30 Jul 2021 - 2:00 a. m.

Yolanda Cuestas y la casa que construyó como protesta en un andén de Bogotá

Llegó a la capital huyendo de la violencia, que le arrebató a sus padres, y la idea de tener casa digna. El Gobierno le prometió un techo, pero le incumplió; ahora, por no tener casa ni trabajo, el ICBF le quitó a sus tres hijos. Lleva 15 meses viviendo en un cambuche al frente de lo que fue el Ministerio de Vivienda.
Yolanda Cuestas comenzó su protesta encadenándose al frente de la sede del Ministerio de Vivienda. Ante la demora, armó un cambuche y ahora tiene una casa de ladrillo.
Yolanda Cuestas comenzó su protesta encadenándose al frente de la sede del Ministerio de Vivienda. Ante la demora, armó un cambuche y ahora tiene una casa de ladrillo.

En Colombia la posibilidad de tener empleo estable, familia y vivienda digna se ve entorpecida por factores como la violencia y la burocracia. Yolanda Cuesta, una desplazada de 31 años, ha padecido los dos. Por proteger su vida y salir adelante llegó a Bogotá en el 2002, pero la pandemia hizo imposible cumplir el sueño de tener a sus hijos bajo un techo digno.

Antes del COVID-19, vivía con sus tres hijos en una habitación alquilada en Kennedy. Frente a la casa tenía un puesto de arepas, que le servía para conseguir “unos pesos y llevarles comida a mis tres negros”, dice. No obstante, por las restricciones y las cuarentenas, tuvo que cerrar su única fuente de ingresos.

Comparte: