21 Jul 2017 - 4:16 p. m.

Científicos reclaman un uso responsable de la manipulación genética en Europa

La tecnología CRISPR, que edita los genomas como unas tijeras moleculares capaces de editar secuencias de ADN, alarman a los expertos europeos, quienes consideran que es momento de un debate sobre las implicaciones éticas y sociales de las nuevas herramientas.

AGENCIA SINC

Pixabay.
Pixabay.

Más de 20 representantes de comités de ética europeos publicaron este viernes  en la revista Transgenic Research un documento de consenso que expone la necesidad de evaluar las implicaciones éticas, legales y sociales asociadas a las nuevas técnicas de edición genética. (Lea: Isabel Llano: viviendo entre neuronas) 

Los expertos analizan un nuevo escenario surgido como consecuencia del reciente desarrollo de la tecnología CRISPR. Este avance es, según la revista Genética Médica, "una reciente herramienta de edición del genoma que actúa como unas tijeras moleculares capaces de cortar cualquier secuencia de ADN del genoma de forma específica y permitir la inserción de cambios en la misma". 

El documento de consenso propone la creación de un comité europeo encargado de evaluar beneficios, limitaciones y riesgos de estas tecnologías tan prometedoras, así como asegurar un uso responsable de las mismas. Otra de las funciones del comité sería promover un debate social sobre el uso y aplicabilidad de la edición génica, que eventualmente se incorpore en el ordenamiento legislativo internacional.

El descubrimiento de CRISPR ha supuesto una revolución tecnológica para la investigación en ciencias de la vida. La nueva herramienta no solo facilita a los investigadores su trabajo en el laboratorio, sino que también tiene un valor económico enorme, ya que grandes compañías están invirtiendo millones de euros en esta tecnología y se ha desatado una lucha por los derechos de licencia de las patentes derivadas de su descubrimiento.

Primera reunión, ¿finales de 2017?

Las nuevas técnicas de edición genética podrán ser aplicadas sobre células humanas y embriones para afrontar ciertas patologías. Pero los usos son mucho más amplios. Según los autores, las aplicaciones en animales de laboratorio permitirán avanzar en investigación básica.

Además, se podrán utilizar en estrategias de control de enfermedades causadas por agentes infecciosos transmitidos por insectos, así como con fines de interés agrícola o ganadero.

“Las posibilidades son enormes y llevarlas a cabo es ahora mucho más fácil, barato y rápido con estas nuevas tecnologías –explica Montoliu, miembro del Comité de Ética del CSIC–. Es un momento estimulante y no debemos poner trabas a la investigación básica, pero es igualmente importante reconsiderar los aspectos éticos, legales y sociales a la luz de estas nuevas técnicas de edición genética”.

Temas como el mosaicismo (generación de múltiples mutaciones en el lugar planeado del genoma) o la aparición no deseada de mutaciones en lugares distintos del genoma, con secuencias parecidas, asociados al uso de herramientas CRISPR, también se discuten en esta publicación. Los autores esperan que el comité esté operativo antes de fin de año para celebrar una primera reunión.

Síguenos en Google Noticias