Publicidad
28 Jan 2021 - 9:52 p. m.

Así se ve la inusual danza rítmica de cinco exoplanetas

Las imágenes, capturadas por el telescopio espacial Cheops de la Agencia Espacial Europea (ESA), mostró por primera vez el “ballet” cósmico de cinco exoplanetas alrededor de una estrella a 200 años luz de distancia de la Tierra.

con información de AFP

Artist’s animation of the TOI-178 orbits and resonances (sound on!)

Por primera vez se conoció un el “ballet” cósmico de cinco exoplanetas. Las imágenes, reveladas por el telescopio espacial Cheops de la Agencia Espacial Europea (ESA), muestran una inusual danza rítmica que estos exoplanetas están teniendo alrededor de su estrella matriz, TOI-178, ubicada a unos 200 años luz de la Tierra. (Lea: Estos son los eventos astronómicos que podrá observar en 2021)

Los resultados de este hallazgo fueron publicado en la revista Astronomy and Astrophysics. Adrien Leleu, astrónomo del Observatorio de la Universidad de Ginebra y principal autor del estudio, por medio de un comunicado aseguró que «a través de observaciones adicionales nos dimos cuenta de que no había dos planetas orbitando la estrella aproximadamente a la misma distancia de ella. Eran más bien varios planetas en una configuración muy especial.

Cinco de los seis planetas están atrapados en una órbita rítmica alrededor de las estrellas, lo que crea una resonancia. La resonancia implica que algunos de los planetas realmente están alineados cada ciertas órbitas y hay patrones discernibles a medida que los completan sus órbitas. En el Sistema Solar, sucede en Júpiter, cuando tres de sus lunas (Io, Europa y Ganímedes) lo orbitan. Io, que es la más cercana de las tres lunas, cumple cuatro órbitas al planeta, Europa completa exactamente dos y Ganimedes una. Es decir, crean un patrón 4:2:1.

Para el caso del sistema TOI-178 es más complicado. Hay cinco planetas en resonancia 20:10:6:4:3, es decir, que mientras el primero cumple 20 órbitas, el segundo realiza exactamente 10, el tercero 6, el cuarto 4 y el quinto 3. Un exoplaneta no está en resonancia. (Puede leer: Una década de exploración del Universo)

Yannick Alibert, astrofísico de la Universidad de Berna y coautor del artículo, señala que “el interés de este estudio reside en ser testigo de un estado que pensamos que es casi original”. Se trata de “sistemas que están como congelados desde el final de su fase de formación. Y es que milagrosamente nada perturbó este equilibrio “frágil”, en el transcurso de más de 2.000 millones de años hasta la actualidad”, añade.

Pero el fenómeno se complica, puesto que normalmente, cuanto más lejos de la estrella, más debería disminuir la densidad del planeta. Sin embargo la densidad de la tercera cadena es más elevada que la segunda. “Por una parte, tenemos la impresión de que todo esto no se movió desde hace miles de millones de años, con unos periodos de planetas bien sincronizados con pocos minutos de diferencia (...) Y por otro, hay estas variedades de densidad, que ponen en duda las teorías generalmente admitidas sobre la formación de los sistemas planetarios”, dijo a la AFP Leleu.

Las observaciones continuarán gracias a Cheops, el telescopio de la ESA puesto en órbita a finales de 2019 para estudiar los exoplanetas. El objetivo es entender mejor cómo se forman los sistemas planetarios y quizás detectar exoplanetas que orbitan TOI-178 a una mayor distancia. (Le puede interesar: Lista la gran tercera entrega de la misión Gaia, un tesoro para la astronomía)

Síguenos en Google Noticias