26 Sep 2018 - 4:24 p. m.

Científicos diseñan pulsera para vigilar la radiación ultravioleta que llega a la piel

El dispositivo avisa del daño de la radiación solar a la que el usuario está expuesto gracias a un sensor que discrimina entre radiaciones ultravioleta (UV) y avisa con emoticones.

- EFE

Los sensores se pueden personalizar para personas con diferentes colores de piel.   / Kiralee Greenhalgh
Los sensores se pueden personalizar para personas con diferentes colores de piel. / Kiralee Greenhalgh

Científicos de la Universidad de Granada (España) y de la RMIT de Melbourne (Australia) han diseñado una pulsera que avisa del daño de la radiación solar a la que el usuario está expuesto gracias a un sensor que discrimina entre radiaciones ultravioleta (UV) y avisa con emoticonos. (Lea: Brasil terminará de montar este año su moderno acelerador de partículas)

El espectro de radiaciones UV oscila entre las UVA, que tienen menos carga energética, hasta las UVB y UVC, que son más energéticas y mucho más dañinas, ya que incluso causan cáncer de piel. Así, la pulsera contiene cuatro caras -emoticonos tristes y alegres- que se marcan en función del daño de la radiación a la que el usuario está expuesto.

Los emoticonos de la pulsera son inicialmente invisibles, pero se vuelven azules de izquierda a derecha tras superar el límite de exposición. / Ms Wenyue Zou

El dispositivo contiene un líquido invisible de polioxometalato que se colorea cuando incide sobre él la radiación ultravioleta y utiliza esta tinta, que se puede imprimir sobre papel e incorporar a pulseras desechables para indicar si se ha superado en un 25 %, 50 %, 75 % o 100 % los límites de exposición solar UV que se consideran seguros.

La revista Nature Communications publica este trabajo del investigador del departamento de Química Inorgánica de la Universidad de Granada José Manuel Domínguez Vera, autor principal del estudio, que ha permitido diseñar la pulsera. "Este sensor es especialmente importante en el contexto actual, donde el agujero de la capa de ozono hace que estemos expuestos a estas radiaciones tan dañinas", explicó este miércoles Domínguez Vera en un comunicado de la Universidad de Granada. (Puede leer: A un paso de una piel robótica que se asemeja a la humana)

El sensor de la pulsera está basado en una molécula fotocrómica denominada PMA, que cambia de color en función de su estado de oxidación y del ácido láctico. Además, los investigadores han adaptado el dispositivo para que simule diferentes tipos de piel, puesto que el daño de la radiación UV depende de este factor.

Este trabajo es fruto de una colaboración entre el grupo de investigación de la Universidad de Granada "BIONanoMet", en el que se integran Ana González y José Manuel Domínguez-Vera, y el del doctor Vipul Bansal de la Universidad RMIT de Melbourne (Australia). (Lea también: A partir de noviembre cambiará la definición de kilo y otras medidas)

Síguenos en Google Noticias