22 Dec 2019 - 6:38 p. m.

Vecinos del norte de Bogotá denuncian tala de una palma de al menos 100 años de antigüedad

Los residentes de Usaquén (calle 147 con carrera 7F) despertaron con la sorpresa de que una de las dos palmeras tradicionales del vecindario había sido talada. La solicitud para la intervención habría sido enviada por segunda vez, por la constructora de un edificio llamado “Las Palmas”.

-Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

Dos palmeras (tipo “Phoenix”) de al menos 100 años de antigüedad hacían parte del paisaje del norte de Bogotá, hasta el pasado sábado 21 de diciembre, cuando una de ellas fue talada a la mitad por decisión de la Secretaría de Ambiente (SDA). La solicitud de la tala habría sido enviada por segunda vez, por la constructora de un edificio llamado “Las Palmas”. 

De acuerdo con el relato de algunos vecinos, en la mañana del sábado 21 de diciembre, llegaron a cortar la palma con autorización de la SDA. Según la presidenta del conjunto “Castellano Real” (ubicado en la calle 147 con carrea 7F, al lado de las palmas), Norma Cecilia Sánchez, a la diligencia llegó el ingeniero encargado quien le impidió a la comunidad conocer en su totalidad dicho documento.

Aún así, lo que alcanzaron a documentar los vecinos permitió confirmar que mediante la Resolución 035256 de la SDA, la constructora Triangulo 2 As Forero, encargada de un edificio llamado “Las Palmas”, habría sido quien tramitó la solicitud de talar el árbol. Al parecer porque impedía el ingreso a los parqueaderos de la construcción.

(Lea también: Últimos contratos de la administración Peñalosa)

Dicha petición se habría radicado a finales de noviembre de este año a la Subdirección de Silvicultura Flora y Fauna Silvestre de la SDA. La directora de esta dependecia, Claudia Yamile Suárez, aseguró que "el permiso se otorgó debido a las evidencias entregadas por la constructora, las cuales confirman que las redes de gases pasan cerca a las raíces de los árboles". Suárez añadió que los técnicos de la Secretaría alertaron sobre el distanciamiento inadecuado de las palmas en relación a la construcción, lo que dio paso a generar la autorización para la tala de las plantas. 

Por su parte, los vecinos denunciaron que la misma entidad que antes había negado la autorización, esta vez se contradice. De acuerdo con el exdirector del Jardín Botánico, Hermán Martínez, hace dos años la solicitud de la tala ya había sido tramitada por la constructora antes de levantar la obra y esta había sido negada por la SDA. En aquel entonces, se firmó un acuerdo vecinal sobre la protección de las palmas, el cual no fue respetado esta vez. Mientras tanto, los residentes del sector exigen que se aclare el por qué de este reversazo.

Así quedaron las palmeras luego de la tala:  

 


Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

 

Comparte: