Bogotá

9 Oct 2014 - 3:21 a. m.

Tras pistas sobre violación de alumna en la U. Distrital

Rector de la institución alarmó sobre presencia de bandas criminales dedicas al microtráfico en el centro educativo.

Redacción Bogotá

La historia de una joven universitaria de 22 años que habría sido violada en las instalaciones de la Universidad Distrital, el pasado 19 de septiembre, alertó a las autoridades después de que el rector Roberto Vargas denunciara públicamente lo ocurrido.

Ese día, a las 8:00 p.m., un grupo de estudiantes que estaban en la Distrital, sede La Macarena, ubicada en la carrera 3ª Nº 26A-40, encontraron en uno de los baños del segundo piso a una joven estudiante de Licenciatura Infantil, tirada en el suelo, inconsciente y sin ropa interior. Al ver que no respondía, de inmediato se comunicaron con el servicio de seguridad, que solicitó asistencia médica de urgencia.

“El dictamen estableció que la mujer estaba en un estado deplorable y que habría sido violada. La ambulancia la trasladó hasta el Hospital Materno Infantil, donde estuvo cuatro días hospitalizada. Según el dictamen médico, se encontraba bajo los efectos de alcohol y drogas”, contó Roberto Vergara, rector del plantel.

Después de que la joven fue trasladada al hospital, un grupo de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) de la Policía llegó hasta el lugar de los hechos y recogió pruebas para comenzar la investigación. Allí realizaron entrevistas a los alumnos que la encontraron y a empleados de la universidad. También se practicaron exámenes de Medicina Legal que determinaron que sí hubo abuso sexual y que coincidieron con la Materno Infantil en que la mujer había ingerido alcohol y sustancias alucinógenas.

Sin embargo, hasta el momento no hay siquiera una pista de quién pudo ser el responsable, no se conocen videos ni otros indicios que permitan señalar a alguien. La única certeza que hasta el momento tiene la Sijín es que la joven estaba celebrando el día del Amor y la Amistad con sus compañeros y que la violación ocurrió en el baño.

La familia de la joven interpuso una denuncia ante la Fiscalía General de la Nación, donde también se adelantan averiguaciones sobre el caso. Sin embargo, el ente investigador sostuvo que no ha podido avanzar, pues la joven no recuerda nada de lo sucedido esa noche.

“Los investigadores llamarán en los próximos días a entrevista a los compañeros que estuvieron con ella esa noche. El objetivo es comparar los restos de ADN hallados en el cuerpo de la joven y cotejarlos con quienes podrían ser sospechosos”, manifestó el coronel Óscar Pinzón, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Bogotá.

Para el rector de la universidad, este hecho podría estar asociado a una banda de microtráfico que delinque dentro de la institución. “El 4 de octubre se realizó una inspección donde se encontraron marihuana, cocaína, jeringas, guantes y cucharas. Estamos seguros de que hay dispendio y, por supuesto, consumo de drogas”, añadió Vergara.

Según el rector Vargas, la mujer ya se reintegró y ahora está en un proceso de acompañamiento con la institución. Las autoridades educativas y penales no sólo tendrán que aclarar quién o quiénes violentaron a la joven, sino por qué esta universidad pública se ha convertido en escenario de bandas criminales sin que se haga nada por evitarlo.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X