Publicidad
24 May 2022 - 8:22 p. m.

El “misterio” de Voyager 1, la nave que explora el espacio hace 45 años

Aunque todo parece estar funcionando bien, los datos que envía la nave, a más de 23.000 millones de kilómetros de la Tierra, no son coherentes. Ingenieros de la Nasa trabajan en detectar el problema.
La Nasa recuerda que no es la primera vez que las Voyager presentan algún inconveniente.
La Nasa recuerda que no es la primera vez que las Voyager presentan algún inconveniente.

Las naves espaciales Voyager 1 y Voyager 2 fueron lanzadas al espacio en 1977 por la Nasa. Su misión fue llegar allí a donde ningún objeto creado por la humanidad había llegado. Gracias a ellas tuvimos las primeras imágenes y detalles de las tormentas y nubes de Júpiter, de la estructura de los anillos de Saturno, además de las primeras imágenes de Urano y Neptuno. Descubrieron lunas e incluso volcanes activos en algunas de ellas (de Júpiter). Ambas naves llevan 45 años alejándose de la Tierra, llegando al espacio interestelar, a donde ninguna otra nave espacial humana ha viajado. Para lograr esto, se han superado muchos obstáculos. El último, descubierto recientemente, tiene pensativos a los ingenieros de la Nasa.

Y es que todo en la Voyager 1 (a 23.300 millones de kilómetros de nuestro planeta, desde donde la luz tarda 20 horas y 33 minutos en llegar) parece estar funcionando bien: el explorador interestelar opera normalmente, recibiendo y ejecutando comandos desde la Tierra, junto con la recopilación y devolución de datos científicos. “Pero las lecturas del sistema de control y articulación de actitud (AACS) de la sonda no reflejan lo que realmente está sucediendo a bordo”, dice la Nasa. El AACS es el instrumento que controla la orientación de la nave especial, en especial la dirección de la antena de alta ganancia de la Voyager 1, que tiene que apuntar con precisión a la Tierra, para poder e enviar los datos de su misión.

Síguenos en Google Noticias