Publicidad
6 Oct 2021 - 2:00 a. m.

Esta es la primera vez que le otorgan el Nobel de Física a científicos del clima

El japonés Syukuro Manabe, el alemán Klaus Hasselmann y el italiano Giorgio Parisi recibieron ayer el premio de parte de la Real Academia Sueca de las Ciencias por sus contribuciones a “la comprensión de sistemas complejos” como el clima.
Premio Nobel de Física
Premio Nobel de Física
Foto: Niklas Elmehed © Nobel Prize Outreach.

Cuando ayer algunos periodistas le preguntaron a Syukuro Manabe sobre el premio que le acababa de otorgar la Real Academia Sueca, una de las frases que atinó a decir, luego de percatarse que era la primera vez que le daban un Nobel a la ciencia climática, resume la importancia del reconocimiento: “Creo que se han esforzado en elegir algo que es fundamental para la sociedad”.

Japonés, meteorólogo y climatólogo sénior en la Universidad de Princeton (Estados Unidos), Manabe es uno de los científicos por los que hoy sabemos con precisión acerca del impacto que tiene la humanidad en el clima de la Tierra. En los años sesenta creó los primeros modelos climáticos que, posteriormente, se convirtieron en la base de informes, como el que publicó el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) a principios de agosto. En él se alertaba, entre otras cosas, sobre la necesidad de evitar que la temperatura global sobrepase los 2° C si no nos queremos enfrentar a consecuencias desastrosas.

“Ha contribuido fundamentalmente a nuestra comprensión del cambio climático causado por el hombre y los mecanismos dinámicos”, aseguró a The New York Times Michael Mann, científico climático de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Como le dijo al diario estadounidense Ko Barrett, vicepresidente del IPCC y asesor principal de clima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU., “los científicos del clima de hoy están sobre los hombros de estos gigantes, quienes sentaron las bases para nuestra comprensión del sistema climático”.

Los otros dos “gigantes” a los que se refiere son el alemán Klaus Hasselmann y el italiano Giorgio Parisi. El primero es físico y oceanógrafo, profesor en el Instituto Max Planck de Meteorología de Hamburgo y el fundador del Global Climate Forum. Según dijo el comité del Premio Nobel, hizo una gran contribución: creó un modelo que vincula el tiempo y el clima, lo cual nos ha permitido saber por qué los modelos climáticos son fiables a pesar de que el tiempo es cambiante y caótico.

“Sus métodos se han utilizado para demostrar que el aumento de temperatura en la atmósfera se debe a las emisiones humanas de dióxido de carbono”, anotó. Eso también quiere decir que Hasselmann logró crear un modelo que conectó el clima a largo plazo, como corrientes oceánicas, con fenómenos a corto plazo, como la lluvia.

El segundo es un físico teórico que recibió su PhD de la U. Sapienza de Roma, donde hoy es profesor. En los años 80 descubrió patrones ocultos en materiales complejos desordenados. Sus hallazgos “se encuentran entre las contribuciones más importantes a la teoría de sistemas complejos. Permiten comprender y describir muchos materiales y fenómenos diferentes y aparentemente aleatorios no solo en la física, sino también en otras áreas muy diferentes, como las matemáticas, la biología, la neurociencia y el aprendizaje automático”, aseguraron los encargados del Nobel.

Justamente, por esta combinación de perfiles es que ayer la Academia Sueca sintetizó las razones por las cuales merecían el premio en una frase: “El Nobel de Física 2021 se ha concedido a tres investigadores por sus contribuciones pioneras a nuestra comprensión de los sistemas complejos”. En otras palabras, estos científicos han ayudado a entender y describir sistemas físicos que parecían un verdadero caos.

Thors Hans Hansson, presidente del Comité Nobel de Física, reiteró su importancia recalcando algo que no está en duda y que sirve de antesala para recordar por qué es clave de la Conferencia de Cambio Climático que se llevará a cabo en Glasgow (Escocia) el próximo noviembre: “Los descubrimientos que se reconocen este año demuestran que nuestro conocimiento sobre el clima se basa en una base científica sólida, justificada en un análisis riguroso de las observaciones”.

Síguenos en Google Noticias