestó que Soacha era un municipio que necesitaba más atención a nivel nacional y que el Gobierno no debería solo quedarse con las promesas, sino ejecutar los planes de acción para el municipio.

“Soacha se cansó de los comentarios de: ‘tenemos que ir a Soacha', 'Soacha es importante’, pero en los hechos reales y concretos no hemos visto absolutamente nada. Le dije a la vicepresidenta que no queremos que nos regalen nada, sino que nos traten con igualdad y dignidad, sobre todo para nuestros jóvenes y niños”, puntualizó. Para sustentar su reclamo no solo criticó que a pesar de tener 100.000 niños escolarizados en el sector oficial, solo a 30.000 le mandan el plan de alimentación escolar, con un PAE de $2.700 nada más. También habló de la desigualdad en las trasferencias por cada alumno.

"Mientras por cada alumno en Quidbó, Medellín o Bogotá el gobierno nacional gira alrededor de $3 millones al año, a Soacha, le giren de la forma más descortés y desobligante $1,7 millones, siendo la más grande vulneración de los derechos humanos en nuestro territorio. Cuando los derechos deben garantizar la igualdad y la equidad. La Nación viola los derechos humanos de nuestros niños en el sector escolar”

Comparte: