Publicidad
11 Aug 2021 - 12:35 a. m.

El colombiano que ha tratado de entender la evolución de mamíferos en Suramérica

Juan David Carrillo, biólogo y doctor en ciencias naturales, fue galardonado con el premio Jackson-Knowlton, entregado por el Instituto Smithsonian, por una investigación que ayuda a entender que la principal razón por la que hay más mamíferos de ascendencia norteamericana en América del Sur se debe a una extinción de mamíferos suramericanos.
Paula Casas Mogollón

Paula Casas Mogollón

Medio Ambiente, Ciencia, Salud y Educación.
glyptoEste es el cráneo de un gliptodonte, encontrado en Buenos Aires, Argentina. Hace parte de un grupo extinto de parientes de armadillos. / Cortesía de Philippe Loubry, MNHN, CR2.
glyptoEste es el cráneo de un gliptodonte, encontrado en Buenos Aires, Argentina. Hace parte de un grupo extinto de parientes de armadillos. / Cortesía de Philippe Loubry, MNHN, CR2.
Foto: Cortesía

Los jaguares o llamas, dos especies icónicas de Suramérica y que son apreciados en Perú y Colombia, tienen un origen que muy pocos conocen: provienen del norte del continente. Cuando el istmo de Panamá surgió del mar para conectar a América del Norte con América del Sur, los mamíferos lograron cruzar el “puente” en ambas direcciones. Es un suceso que ayudaría a entender cómo ocurrieron estas migraciones y por qué las especies suramericanas tuvieron más extinciones. El biólogo Juan David Carrillo se ha dedicado a estudiarlo y sus esfuerzos fueron premiados hace poco: una de sus investigaciones, que realizó en conjunto con seis expertos y que fue publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences, fue galardonada con el premio Jackson-Knowlton, del prestigioso Instituto Smithsonian.

El evento geológico ha sido estudiado durante años por paleontólogos y biólogos, y se conoce como “El gran intercambio biótico americano”, y para explicarlo y comprender por qué es importante el estudio de Carrillo hay que retroceder varios años. Durante gran parte de los últimos 65 millones de años, el norte y el sur de América estuvieron separados por una masa oceánica entre el Pacífico y el Atlántico. En América del Sur habitaba una gran variedad de fauna, como los gliptodontes (un mamífero extinto emparentado con los armadillos), megaterios (perezosos que pesaban más de una tonelada), zarigüeyas, monos y grandes aves carnívoras. Y en Norteamérica vivían caballos, osos y esmilodontes (conocidos como tigres dientes de sable), entre otros. (Le puede interesar: Más mujeres que nunca están comenzando carreras científicas)

Síguenos en Google Noticias