13 Apr 2019 - 3:00 a. m.

“Tengo doctorado en Corabastos, en la calle”: Lucho Garzón

El exministro, quien aspira a regresar al Palacio Liévano, se desmarca de las posibles coaliciones que buscan acuerdos para la Alcaldía de Bogotá. Si bien no descarta alianzas, niega que termine de “barra brava” en algún bando.

-Javier González Penagos / Twitter: @Currinche

 Garzón no participó en las reuniones de la centro-izquierda, que ayer desistió de una consulta interpartidista. / Gustavo Torrijos
Garzón no participó en las reuniones de la centro-izquierda, que ayer desistió de una consulta interpartidista. / Gustavo Torrijos
 Garzón no participó en las reuniones de la centro-izquierda, que ayer desistió de una consulta interpartidista. / Gustavo Torrijos
Garzón no participó en las reuniones de la centro-izquierda, que ayer desistió de una consulta interpartidista. / Gustavo Torrijos

Pasó casi una década para que Luis Eduardo Garzón se le midiera de nuevo a una contienda electoral. Tras su fallido intento de llegar a la Presidencia en 2010 y de integrar el gabinete de Juan Manuel Santos como ministro de Trabajo, hoy se lanza otra vez a la conquista de una plaza que hizo suya entre 2004 y 2008: la Alcaldía de Bogotá.

>>>Lea: En Bogotá no habrá consultas interpartidistas para elegir candidatos a la Alcaldía

Aprovechando su imagen y trayectoria, Lucho arrancó su campaña recogiendo firmas y alejado, por ejemplo, de partidos como el Polo Democrático o la Alianza Verde, con los que en el pasado consolidó su fuerza electoral. Incluso distanciado de los bloques que hoy buscan acuerdos para llegar unidos a los comicios, a los cuales califica como “barras bravas” que, lejos de unir, están en permanente confrontación.

¿Cómo va la recolección de firmas?

Llevo dos meses, y no espero gran cantidad. Aspiro a recoger 80.000 y ya tengo casi la mitad. Me apoya, sobre todo, gente mayor de 40 años, que conoce mi trabajo; jóvenes, que me preguntan qué propongo; así como sectores sociales y agremiaciones, que han tenido que ver conmigo, como trabajadores y sindicalistas.

¿Y el respaldo político?

Solo cuento con respaldo ciudadano. Me han planteado que me una al bloque de centro-izquierda, pero sigo solo, consiguiendo firmas. No quepo en una consulta, de izquierda o de derecha, que sea confrontando. Por ejemplo, el candidato que gane debe tener buena relación con Iván Duque. Hay que hacer acuerdos sobre Bogotá con el Gobierno Nacional.

>>>Lea: Las diferencias que alejan la opción de coaliciones de cara a la Alcaldía de Bogotá

¿Tiene cómo llegar solo a la Alcaldía?

No soy un llanero solitario, pero por ahora estoy solo. En el camino uno tiene que ver con quién aliarse, pero sobre la base de una agenda. Mi primer requisito es que sea capaz de construir sobre lo construido y hablar amablemente con la ciudad. Reconociendo que hay gente brillante y con experiencia, entre los candidatos no he visto eso hasta ahora. Eso de decirle a uno “te quiero mucho desgraciado” no creo que sea bueno.

Es decir, no está cerrado a alianzas…

No busco matrimonios, estoy definiendo una agenda sobre la que vamos a construir. Quiero pactos de Estado, es decir, a largo plazo. Participaría en una coalición en la que no seamos una barra brava contra la otra. No peleo con la izquierda ni con la derecha, allá ellos. Soy el único que está hablando de qué se hizo, qué hay que hacer y qué estoy haciendo. La política no se hizo para hablar mal del otro. A mí me parece Miguel Uribe un uribista nerd, pero debe saber que no puede reproducir lenguajes de una generación de viejos, que terminó siendo polarizante y agresiva.

¿Dará continuidad al metro elevado?

No voy a echar para atrás lo que ya hay, pero tengo que mirar hacia dónde va. Se debe tener en cuenta la densidad poblacional y jugaría a beneficiar a 2,3 millones de personas en Suba y Engativá.

¿Está a favor de TM por la séptima?

Depende. Lo haría de un solo carril. Vivo sobre esta vía y sé que esto no da votos, da vetos, pero no vine a hacer populismo. Les daré continuidad a las troncales que se dejen contratadas, pero mi prioridad será el metro. También apostaré por trenes de cercanías (el de Facatativá y Zipaquirá), así como por cables aéreos.

¿Por qué usted no hizo el metro?

Si hubiera sido alcalde en 1998 no le juego a Transmilenio. Pero es que cuando recibí en 2003 ya iba la primera troncal, con todos los líos que tenía. Se construyó la segunda y se diseñó la tercera. El metro se incluyó en el plan maestro, pero cuando las troncales estuvieran listas. En el camino, Samuel Moreno se planteó el metro como cambio en la estrategia de transporte y después vino Petro, con lo que sabemos.

¿Cómo sacar de la crisis al SITP?

Estoy de acuerdo con renegociar los contratos. Todo se proyectó sobre una demanda de 4 millones de viajes diarios y hoy no llega a la mitad. También hay que acabar con el provisional.

Read more!

¿Cómo enfrentar la inseguridad?

Hay que atender el territorio, hacer presencia y empoderar a los ciudadanos, para que sean colaboradores. Por otro lado, en los barrios hay celadores y ellos pueden hacer sinergia con la Policía para prevenir delitos. No estoy hablando de hacer unas Convivir. Creo que la Policía debe ser más cercana y hay que optimizar el pie de fuerza que tenemos, que no estén haciendo protección o en embajadas.

¿Cómo atender a los venezolanos?

Hay que promover una cultura antixenófoba y oferta en salud y educación. Construiría asentamientos puntuales para la gente.

¿Cómo mejorar la calidad del aire?

Hay que enfrentar al diésel contaminante y hacer eficiente el transporte público. Necesitamos una autoridad regional más fuerte, pues la CAR no está respondiendo a las exigencias. Necesitamos una secretaría regional ambiental. Defendí los cerros orientales y ahora defiendo la reserva Thomas van der Hammen. Cómo va a decir Peñalosa que allá solo hay vacas y lotes. ¿Sabe qué troncal hay que cambiar? La troncal de la lengua de Peñalosa. Si hay un atentado contra él es ponerle un micrófono y que maneje Twitter.

A propósito de Peñalosa, ¿qué balance hace?

Las finanzas públicas las veo saneadas. Lo que ha hecho en seguridad y homicidios hay que continuarlo, así como su política de parques. Con lo que no seguiría es con su arrogancia y prepotencia. Un alcalde debe ser amigo de los ciudadanos. Él decidió hacer el metro a regañadientes. Siento que lleva siete años en campaña, cuatro con Petro y tres en esta alcaldía.

¿Cómo enfrentar la corrupción?

Depende de cómo se financie el candidato, así gobierna. En 2003, al igual que yo, los financiadores no creían que podría ser alcalde y por eso no le quedé debiendo favores a nadie. Aprendí que hay que depender lo menos posible. La política no puede seguir siendo costosa ni un negocio para los que financien, pues hoy nadie da nada gratis. Quien llegue a la Alcaldía no puede deber favores.

Su candidatura coincidió con la compulsa de copias por el cartel de la contratación. ¿Qué opina?

No me han abierto una investigación. Lo que hizo el juez fue compulsar copias a la Fiscalía para ver si había méritos de reabrir una investigación. Mi vida es transparente, no hay nada que esconder. He pasado por diversos cargos de responsabilidad pública y he puesto la cara cuando abren investigaciones.

¿Qué puede ofrecer que no tenga otro candidato?

Tengo un doctorado en Corabastos. Me parece bien que Claudia López y Peñalosa discutan los doctorados, pero hay gente que tiene doctorado en la calle. No estoy menospreciando los doctorados, pero hay crisis que se deben manejar y que no te enseñan en un claustro. Se requiere liderazgo, temperamento y actitud. Hay que asumir, no evadir y responder.

>>>Lea: A decantar la baraja de candidatos a la Alcaldía de Bogotá

 

jgonzalez@elespectador.com

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. cookies. cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar