Publicidad
18 Sep 2016 - 2:00 a. m.

Astronomía para invidentes

Experiencias sonoras y táctiles transforman la vida de 166 personas ciegas que cada año se unen a esta iniciativa, respaldada por Bancolombia, para potenciar su creatividad y disfrutar de un espacio de ocio y aprendizaje diferente.

El Espectador

Andrés Mauricio Ruiz, coordinador del programa Astronomía para Ciegos, junto a uno de los beneficiarios.  / Caracol
Andrés Mauricio Ruiz, coordinador del programa Astronomía para Ciegos, junto a uno de los beneficiarios. / Caracol

Más de un millón de colombianos sufren de discapacidad visual. En el mundo, son 314 millones de personas, de las cuales 45 millones, aproximadamente, perdieron la vista por completo. Cifras significativas que pueden dejar de multiplicarse con acceso a la información, a una consulta oportuna y a un examen diagnóstico de buena calidad.

Eliminar las barreras es uno de los desafíos de la sociedad para garantizar que la población invidente no se sienta excluida y, a pesar de su limitación, pueda desenvolverse en todas las áreas de la vida sin contratiempos. Tal vez qué hacer en los momentos de ocio sea uno de los aspectos más complejos, porque en Colombia no hay muchos escenarios orientados para ello.

Sin embargo, desde hace dos años, el Planetario de Medellín, con el apoyo de Bancolombia, quiso acabar con esa tendencia y demostrar que es posible romper los límites y transformar vidas con un poco de imaginación, mediante el programa Astronomía para Invidentes.

Se trata de una iniciativa gratuita que, anualmente, beneficia a 166 personas y consta de tres ejes: un club de lectura en el que se discuten temas relacionados con el origen de la vida, la inclinación de la luna y las constelaciones; talleres experimentales por medio del tacto y teatro a ciegas con efectos especiales.

Andrés Mauricio Ruiz, coordinador del proyecto, explica que el objetivo es trabajar con esta población en actividades experimentales táctiles, que les permitan conocer las constelaciones, las formas de las galaxias, los cráteres de la luna e incluso disfrutar de un viaje por el universo en el domo, donde la experiencia sonora es increíble.

Hernán Darío Cardona, uno de los beneficiarios, confiesa que este programa le ha cambiado la vida. “Más que aprender de astronomía o del espacio es la oportunidad de crear e inventar cosas nuevas desde mi alma, corazón y ser”. Emocionado, cuenta que esta es la posibilidad de demostrarle a la sociedad con hechos palpables que no hay límites “y que nosotros también podemos mirar y disfrutar del universo”.

Todos los últimos miércoles de cada mes, entre las 3:00 y las 5:00 de la tarde, los miembros de este club se reúnen en la biblioteca del Planetario para sentir estrellas, imaginar galaxias, palpar los cráteres, escuchar historias curiosas e incluso construir planetas y satélites miniatura. A veces los sorprenden invitados extranjeros que los invitan a soñar y a descubrir, mediante las palabras, los secretos del universo.

Javier Aristizábal, otro de los beneficiarios, asegura, con una sonrisa: “Estos espacios que brindan Bancolombia y el Planetario son los que transforman vidas”.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

Astronomía