Publicidad

Encuentran en la Antártida una extraña criatura que tiene 20 tentáculos

Se trata de una criatura que fue encontrada en el Océano Antártico. Los investigadores la llamaron estrella de pluma de fresa antártica, conocida científicamente como Promachocrinus fragarius.

18 de agosto de 2023 - 08:46 p. m.
Esta especie hace parte de las cuatro nuevas especies de crinoideos que se han encontrado en el fondo del océano.
Esta especie hace parte de las cuatro nuevas especies de crinoideos que se han encontrado en el fondo del océano.
Foto: Gregory W. Rouse - Invertebrate Systematics - Gregory W. Rouse - Invertebrate Systematics

Un grupo de investigadores que llevaba a cabo uno de sus estudios en el Océano Antártico se topó con un hallazgo particular. Se trata de una criatura que cuenta con 20 tentáculos llamada estrella de pluma de fresa antártica, conocida científicamente como Promachocrinus fragarius. (Lea: En este pueblo de Japón deformaban cráneos de bebés hace 1.800 años, ¿por qué?)

Esta especie, señalaron los investigadores, hace parte de las cuatro nuevas especies de crinoideos que se han encontrado en el fondo del océano. Los crinoideos son un grupo de criaturas que se caracterizan por ser perfectamente simétricas. En este grupo de animales podemos encontrar a los lirios de mar y plumas de mar.

Esta nueva investigación, publicada en la revista Invertebrate Systematics, los científicos mostraron además que al menos ocho especies de extrañas criaturas viven en las aguas que rodean la Antártida, a profundidades que van desde los 100 a 1000 metros.

Los investigadores contaron que para encontrar a estas nuevas especies lo que hicieron fue arrastrar una red por medio de los parches del Océano Austral, con el objetivo de recolectar muestras de estas criaturas. Luego, se encargaron de realizar un análisis de ADN para así poder hacer una clasificación adecuada. (Puede leer: No, la picadura de esta especie de araña no provoca una erección permanente)

Esta especie en particular, añadieron los científicos, “recibe su nombre de la protuberancia parecida a una fresa en su cuerpo, de la cual sobresalen unos apéndices en forma de cuerda llamados cirros que anclan al animal al lecho marino”.

Una vez que los ejemplares van a nadar, extienden sus brazos y reman con pulsos rítmicos, “como si estuvieran bailando a través del agua”, dicen los científicos. Luego, capturan el plancton que queda adherido en sus tentáculos. (Le puede interesar: En los anticuerpos de camellos y tiburones podría estar un gran cambio en medicina)

👩‍🔬📄 ¿Quieres conocer las últimas noticias sobre ciencia? Te invitamos a verlas en El Espectador. 🧪🧬

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar