5 Oct 2018 - 11:56 p. m.

Cabras, arvejas y trigo, los alimentos que comía el hombre hace 8.000 años

Con un alcance y detalle asombrosos, investigadores internacionales acaban de definir qué comían los habitantes de Çatalhöyük, uno de los primeros asentamientos de Anatolia, hoy Turquía, a través de restos de vasijas.

-Agencia Europa Press - Ciencia Plus

Europa Press / INGMAR FRANZ; HENDY ET AL. 2018.
Europa Press / INGMAR FRANZ; HENDY ET AL. 2018.

Al analizar las proteínas de sus cuencos y recipientes de cerámica, un equipo internacional de investigadores ha determinado que las vasijas de este asentamiento agrícola ancestral en Anatolia central, en lo que hoy es Turquía, contenían cereales, legumbres, productos lácteos y carne, en algunos casos reduciendo los alimentos a especies específicas. (Lea: Científicos, inquietos por programa militar de EE.UU. para propagar virus con insectos) 

Çatalhöyük fue un gran asentamiento habitado desde aproximadamente 7100 aC hasta 5600 aC por los primeros agricultores. El sitio muestra un diseño fascinante en el que las casas se construyeron directamente una al lado de la otra en todas las direcciones y se destaca por la excelente conservación de los hallazgos. Después de más de 25 años de excavación y análisis, se considera uno de los sitios de agricultura temprana mejor investigados en el Viejo Mundo.

Para este estudio, los investigadores analizaron fragmentos de recipientes del montículo oeste de Çatalhöyük, que datan de un estrecho período de tiempo de 5900-5800 antes de Cristo hacia el final de la ocupación del sitio. Los restos analizados provenían de cuencos y frascos abiertos, como se muestra en las reconstrucciones y tenían residuos calcificados en las superficies internas. En esta región hoy en día, el residuo de cal en el interior de las ollas es muy común.

El análisis reveló que los recipientes contenían granos, legumbres, carne y productos lácteos. Se demostró que los productos lácteos provenían principalmente de ovejas y cabras, y también de la familia bovina. Si bien los huesos de estos animales se encuentran en todo el yacimiento y los análisis de lípidos anteriores han identificado las grasas de la leche en los vasos, esta es la primera vez que los investigadores han podido identificar qué animales se estaban utilizando para obtener leche.

En línea con los restos de plantas encontrados, los cereales incluían cebada y trigo, y las leguminosas incluían guisantes y arvejas. Los productos animales no lácteos, que podrían haber incluido carne y sangre, provenían principalmente de la familia de cabras y ovejas, y en algunos casos de bovinos y ciervos. Curiosamente, muchas de las ollas contienen evidencia de múltiples tipos de alimentos en un solo recipiente, lo que sugiere que los residentes mezclaron alimentos en su cocina, potencialmente como papillas o sopas, o que algunos recipientes se usaron secuencialmente para diferentes alimentos, o ambos.

Sin embargo, un vaso en particular, un frasco, solo tenía evidencia de productos lácteos, en forma de proteínas que se encuentran en la porción de suero de leche. "Esto es particularmente interesante porque sugiere que los residentes pueden haber estado usando métodos de producción de lácteos que separaban la leche fresca en cuajada y suero de leche. También sugiere que tenían un recipiente especial para sostener el suero después, lo que significa que usaron el suero para más. Después de que se separó la cuajada", afirma en un comunicado Jessica Hendy, autora principal, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

Estos resultados muestran que la producción de lácteos ha estado en curso en esta área por lo menos desde el sexto milenio antes de Cristo, y que las personas utilizaron la leche de múltiples especies de animales, incluyendo vacas, ovejas y cabras.

Síguenos en Google Noticias