Publicidad
13 May 2016 - 5:56 p. m.

El tren que “volará” a más de mil kilómetros por hora en 2019

El Hyperloop, una máquina en la que se ha invertido cerca de US$80 millones, ya pasó su primera prueba en público. En tres años espera empezar a revolucionar el sistema de transporte.

Redacción Ciencia

Ilustración de cómo será el tren Hyperloop. / / Wikimedia - creative commons
Ilustración de cómo será el tren Hyperloop. / / Wikimedia - creative commons

Hace un par de días, en un desierto cercano a Las Vegas (Estados Unidos), se llevó a cabo una prueba que dio las primeras pistas sobre cómo será el tren del futuro. Aunque sus números parecen salidos de la ciencia ficción, según la empresa que lo promueve, lo más probable es que en menos de tres años los humanos puedan presenciar esta máquina en menos de tres años.

El Hyperloop, como la llamaron, se moverá a una velocidad máxima de 1.223 kilómetros por hora, lo que permitiría recorrer los 600 kilómetros que separan a Los Ángeles de San Francisco en solo 30 minutos. O mejor: permitiría viajar de Bogotá a Cartagena (suponiendo que existiera una línea recta entre ambas ciudades) en un poco más de media hora.

El primer ensayo público fue hecho por compañía americana Hyperloop One y de acuerdo a la información que han dado sus voceros, el tren supersónico empezará transportando carga en 2019 y para 2021 empezará a transportar pasajeros.

El Hyperloop, una máquina en la que se ha invertido cerca de US$80 millones, ya pasó su primera prueba en público. En tres años espera empezar a revolucionar el sistema de transporte.

 

La idea es que los vagones se desplacen al interior de un tubo, en los que no sentirán una aceleración mayor la de un avión. Por el contrario, dicen sus creadores, el viaje será mucho más suave y consumirá menos energía. La tecnología que usará es la levitación magnética pasiva, desarrollada por el Laboratorio Nacional Lawrence Livermoore de Estados Unidos en los años 90, y usada por el tren maglev de Japón.

“Desde el aspecto de la seguridad, el sistema tiene enormes ventajas, ya que la levitación se produce exclusivamente a través del movimiento. Por lo tanto, si se produce cualquier tipo de fallo de corriente, las vainas Hyperloop continuarían levitando y, sólo después de alcanzar velocidades mínimas, tocarían el suelo”, dijo al diario El Mundo de España Bibop Gresta, directivo de la compañía.

En total, la inversión que se ha destinado en el desarrollo del Hyperloop One es cercana a los US$80 millones y en su diseño han participado varias de las empresas más destacadas del mercado en temas de ingeniería. Al frente de todo está el multimillonario Elon Musk, presidente de Space X y de Tesla.

Síguenos en Google Noticias