21 Mar 2018 - 8:03 p. m.

Aprobada la primera misión para explorar las atmsóferas más allá de nuestro Sistema Solar

Los científicos esperan que el súper telescopio 'ARIEL' les diga qué hace que un sistema solar distinto al nuestro. Desde que se descubrieron los exoplanetas, en los noventa, se han confirmado casi 3.700 planetas en 2.800 sistemas diferentes.

Redacción VIVIR

La primera imagen de un planeta que orbita dos estrellas fue captada por el telescopio Kepler, una misión similar a esta, en búsqueda de exoplanetas.  / NASA/ JPL Caltech
La primera imagen de un planeta que orbita dos estrellas fue captada por el telescopio Kepler, una misión similar a esta, en búsqueda de exoplanetas. / NASA/ JPL Caltech

El primer telescopio dedicado a estudiar las atmosferas de exoplanetas, es decir, planetas que no orbitan alrededor del sol, será lanzada al espacio en 2028. Así lo anunció la Agencia Europea Espacial (ESA) que seleccionó la misión el 20 de marzo.

El telescopio es más bien una sonda The Atmospheric Remote-sensing Infrared Exoplanet Large-survey, o ARIEL, asciende a los 450 millones de euros, unos 522 millones de dólares. Aunque parece una gran suma, es casi 100 millones de euros más baratos que los proyectos que la ESA ha aprobado anteriormente, como telescopios de rayos X para estudiar agujeros negros

Su misión es escanear la composición de más de 1.000 sistemas planetarios además del nuestro, y entender la conexión entre la química del planeta y su ambiente. Así lo explicó Giovanna Tinetti, una científica planetaria de la Universidad College de London y la principal investigadora, a la revista Nature. Esto realmente significa un paso más allá en la búsqueda de nuevos planetas, que como predecía el fallecido Stephen Hawkins, deberemos habitar muy pronto. Sin embargo, a diferencia de la tradición de ciencia exoplanetaria, que se ha concentrado en buscar planetas que “puedan alojar la vida humana”, ARIEL va a estudiar los más que pueda para conocer la diversidad de atmósferas lejos de nuestro Sistema Solar.  Por eso se enfocará en planetas que tienen una temperatura estimada de más de 350 ºC y, por lo tanto, es improbable que alberguen vida tal como la conocemos. También buscará planetas dentro de un rango de masas, en particular las más pesadas.

“Hasta ahora nos hemos concentrado en encontrar nuevos planetas y saber cuánto miden, cuál es su masa y su órbita. ARIEL puede darnos un retrato completo de qué están hechos ciertos exoplanetas, cómo se formaron y cómo evolucionan”, dice Tinetti.

De acuerdo con Nature, va a funcionar así: un espectógrafo a bordo del ARIEL estudiará la luz de la atmósfera de un planeta a medida que pasa por la cara de una estrella para revelar las “huellas químicas” que la envuelven. Los cambios en la luz de la estrella a medida que el planeta se mueve tras ella le permitirán a ARIEL tener estimados de la temperatura del planeta y detalles sobre la radiación del planeta.

ARIEL monitoreará los mundos simultáneamente y evaluará cómo la química y las atmósferas de los planetas varían en sus superficies y con las estaciones, según Tinetti.

Según Nature, esta “generación” de telescopios ayudarán a los científicos a conocer la composición planetaria de otros sistemas, pero a diferencia de otros súper telescopios previos a este, ARIEL podrá recopilar datos simultáneamente en las partes visibles e infrarrojas del espectro del planeta, o sea que medirá varios datos en un solo tránsito, evitando la incertidumbre de tomar distintas “muestras” para generar un resultado. Otros telescopios similares son el Plato, el James Webb, el Hubble (que será lanzado al espacio en 2019).

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

ARIELNASAMisión espacial